Fotos x Héctor Navarro

@ Akamba 2019

La segunda edición del Festival Akamba que se celebró ayer en Tequila conjuró una exitosa combinación de sintetizadores, mojitos y paisajes ‘instagrameables’ bajo un sol ardiente y entre tornados de arena, en un evento que con esto queda posicionado como una opción distinta en el panorama de los festivales de Jalisco.

Puntuales, Sotomayor recibió en el escenario principal a los que llegaron temprano para comenzar a electrificar los campos de agave con sus ritmos latinos adicionados de unos beats ligeros que, en combinación con los tragos de cortesía que se entregaban a los asistentes a un lado del acceso principal, sirvieron para poner a la gente a modo para el resto de la noche. Con un set que inició apenas ante un puñado de personas y que concluyó con un público ya bien nutrido que no la pensó para empezar a bailar.

Sotomayor @ Akamba 2019

Golden Dawn Arkestra recibieron la antorcha y continuaron la jornada para seguir llevando al público a través de un ambiente de ritmos africanos bajo un sol que seguía pegando fuerte y uno que otro tornado de arena formado por el aire caliente que se respiraba en los terrenos de agave. Se trata de un proyecto de una clara naturaleza performática donde los sonidos de los tambores, cuernos y sintetizadores se complementan con los místicos pasos de baile de los bailarines sobre el escenario.

Golden Dawn Archestra @ Akamba 2019

Pese a que la mayoría de la atención estaba sobre el escenario Uni, en el escenario Ori (que se enfocó en DJ sets) también pasaban cosas interesantes con los sets de Ykonosh y Myestery Affair que le dieron un toque rave a la tarde por el que no pocos se decantaron en las primeras horas de la tarde.

El primer gran momento del festival nos lo regaló Connan Mockasin gracias a esa presentación que para más de uno fue la mejor de todo el evento. Apostando por bajarle a la velocidad de la música para ir a un terreno más lounge, los dedos del músico neozelandés le sacan hilos de algodón a su guitarra para con ellos acariciar las puntas de los agaves y nuestros oídos. Con momentos como “Lying Has to Stop” en que la música se diluía en el aire para luego regresar en un solo que es como un cometa que viaja a través de la galaxia, el de Mockasin fue un show de primera categoría.

Connan Mockasin @ Akamba 2019

Mientras tanto, en el otro escenario Ori las cosas se estaban poniendo buenas con unos beats sólidos capaces de prenderle fuego a los campos tequileros cortesía del set de Andy Martin que sirvió con un excelente interludio techno antes de regresar al escenario Uni para ver a los pesos pesados del line-up.

Con Chancha Vía Circuito regresamos a los sonidos regionales, esta vez con un claro corte prehispánico proveniente de América del Sur, estilizados para transformarlos en una fiesta latinoamericana de cumbia digitalizada. Entre alaridos tribales que se intercambian entre el público y los argentinos en el escenario, el baile fue generalizado entre la audiencia.

Chancha Vía Circuito @ Akamba 2019

La creciente que había sido el festival se interrumpió con la presentación de Kelela, quien apostó por lanzarse sola al escenario para tratar de ganarse al público solamente armada con su voz y una pista de acompañamiento. A pesar de que fue un poco llamativo en su sección media, cuando aparecieron un par de bailarinas, se trató de un show tibio que habría sido más interesante con una banda en vivo.

Kelela @ Akamba 2019

Los que se llevaron la noche sin lugar a dudas fueron los de L’Imperatrice con un show envolvente y gigantesco que nos llevó por un túnel sonoro de sintetizadores hipnotizantes y ritmos funkies que fueron la delicia del público. Con una producción bien hecha y mucha presencia sobre el escenario, el fresco pop de estos franceses que a momento recuerda al Random Access Memories de Daft Punk agitaron un mar de manos y siluetas que formaba el público bajo el cielo nocturno y las luces del escenario.

L'Imperatrice @ Akamba 2019

Por último, Toro y Moi le dio el cierre a la noche con una muestra en vivo de su chillwave. Con un sonido accesible y ligero tan ameno que se sintió demasiado corto, el proyecto de Chaz Bear fue una exitosa coda a un día que comenzó bajo un sol abrazador y que cerró con una noche fresca coloreada por sus sintetizadores, que le dieron un cierre a la jornada del festival en una atmósfera apacible entre temas como “Freelance” o “Girl like you”.

Toro y Moi @ Akamba 2019

O al menos ese fue el cierre para la mayoría, porque la fiesta siguió hasta bien entrada la madrugada entre los campos de agave con otros actos como el de David August o Monolink.

GALERÍA


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 003 IG.png