Los Tres en SALA

Fotos: Vanessa Torres | @esssauroo

Los Tres @ SALA, 2019

Entre luces azules y un ligero humo blanco, Los Tres salieron al escenario del SALA para celebrar los 22 años de su cuarto álbum de estudio: Fome. Las primeras notas de "Claus" hicieron que el recinto retumbara con los aplausos y gritos de emoción de los asistentes, entre ellos el nombre del vocalista: "¡Álvaro!".

La agrupación originaria de Chile ofreció un concierto como parte de las presentaciones que se realizaron con motivo del Festival Catrina. Este Showcase fue un espectáculo más íntimo, en el cual tocaron de principio a fin las 15 canciones que componen Fome, el álbum que ha recibido las mejores críticas, posicionado en el lugar 29 por la revista Rolling Stone como mejor disco chileno de todos los tiempos.

"Bolsa de mareos" fue la siguiente canción que interpretaron, para luego saludar a sus fans, que se habían dado cita horas antes: "Muy buenas noches. Bienvenidos a Fome, gracias por venir". Entre luces violetas, "Toco fondo”, uno de sus más grandes éxitos en nuestro país, fue coreada por los fans, al igual que “Olor a gas”, donde Sebastián Cabib —guitarra y coros— y Roberto Lindl, mejor conocido como Titate— bajo—, se acercaron uno al otro y tocaron de frente el solo de la canción, mientras los fans se movían en un constante vaivén al ritmo del melancólico tema.

Una guitarra electroacústica y un acordeón aparecieron en el escenario para interpretar “De hacerse, se va a hacer”, luego de ésta, llegó “Antes” y “Fealdad”, canciones que los asistentes no dejaron de cantar aclamando con gritos y aplausos a la agrupación chilena. “Jarabe para la tos” fue el siguiente tema interpretado por Los Tres, donde Álvaro guardó silencio para que los fans cantaran el coro mientras él señalaba a todos los asistentes.

El vocalista dedicó “Libreta” a una de sus amigas que se encontraba entre el público. Después de esta canción, Sebastián, Titae y Cuti Aste— en las percusiones— se retiraron del escenario para dejar solo a Álvaro, quien interpretó “Me arrendé” entre luces azules. Los integrantes de la banda regresaron al escenario para tocar “Silencio” en donde los asistentes gritaban el nombre de la canción que hace referencia a la Ley Omerta de la mafia siciliana.


Con las guitarras rápidas, “La Torre de Babel” encendió a los asistentes, quienes al escuchar los primeros acordes comenzaron a saltar y cantar la letra del tema. Siguiendo con las fábulas hechas canción “Pancho” comenzó a sonar, durante esta una las fans levantó un cartel con la leyenda “Fuerza para el pueblo de Chile”. Luego, Álvaro preguntó a su público cuál era la siguiente, a lo que los asistentes respondieron “Restaurant”. Una vez terminada, Los Tres agradecieron la asistencia de sus fans e interpretaron “Largo”, la última canción de Fome.

La agrupación chilena se retiró del escenario y los gritos de los asistentes se hicieron presentes, “Oeoeoeoe Los Tres, ¡Los Tres!” se dejaba oír. Los instrumentos no eran retirados del escenario. La emoción de los fans continuaba creciendo. Las luces se apagaron y el público continuó con los gritos y aplausos, que con el paso del tiempo se iban haciendo cada vez más fuertes. Luego de unos minutos, que parecieron una eternidad, Los Tres volvieron al escenario.

“Muchas gracias” dijo Álvaro, para luego interpretar “Cerrar y abrir”, del álbum Hágalo usted mismo (2006), con esta canción los fans bailaron de un lado al otro. “Tírate”, fue el siguiente tema que parecía entrar en la línea del amor y el desamor. Después de esta, vino “Déjate caer”.

“Amor violento” fue una de las más pedidas durante el concierto, canción que puso a bailar al público y provocó que algunas parejas se abrazaran y besaran. “Camino” y “Entre la espada y la pared” fueron las últimas canciones preparadas en el Setlist; sin embargo, Los Tres se despidieron de su público mexicano con un cover dedicado a toda la resistencia chilena que está luchando en contra del gobierno de Piñera, presidente de Chile: “El pueblo unido jamás será vencido”.

Esta fue una noche de canciones delirantes, desenfrenadas y melancólicas donde Los Tres, una de las bandas más influyentes del rock en Hispanoamérica, ofreció un espectáculo con todas las canciones que forman parte de uno de sus mejores álbumes: Fome —catalogado como una especie de cazuela de la música chilena, donde la diversidad se da por la cantidad de música existente— y de algunos otros, como La espada y la pared, y Hágalo usted mismo.


GALERÍA


NOVEDADES x VIBRAS