Entrevista con No Joy


Las implacables permutaciones sonoras de No Joy son evidencia del deseo insaciable de crecer de la cantante Jasamine White-Gluz. El proyecto con sede en Montreal comenzó hace una década como riffs intercambiados por correo electrónico; los álbumes posteriores mostraron una inclinación por el jangle saturado de delay, la distorsión industrial y los drones fangosos sobre ritmos disco. Para el primer disco de larga duración de No Joy en cinco años, White-Gluz tomó lo que aprendió de la síntesis, reincorporó las guitarras y produjo un álbum que no es una desviación de los primeros zapatos de ella, sino una expansión estilísticamente omnívora que se convierte en trip hop, trance y nu-metal. Motherhood es la culminación de años componiendo fuera de su zona de confort y un regreso a la grabación de bricolaje con una experiencia mejorada en producción. Este material es una exploración maravillosamente densa que demuestra cómo la música reflexiva y completa puede traducirse en un arte rico, vasto y vivo.


En Vibras pudimos hablar con Jasamine sobre lo relativo que se puede volver el tiempo cuando esperas a que tu álbum salga, la primera colaboración son su hermana, la maternidad a través de los ojos de su madre cuando era adolescente y porque el DIY sigue siendo, en muchas ocasiones, la mejor opción al momento de crear algo de lo que realmente te sientas orgulloso.


Pasaron 5 años desde tu último disco, ¿Cómo te sientes con el lanzamiento de Motherhood?

Jasamine: Bien, ¡finalmente salió! Estuve trabajando en el por tanto tiempo y el tiempo es una cosa chistosa ya que te pones a pensarlo, va rápido y lento. Estoy muy feliz de que por fin haya salido.


Este disco lo grabaste muy DIY, ¿Por qué decidiste hacerlo de esta forma?

Jasemine: Creo que trate con distintas formas de grabación, y en mi experiencia siempre he preferido cuando lo hago por mi cuenta y con la ayuda de Jorge Elbrecht, cuando trabajamos juntos solo hacemos cosas por nuestra cuenta en la computadora, así salen las mejores ideas y no lo sé, es como el porque me gusta más hacerlo de esa forma.


En Motherhoodvas desde el trip-hop hasta el nu metal, es una gran expansión, ¿Cómo fue este proceso de búsqueda en los sonidos que querías plasmar?

Jasemine: Ese es el tipo de música que siempre he amado, hay partes que amo de esa música que creo que tienen mucho en común, fue algo totalmente consciente pero también fue una inspiración de la música que amo y no había intentado tocarla antes.


Este disco es una exploración a la familia y a la maternidad, ¿Cómo fue hacer “Dream Rats” con tu hermana?

Jasemine: Oh, fue increíble. Nunca habíamos colaborado juntas antes y por lo usual nunca estamos en el mismo lugar al mismo tiempo, pero las dos estábamos en Montreal en ese momento así que el tiempo fue perfecto para hacer esta canción, pareciera que ya lo habíamos hecho antes, pero esta fue la primera vez que pudimos colaborar en algo.



Después de escuchar el disco “Four” se convirtió en mi canción favorita y tengo entendido es de tus canciones favoritas también, ¿me puedes contar un poco más sobre esta canción?

Jasemine: Empecé haciéndola en la guitarra y en el piano, de hecho aun se puede escuchar que hay un piano por ahí, pero Jorge y yo estábamos tratando de formar la canción y realmente no sé qué fue lo que paso, pero ese día escribimos la parte inicial que iba con stone rock y pues nos fuimos, pero cuando volvimos fue algo muy loco, no sé qué sucedió, pero fue de “pon más sample de esto, bájale a la voz, agrégale esto” y empezamos a agregar muchas cosas, posiblemente estábamos en automático cuando escribimos esa canción, justo por eso me encanta porque nada fue planeado, solo hicimos lo que creíamos que era lo mejor y así salió.


En “Primal Curse” lees una carta que tu mamá escribió de joven para sus futuros hijos, en este caso tú, ¿Cómo entiendes esta carta ahora que eres un adulto?

Jasemine: Es interesante cuando empiezas a pensar en tus padres como si fueran solamente adultos, a veces piensas en las mamás o en los papás, pero ellos también fueron niños y no puedes pensar en ellos cuando eran jóvenes o que era lo que hacían, así que leer esa carta… Ella no quería que lo hiciera, era de “no no no”, pero al leerla ella era una adolescente, era muy joven y cambia tu perspectiva acerca de cuanta importancia le ponía a todas las decisiones que hiciera criando a una familia, me sentí muy identificada. ¿Qué etapa da inicio en tu carrera con este disco?

Jasemine: No sé, estuve tanto tiempo pensando en este disco y en que no quería que saliera hasta que estuviera muy feliz con los resultados y eso es por lo que me tarde tanto tiempo en escribirlo, mezclarlo y haciendo los visuales, no podía pensar en otra cosa que no fuera eso, es algo de lo que estoy muy orgullosa, es esta pequeña cosita en la que me la pase trabajando durante cinco años.


Volviendo un poco atrás, a inicios de año pudiste venir a México antes de que se desatara todo esto de la pandemia, ¿Cómo fue tu experiencia tocando por acá?

Jasemine: ¡La ame! Es triste porque esos fueron los últimos shows que hicimos con público, hemos tocado en algunos livestreams pero esos dos conciertos fueron los últimos “normales”. Honestamente no pude haber tenido una mejor impresión sobre los shows que tuvimos en la Ciudad de México, estuvo increíble. Ha sido una de mis mejores experiencias estando de tour, y no pensé que fuera a ser la última [risas], pero fueron increíbles esos dos shows.


Si tu música pudiera musicalizar algún suceso histórico, ¿Cuál elegirías?

Jasemine: Quizá en Woodstock, me hubiera gustado hacer el soundtrack de esos días.


En “Dreams Rats” sale un pato muy famoso, ¿si tu música fuera un animal, cual seria y por qué?

Jasemine: Ese pato se llama Éxito, es muy linda. ¿Sabes algo? La razón por la que sale una cabra en la portada del disco es porque quisimos hacer un simbolismo con la música y las cabras, salen muy seguido en cosas satánicas y se cree que son del diablo, y cosas así, salen en muchas bandas de metal, pero también son usadas en yoga y muchas otras actividades pacificas así que el disco fue eso, un contraste entre la música metal, la paz y tranquilidad, es yoga e infierno [risas].


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg