Entrevista con Los Cogelones


Los Cogelones son músicos y artistas, pero también cinco hermanos que vibran al unísono y están cobijados bajo el mismo Sol. Su sonido experimental y psicodélico, con claras referencias hacia la cultura mexica, ha sido reconocido internacionalmente por múltiples medios, la crítica y otros talentos que remarcan el hecho de que esta agrupación es una promesa única en su clase. Con más de cinco años haciendo música, Los Cogelones tienen una propuesta como las que pocas veces aparecen en la escena nacional, pero da mucho gusto encontrar.


Al momento de cruzar nuestros caminos, alrededor de las 16:30 horas de un viernes soleado, Víctor Sandoval, voz y guitarra de la banda, toma nuestra llamada mientras nos explica que es su cumpleaños y que, aprovechando la celebración, serán los cinco hermanos quienes participen en nuestra charla como si fueran uno mismo hablando al unísono. Ante esta noticia, en Vibra nos unimos con gusto al festejo y, aunque la distancia nos separó entre la zona norte de la Ciudad de México y Ciudad Neza, establecemos contacto con estos músicos para hablar sobre nuestra cultura madre -la mexica-, compartir perspectivas sobre la existencia que nos rodea y dejar que la música nos una...


“Hoy todos queremos volar, todos venimos de allá”


Están de estreno con 'Hijos del Sol', su primer disco que reúne diez de canciones y lanzan al mercado. ¿Pueden contarnos cómo fue la producción de este material y qué experiencia les dejó?

Los Cogelones: Ha sido una aventura bien chingona porque hemos tenido la oportunidad de trabajar con gente muy profesional en el ambiente artístico-musical. Por ejemplo está Pablo Valero, ex guitarrista de Santa Sabina, Enrique Tena Padilla, que estuvo con los Oh Sees y con nosotros trabajó como ingeniero de audio, en fin, muchas otras personas con las que hemos podido colaborar. Siendo sinceros esta es la primera vez que, como Los Cogelones, abrimos el proyecto para que otras personas se unan a él. Al inicio creíamos que al dejar entrar a más gente a nuestra música iba a deformar o generar algún tipo de conflicto con su esencia, pero no, al contrario, ha sido muy chido todo este encuentro. El proyecto se ha enriquecido mucho, hemos mejorado en el sonido que hacemos, tanto en grupo como cada uno en lo individual y así, al final, se obtiene un mejor resultado.


¿Recuerdan con qué ideas o temáticas creativas llegaron al estudio para grabar 'Hijos del Sol' o cómo fueron desarrollando las composiciones?

Los Cogelones: Las temáticas de Los Cogelones vienen desde las letras y en las melodías es donde realmente nacen las canciones. Nosotros somos una banda de puros hermanos y carnales que han andado mucho por la calle. Nuestras canciones reflejan eso, las experiencias de vida y momentos que hemos tenido, tanto complicados como buenos, como hijos de puta que quizá somos, pero que están ahí. Creemos que de este punto nacen las ganas de hacer música, de gritar y de expresarse porque lo que expresamos es lo que estamos viendo en nuestra vida. Musicalmente, aunque hemos tenido influencias variadas desde lo versátil y romántico que escuchaban nuestros papás, hasta el rock que se baila aquí en el barrio, cada uno de nosotros ha formado un gusto propio. Al momento de componer aportamos lo que nos hace diferentes porque si al baterista le gusta mucho el punk, de repente mete sus baterías en este estilo. Si al bajista le gusta el funk, se deja llevar y va jugando mucho con las melodías... De ahí es de donde viene el nombre de "lo experimental" porque eso es lo que hacemos con los sonidos; experimentamos.


¿Cómo fue que los hermanos Sandoval descubrieron que querían hacer música?, es decir, ¿cómo deciden que quieren dedicarle parte de su tiempo y vidas a este proyecto?

Los Cogelones: Quizá eso ya lo traíamos desde nacimiento -ríe Víctor Sandoval- porque nuestro padre, aunque ya no lo conocimos en este mundo, fue músico en su juventud. Cuando crecimos sentimos que nos dejó esa conexión porque desde chiquitos hemos amado la música y nos ha gustado lo que sucede con ella. Cuando teníamos entre siete y seis años jugábamos a que teníamos una banda armada con ollas, escobas y botes... Teníamos el sueño de tocar, de tener una banda y de hacer música.


'Hijos del Sol' ya está disponible en diversas plataformas digitales y ustedes mismos han tenido una gran interacción con sus seguidores a través de las redes sociales... ¿Qué piensan de la evolución de la música hacia lo digital?

Los Cogelones: Antes estábamos en un conflicto por todo este medio virtual. Nunca habíamos querido tener Facebook ni páginas, es más, ni teléfono queríamos tener, pero ahora todo ha sido un crecimiento y una evolución. El hecho de que la música viva en estos espacios virtuales, y que veamos que la gente nos escucha en muchos países del mundo sin la necesidad de haber estado allí, ha cambiado nuestras ideas. Es como una forma de madurar y de soltar esa parte en la que queríamos que nos conocieran físicamente o nos escucharan en vivo. Nos parece que esta evolución es lo mejor porque podemos usar esta herramienta de "lo digital" para ampliar el horizonte.


Aunque al enfocarnos en sus canciones encontramos una carga de elementos prehispánicos y mexicas impresionante, también nos gustaría saber si hay otros componentes, filosofía, ideas o conceptos que les guste poner en su música... de haberlos, ¿Cuáles serían?

Los Cogelones: Primeramente de quien tomamos una inspiración, que a su vez se remonta hacia lo que hacemos todo el tiempo, es a la palabra de los abuelos. La filosofía de ellos y las historias que nos cuentan es de donde hemos adquirido lo que alimenta nuestra música. Todos los trabajos que hacemos en la montaña, las ceremonias, las danzas, los temazcales, las palabras en náhuatl y las cosas que se cantan vienen de allí, porque eso nos hace recordar al pasado, a esa historia que es nuestra y de toda esta gente, de aquí, de esta tierra, y entonces nos volvemos un conducto de toda esa palabra y su significado para compartirlo. Las otras ideas que ponemos en nuestra música son las de compartir.


¿Por qué o cómo surge la apuesta de tomar estos conceptos y ser un conducto hacia el pasado desde la época contemporánea?

Los Cogelones: Es que es importante saber quiénes somos porque a veces pareciera que, por mucho tiempo, el pueblo mexica ha sido un pueblo de huerfanitos que no han sabido realmente cuál es su rostro ni cuál es su nación. Hemos estado confundidos sobre nuestros orígenes étnicos porque somos tan "café con leche" que ya no sabemos de dónde somos. Ha habido tanta mezcla que olvidamos que lo importante es entender algo; si naces en una tierra, eres de esa tierra, y por eso hay que empezar a voltear atrás, a la raíz y darse cuenta de dónde venimos y quiénes somos. Mirar nuestro rostro nos lleva a definirnos y entonces así, ahí, en ese punto, ya no importará el lugar en el que nos encontremos sino que sabremos quiénes somos...


Y aunque ahora la interconexión mundial entre personas enfrenta un contexto complicado por la crisis sanitaria, para ustedes no hubo tiempo perdido... ¿Cómo han vivido la pandemia y qué ha representado la música para ustedes en estos días?

Los Cogelones: En un inicio fue muy difícil ya que nosotros nos dedicábamos a dar clases de banda de guerra en instituciones públicas y como se terminaron las clases, también se terminó nuestro trabajo. Empezando desde allí se nos complicó todo. La otra parte fue que nosotros íbamos a lanzar nuestro disco para las fechas en que se vino la pandemia y nos dio ese pequeño bajón porque parecía que todo iba a ser más complicado de lo que creíamos... Aunque nosotros siempre hemos crecido ante la adversidad, una vez más parecía que la vida nos estaba poniendo a prueba para ver si realmente queríamos y éramos quienes queríamos y decíamos ser. Al final del día decidimos que este momento tan duro era el mejor momento para echarle todos los huevos, como diríamos nosotros, y pues nos funcionó, nos funcionó empezar a inyectarnos con la música y así entendimos que la música de Los Cogelones estaba siendo medicina para este tiempo de pandemia, es decir, al final del día la música bien aplicada puede ser la medicina que todos necesitamos.


Ya que mencionaron lo de la medicina cabe señalar que la banda hace referencias constantes hacia la sanación ancestral y todos estos ritos inmersos en la tierra que ahora pisamos... ¿Cuál es la magia, por llamarle de alguna forma, que Los Cogelones ven en la cultura mexica y cómo es hacer música desde una urbe como lo es Neza?

Los Cogelones: La cultura mexica para nosotros lo representa todo, es nuestra vida, nuestra forma de vivir, nuestra forma de mirarnos, de querernos y de respetarnos. No es solo tocar canciones sino que con ella estamos buscando algo más, tanto como sociedad, como familia y grupo. Aquí desde Neza la neta el barrio es bravo. La gente es aferrada, no puede tener miedo porque tiene que trabajar, tiene que salir adelante y así es como hemos crecido nosotros. Hemos aprendido que la vida sigue pase lo que pase, que hay que seguir avanzando hacia adelante... Uno de nuestros primeros maestros ha sido el barrio y ahora le estamos regresando un poco de lo que se nos ha enseñado.



Nos contaban que ustedes daban clases de banda de guerra a niños y justamente en la portada de 'Hijos del Sol' vemos a un niño en medio del agua con su uniforme, batacas y rostro pintado... ¿Qué es lo que más disfrutaban de estar en contacto con estas nuevas generaciones?, ¿dirían que aprendían algo de ellas a través del lenguaje de la música?

Los Cogelones: Con los chavitos se nos ha ido sanando mucho el corazón. Los niños curan, son muy honestos, son muy libres y son ese espíritu que cuando crecemos dejamos de ser. Nos parece que el darles clase es la mejor bendición que pudo otorgarnos la vida y el espíritu guía. Los extrañamos mucho y, aunque sigamos con el proyecto por fuera, sinceramente ya no es lo mismo porque los niños son menos. Hay papás que no quieren que sus hijos salgan porque tienen miedo de la enfermedad, por las muertes, hay personas muy mal por este tema, pero hay que ser realistas y entender algo; la muerte siempre está, siempre ha estado presente y ese miedo hacia ella no está bien porque la muerte es lo único seguro que tenemos en la vida. En cuanto a nuestros niños preciosos, ¿qué más podemos decir? ellos se expresan, sanan, sanamos, nosotros nos expresamos y a final de cuentas Los Cogelones somos como niños en cuerpos de jóvenes adultos y quizá por eso llegamos a entendernos tan bien con ellos.


La banda también tiene composiciones que retratan un entorno social que, si no quisiéramos señalar como político, sí se encuentra en esta delgada línea entre la acción y la protesta... ¿Creen que la música sirve como un arte de denuncia y que pueda lograr una transformación en la escala social?

Los Cogelones: Creemos que el arte es el reflejo de la sociedad, eso es lo que creemos. El arte, en general, es una oportunidad de expresión social, también política y una herramienta que es muy importante se ocupe para pronunciar estas inquietudes que tenemos; todas esas problemáticas que hay en nuestras colonias, familias y todo lo que está sucediendo en el entorno. Es importante que planteemos nuestro contexto en el arte, ya sea música, pintura, baile u otra disciplina porque esa es la función real de los artistas; ser la voz del pueblo. Si nosotros solo hablamos de amor o de disfrute cuando el mundo está lastimado, nos falta reflexión en lo que estamos sintiendo y viviendo. Tenemos que darnos cuenta de nuestro presente.