Entrevista con Do Nothing


A casi dos semanas del lanzamiento de su más reciente material, un EP titulado ‘Glueland’, platicamos con el vocalista de la banda de rock inglesa Do Nothing. Chris Bailey nos cuenta por videollamada su experiencia acerca de la escena musical en Nottingham, del proceso creativo de la banda durante la pandemia, de la ausencia de shows en vivo, sus influencias sonoras y más en esta cálida charla.

Felicitaciones por el lanzamiento de este nuevo EP, me gustaría preguntarte sobre el proceso de su elaboración. ¿Empezaron la grabación durante la pandemia o ya tenían algunas ideas previas a la propagación del covid?

Chris: Estaba pensado en eso el otro día. Estoy casi seguro de que la mayor parte fue grabada en distintos momentos de la cuarentena, lo cuál es una pena porque este es el segundo que fue hecho en estas circunstancias. Con el primero (‘Zero Dollar Bill’) empezamos la grabación desde antes, aunque definitivamente se estrenó a principios de la pandemia. Pudimos tocar las canciones en vivo y ver las reacciones del público antes de estrenarlo, por eso tiene una energía un tanto más agresiva. ‘Glueland’, debido a la ausencia de tocadas, es un disco más cercano a la experiencia del estudio de grabación.

Me parece que tomaron una dirección más experimental con este reciente material, no lo percibo tan crudo como ‘Zero Dollar Bill’. Hay partes que se sienten más calmadas y dulces, así como la incorporación y juego con sintetizadores que tal vez no habían explorado tanto en el pasado. ¿Crees que experimentar con su sonido será algo que continuará en el futuro?

Chris: Bueno, este EP es bastante distinto al pasado, como bien dices. En parte porque tuvimos mucho tiempo disponible para grabarlo y probar nuevas cosas en el estudio. Dijiste que era más calmado y dulce, ese tipo de música es mi favorita: triste, lenta, calmada. Quiero poder hacer ese tipo de cosas en el futuro, es una forma de probar caminos distintos y ampliar el sonido por el cuál somos conocidos. Para un disco, quiero tener la libertad de ir hacia cualquier dirección y que la gente esté acostumbrada y se sienta bien al respecto. No quiero que hagamos un disco totalmente “post-punk”, estamos en esta ola de bandas influenciadas por el punk y no diría que somos la más “post-punky” de ellas. Me gustaría trabajar con esa influencia musical, pero también experimentar con otras ideas.


Creo que siempre es bueno estar abierto a incluir distintos géneros musicales e influencias en su sonido, en vez de restringirse dentro de un único género. Respecto a los conciertos, debe de sentirse muy raro no poder tocar las nuevas canciones en vivo frente a una audiencia. Me parece que es una de las mejores experiencias para las bandas porque pueden conocer de manera más íntima a sus fans y observar las reacciones a la música y a la forma en que tocan como conjunto. Acerca de ello, ¿qué piensas y sientes respecto a la música en vivo y los conciertos?

Chris: Sí, en efecto es una de las mejores cosas que hacer como banda. Porque, si lo piensas, eso es lo que significa estar en una banda, al menos para mí. Estar con otras personas en un cuarto, tocando al mismo tiempo. Desde un sentido histórico también, se le ha llamado bandas a las personas que se juntaban a tocar música. Así que para mí eso es lo que se siente más natural y gratificante. Supongo que es distinto para diferentes personas, algunas se preocupan más por tocar en vivo que otras, pero para nuestro tipo de música es muy importante. Siempre lo he visto como un sistema de recompensa por escribir música. Nosotros tocamos juntos primero y después probamos nuestro material en vivo. Ahí es cuando el trabajo hecho en casa vale la pena, es como: “Okay, esto en lo que estuve trabajando por horas aquí está, funcionando, en un lugar, con personas, y es emocionante”. Lo mismo ocurre cuando lanzas un disco, sólo que realmente no ves tanto la respuesta. Especialmente durante esta cuarentena, sabemos que “las cosas van bien”: los números van hacia arriba, hay reseñas, las redes sociales tienen un buen desempeño, pero en verdad no lo puedes sentir. Tal vez no tengo la imaginación suficiente para ver el éxito detrás de esas cosas, pero no se percibe tan humano, como una respuesta humana.

Regresando a lo que decías acerca del post-punk, y teniendo en cuenta las bandas que han surgido de Nottingham en los últimos años como lo son Sleaford Mods, Kagoule y Amusement Parks On Fire, me gustaría saber ¿qué se siente ser parte de esta escena musical? Si es que podemos llamarla así, más que nada en un sentido geográfico.

Chris: Es curioso, porque en la casa donde estoy ahora solíamos vivir yo y Cai de Kagoule, y la nueva sala de ensayos en donde practicamos es del bajista de Amusement Parks On Fire, así que esas bandas son muy atinadas y cercanas a mí. Y la escena, es muy linda. Nottingham es una ciudad más pequeña que otras como Londres, y por lo mismo es fácil formar una comunidad entre músicos. La mayoría de ellos son de nuestra edad, trabajamos juntos y nos hemos vuelto amigos. Nunca he percibido una fuerte competitividad entre las bandas, al contrario, el ambiente siempre ha sido muy acogedor. En ese sentido, Kagoule fue muy importante cuando nosotros empezábamos, llevaban un largo rato tocando y los veíamos en festivales locales. Eran algo a lo que aspirar, siendo nosotros muy jóvenes, y lo han hecho de maravilla. De hecho Cai empezó un proyecto en solitario, se llama Blood Wizard y el disco ‘Western Spaghetti’, está muy bueno. Pero sí, conocer personalmente a la gente que forma parte de la escena y poder convivir con ellos ha sido una gran motivación que te ayuda a crecer como banda. Tener músicos como Sleaford Mods a quien admirar es genial. No suelo pensar seguido en algo así como un “orgullo por nuestra ciudad natal”, no me gusta tanto. Pero supongo que cuando lo pienso, venir del mismo lugar que Sleaford Mods es increíble.

Portada: ‘Glueland’ de Do Nothing

A menudo se hace referencia a Do Nothing como un acto de post-punk, así como rock de vanguardia. ¿Se sienten identificados con estos géneros?

Chris: Definitivamente puedo identificarme con el post-punk, estamos en un periodo musical donde la gente suele categorizar a ciertas bandas con esa etiqueta. Como decía antes, nosotros no somos uno de los mejores ejemplos, creo que tenemos algunos elementos más pop. Siempre he pensado en poder hacer algunas cosas más poperas, así como incluir cosas raras. Hasta ahora no hemos hecho lo raro, pero me gustaría poder intentar y realizarlo en el futuro. Creo que somos un acto sólido de post-punk y rock alternativo, y estoy feliz de haber sido eso hasta este momento. Porque fuimos fuertemente influenciados por los primeros álbumes de Spoon, el sonido de esos discos nos encanta. En definitiva fueron una gran influencia para nosotros cuando empezábamos, así como The Walkmen y grupos parecidos también. Es como hacer rock alternativo, pero con un cierto toque, tomando en cuenta la forma en que graban. Definitivamente es rock, pero tiene un sabor extra. Queremos hacer cosas más experimentales en el futuro. En verdad me gustaría hacer eso que tienen los primeros discos de Spoon, tomar en cuenta ese sonido “garage” para la grabación, no hemos sido lo suficientemente valientes para intentar ir por esa dirección hasta ahora. En el estudio es más fácil lograrlo, hacer sonar las canciones de la manera que quieres, metiendo capas de sonido y superponiéndolas con las partes limpias. La idea es que ahora es el “tiempo para experimentar”, acabamos de lanzar este EP y somos libres de incorporar y trabajar con estas ideas.


Tienes un estilo particular en donde mezclas la palabra hablada y el canto a lo largo de las canciones. El hecho de no quedarse todo el tiempo hablando e intercalar líneas más melódicas agrega una dimensión interesante a la voz. ¿Tú cómo percibes eso?

Chris: Sí, es algo interesante cuando te pones a pensarlo. Cuando tomas una frase y la dices, o la hablas como lo hacemos ahora, y después tomas esa misma frase y la cantas, ¿cuál es la diferencia en la intención que le das? Porque al hablar, tu cerebro reconoce eso como idioma y piensas en las palabras como algo que alguien está diciendo. Pero al cantarlo, sigo diciendo esas mismas palabras pero de una forma más atractiva. Lo cambia todo, cantar o decir algo. Creo que las partes habladas van más directo al grano, y tratan de enfatizar en la letra de la canción. Y cantando puedes hacerlo por el bien de la melodía, puedes repetir una palabra y hacer muchas cosas con ella, melódicamente. Eso serviría a la música, pero no estaría basado en la letra de la canción. Siempre me han gustado las diferentes posibilidades entre ambas partes, y se siente liberador poder hacer las dos. En ‘Glueland’ no hubo tantas partes habladas como en el primero. En el futuro será una mezcla de las dos, porque significa que puedes decidir en qué partes queda mejor una opción o la otra. La idea de hacer cambios repentinos me agrada, que la canción tenga sus momentos específicos y giros. Ahí es donde cantar puede ser muy útil, porque puedes cambiar de repente la intención emotiva.

Ya que nos queda poco tiempo, me gustaría preguntarte por último ¿cómo vislumbras el futuro de la banda y qué expectativas tienen de momento.?

Chris: Bueno, un primer álbum, claro. No hemos anunciado nada todavía, pero es algo que sin duda tenemos presente. Esperemos que cuando la pandemia baje de intensidad, y las cosas empiecen a volver a la normalidad podamos tener un lanzamiento habitual. Poder salir de gira con nuevas canciones antes de estrenar el disco, y ver cómo funcionan en vivo. No me gustaría estrenar nuestro primer LP durante estas circunstancias. Nos hemos dado cuenta de que cuando tocamos canciones en vivo varias veces, cambia nuestra perspectiva acerca de ellas. Y sí, en la medida de lo posible poder agendar un tour y tocar para nuestra audiencia.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png