Entrevista con Clara Besfamille


La compositora argentina mezcla palabras que podrían formar parte de un poema, las interpreta tocando el piano, un pedal loop y a veces acompañada de batería electroacústica. Esta vez anuncia su segundo álbum: Mutantes, con canciones que dejan ver una experiencia de autoconocimiento. Clara Besfamille es partidaria de diversas causas y se adapta bien a distintos géneros musicales. Tuvimos la oportunidad de platicar con ella sobre su nuevo material, la presencia de las mujeres en la escena musical y los proyectos que realiza a la par de su trabajo como solista. Tus letras son imponentes, resulta interesante lo bien que se mezclan con tonos suaves. ¿Cómo fue el proceso introspectivo para el nuevo disco?

Clara: Bastante catártico, hice 50 canciones en el transcurso de un año, finalmente elegí ocho porque esa era la longitud que quería. Hice tantas canciones para buscar lo que tenía adentro, las canciones elegidas proponen miradas distintas sobre el mismo concepto. Hay un proceso que ocurre, cuantas más canciones haces, vas sintiendo que pierdes el apego a cada una, y sentís cuando es momento de lanzar las canciones. Te van pidiendo la instrumentación, la composición va entregándose sola. Es como crear a un bebé, va de a poquito.

Eres una artista con múltiples facetas, una de esas, es tu apoyo al transfeminismo, ¿Mutantes tiene relación con este tema?.

Clara: El concepto fundamental es que todos seamos lo que queremos ser, eso incluye tu elección de género. No lo sentí específicamente desde el transfeminismo, no me atraviesa en lo personal pero si tengo a personas cercanas que pasan por esa elección, entiendo lo que es necesitar ser lo que sentís que sos. Mutantes habla de todas las ataduras, los mandatos sociales, la situación socioeconómica, muchas veces situaciones de racismo. Instancias sumamente injustas que a veces la sociedad impone sobre las personas, sobre qué deberíamos ser, de acuerdo a cómo y en donde nacimos. Mutantes habla de todas estas luchas, de quebrar todas las cárceles que existen dentro. Es una lucha interna, no existe en la realidad. No debería ser una traba para llegar a ser lo que uno quiere ser. La portada del álbum muestra una imagen tuya mirándose en el espejo. ¿Cuál es la intención que buscas transmitir con ella?

Clara: Es una transición de un estado al otro, la imagen ejemplifica esta cuestión de ver otra realidad y de pasar lentamente a otro estado de conciencia. Empezar a redefinir las relaciones humanas, con el planeta, con el amor, con nuestro trabajo, en todo sentido. Estamos atravesando un momento bastante difícil, nos encontramos con las limitaciones del sistema que construímos, es esa la intención. Demostrar que hay otra posibilidad.

¿Cuál es la canción a la que más cariño le tienes?

Clara: La última, “Si pudiera”, habla del momento en el que hubo toda una lucha interna para entender cuál es el camino. Es como el último capítulo para soltar lo que ya no pertenece y confiar en lo que viene, es una síntesis de todo el proceso. En tu descripción de Spotify hay un fragmento que dice: “La oscuridad guarda en sí misma una luz como recompensa”, ¿qué significa?

Clara: La escribió Anamolí, una amiga mía de Argentina que también es cantautora. Le pedí que me describiera en sus palabras porque a mi me costaba hacerlo. Todas mis canciones hablan de no ver la oscuridad propia como un defecto, sino como parte de llegar a la luz. Es aceptar la oscuridad y perderle el miedo, sacarle el tabú. Muchas veces se dice que una persona es negativa y ya es así, hay una sentencia pero no, es solamente un estado. Las personas pasan por distintos estados y creo que algo muy importante para reconocer lo que nos hace bien, es también reconocer lo que nos hace mal. Parte de esa oscuridad puede reflejarse en las dificultades que encuentran las mujeres para integrarse a la escena musical. Esto sucede en México, lo mismo en Argentina, por eso existen proyectos como la disquera Outra.

Clara: Si, en Argentina eso está cambiando, la figura de la mujer y cualquier que no sea un varón cis. Por suerte cada vez se está abriendo el camino pero es difícil insertarse en la Industria y ser reconocida como un par. Outra nace de un festival y un ciclo que comenzamos a hacer hace más de 10 años, consistía es desmitificar que no existía cantautoras mujeres. Hace diez años no se estaba dando el debate actual que hay en Argentina y en México, existía este mito de que no había cantautoras mujeres, por eso no estaban arriba de los escenarios. Hoy se dice que no tienen talento, es el mito que hay que debemos cambiar hoy en día. Empezamos este ciclo itinerante de una vez por mes, cuatro cantautora distintas. Todas formábamos parte, no solamente de nuestras canciones sino de la instrumentación de las canciones de las demás, entonces se armaba un grupo nuevo para cada encuentro. Nos ponía a nosotras en lugar de instrumentistas, que era otro mito que desmitificar, que la cantante era solamente la cantante y necesitaba que los hombre le hicieran de banda. Este proceso duró más de dos años como ciclo fijo, después se empezó a replicar el mismo formato en todo el país, empezó a crecer muchísimo, incluso llegó a Uruguay y Brasil. Después decidimos hacer un sello de mujeres músicas, estamos trabajando desde 2015.

La situación actual ha afectado la manera en que se realizan conciertos, ¿cómo crees que será la industria musical después de la pandemia?

Clara: Es una incertidumbre total, creo que hay mucho terreno por ganar en cuanto a las redes sociales, a los videos y todo lo que sea interactivo. Cada crisis propone una oportunidad distinta y es muy interesante todo lo que se puede generar a partir de lo multimedia, incluso en cuanto a experiencias para el público. Los lugares van a tener un 30% de capacidad, quizá por un tiempo largo y no todas las bandas van a poder sostener las fechas, entonces va haber personas que van a tener que buscar nuevas maneras de mostrar su arte. La verdad estoy ansiosa por ver las propuestas, creo que somos personas creativas y vivimos justamente de la emoción que nos genera crear cosas nuevas. ¿Podremos escucharte en algún show online proximamente?

Clara: Por el momento estoy lanzando sesiones en vivo, primero mostrando lo que fue la grabación del disco con dos bateristas que fueron Mariano Gillio y Juan Tesone para que se vea el trabajo y la interacción de ellos. Después tengo la intención de hacer sesiones con músicos locales, los que me permita la pandemia y proponer una nueva manera de instrumentar el disco, me encantaría presentarlo en vivo, sino planearé un live interesante. Por el momento, van a salir varias sesiones en vivo por YouTube. Además de tu proyecto como solista, estás en dos agrupaciones: La Nube Mágica y La Lucha Libre, ambos grupos tienen esencia propia. ¿Cómo le haces para trabajar con géneros musicales distintos?

Clara: Qué buena pregunta, yo creo que investigando mucho. Parte del aprendizaje, que nunca termina, es abordar géneros distintos, tocar lo más diferente que se pueda y aceptar los desafíos nuevos. La Nube Mágica es la banda que comparto con el productor de mi disco, Juanito el Cantor, estamos tocando desde el 2019, lanzamos un disco hace unos meses. La Lucha Libre también lanzó un EP recientemente, hay canciones mías y canciones de Gabriel Santamaría.


¿Prefieres los discos de vinilo o cassettes?

Clara: Hay una experiencia única con el primer disco de Nine Inch Nails, “Pretty Hate Machine”; lo que pasa con los sintetizadores en vinilo, hay una situación con el estereo que nunca lo he escuchado en otro disco. Así que a toda persona que tenga oportunidad de comprar ese disco, y que pueda escucharlo en un buen sistema de audio, le recomiendo que lo viva porque es increíble. ¿Nos recomiendas algún libro o película que te inspiró para crear Mutantes?

Clara: “El país de Octubre” de Ray Bradbury. Si tu música fuera un animal, ¿cuál sería y por qué?

Clara: Un gato definitivamente, porque es oscuro y dulce a la vez.


NOVEDADES x VIBRAS