Entrevista con Aerial East


‘Try Harder’, el nuevo álbum de Aerial East, evoca un sentimiento similar al de abrir una caja de recuerdos de tu adolescencia, de ver fotos viejas, cartas o cualquier otro fragmento de tiempos diferentes, tiempos más sencillos, pero definitivamente más emocionalmente cargados. El mundo se mueve más lento cuando recuerdas tu primer amor, como ella lo hace en “Brennen”, o a tu mejor amiga de la infancia con la que no has hablado en años (“Katharine”). Es un álbum extremadamente personal sin duda, pero East insiste en que ya no le duele revivir esos momentos, la hacen feliz.

¿Cómo se siente tener un nuevo álbum después de una pausa tan larga?

AE: Se siente muy bien, tenía miedo de que me pusiera muy triste pero me siento muy completa y feliz.

¿Por qué pensaste que estarías triste?

AE: Porque estaba muy triste cuando saqué el primero, fue tanta anticipación y al final se perdió el momentum, pero esta vez no pasó así que estoy muy feliz al respecto.

¿Cómo crees que cambió la experiencia de hacer este álbum comparada con el anterior?

AE: Es extremadamente diferente, hice este nuevo álbum en el mismo estudio y con la misma persona que la última vez pero en ese momento era mucho más joven, era mi primer disco y estaba pasando por una ruptura muy agotadora. Solo le dije a esta persona qué sonido quería tener y lo dejé hacer el resto. Si algo no me gustaba se lo decía pero eso era todo. Esta vez estuve mucho más involucrada y muy presente. Participé en los arreglos y los sonidos y tomé las riendas, se sintió muy bien.

¿Crees que eso tuvo que ver con tu edad y con que creciste mucho o simplemente fue un acercamiento distinto a la composición?

AE: Creo que definitivamente tuvo que ver con mi madurez, pero también con que estaba en un lugar mucho más estable en mi mente y eso me dio la oportunidad y la energía para invertirme al 100% en lo que estaba haciendo. Aprendí del primer álbum y tuve mucho más apoyo esta vez, tengo una disquera, un manager y un abogado, eso me hizo sentir mucho más segura.

Portada: ‘Try Harder’ de Aerial East

¿Cuánto tiempo estuviste trabajando en el álbum?

AE: Algunas de estas canciones son de 2013, las había estado escribiendo incluso desde antes de comenzar el álbum anterior, pero en realidad no escribo tanto. No soy una escritora muy disciplinada, solo lo hago cuando me llegan las ideas y me doy tiempo. Procuro no presionarme demasiado y ser paciente.

¿Qué te gustaría que la gente que escuche el álbum perciba en el? ¿Qué sentimiento buscas dejarles?

AE: Me gustaría que encontraran un sentido de comunidad, quiero que sepan que no están solos. También quiero que sea un álbum muy relajante y muy gentil. Quiero que si te sientes ansioso puedas ponerlo y te ayude a respirar otra vez.

Te inspiraste en las pinturas de Agnes Martin, ¿qué otros artistas u obras crees que inspiraron el álbum?

AE: Estuve pensando mucho en el trabajo del fotógrafo Coley Brown, de hecho su trabajo es completamente opuesto al de Agnes en cuanto a la paleta de colores. Usa mucho más negro, toma fotos de larga exposición de noche, así que son muy hermosas pero muy oscuras. Ambos tienen un elemento de soledad, puedes ver que Brown está solo en el bosque, tomándose su tiempo y con las pinturas de Agnes sientes lo mismo, como si pasara horas sola pintando en el sol. También el libro Agua Viva de Clarice Lispector.

¿Así te sentiste escribiendo el álbum?

AE: No, pero es algo a lo que aspiro.


Pasaste la mayoría de tu infancia y adolescencia viviendo en distintos países por el trabajo de tu papá, ¿sientes que finalmente encontraste tu hogar en Nueva York?

AE: Conozco gente que sí es de Nueva York y sé que nunca seré como ellos, pero definitivamente se siente como mi hogar. Es donde más tiempo he estado, aunque sí considero irme. Los inviernos son muy difíciles para mi y todos los años digo que me voy a ir a Los Angeles pero nunca lo hago. Hay demasiados músicos allá y en general se siente como que todo el mundo está ahí pero tengo un grupo tan cercano aquí que no creo poder dejarlos.

¿Qué planes tienes para estos meses?

AE: Planeo lanzar dos videos más, uno que hizo mi amiga Brianna Capozzi, que también dirigió el video de “The Things We Build” y otro de mi amigo Paul, que falleció antes de poder terminarlo. Era un pintor y estaba animando un video así que vamos a lanzar la versión incompleta que dejó.

¿Cómo fue la experiencia de escribir canciones tan personales y de compartirlas con las personas de las que tratan?

AE: Con Brennen y Ryan definitivamente estaba preocupada porque son cosas privadas y quería estar segura de que no tuvieran ningún problema con que sacara las canciones. Tampoco quería que sintieran que estaba explotando nuestras historias juntos.

No había hablado con Brennen en muchos años, vivimos juntos a los 18 pero cuando me fui a Nueva York solo lo volví a ver una vez, así que fue muy raro escribirle y decirle “¡Hola! Escribí esta canción sobre ti. Tu ex-novia de hace quince años escribió esta canción sumamente personal y le gustaría que le dieras permiso de compartirla con el mundo.” Le tomó un tiempo escucharla, creo que tenía miedo, pero eventualmente lo hizo y me dijo que lo había conmovido y me dio permiso. Definitivamente fue estresante pero al mismo tiempo muy hermoso.

¿Fue difícil revivir todas esas historias?

AE: No me es difícil recordar esos momentos o esos sentimientos, tuve que hacerlo mucho para escribir las canciones y para darles contexto y fue algo muy interesante. Creo que aprendí mucho sobre las situaciones que había vivido al escribir de ellas. Desde que terminé el álbum antes de que comenzará la pandemia en realidad no lo he retomado mucho, mientras estás haciendo un álbum lo escuchas tantas veces que cuando está terminado no sientes la necesidad de volverlo a hacer. Pero sí, cuando regreso a esos sentimientos me pongo feliz, me hace llorar pero en el buen sentido.