Enjambre en el Palacio de los Deportes

Fotos: Lalo Garduño | @laloogh_

Enjambre @ Palacio de los Deportes

El Palacio de los Deportes vibraba con los gritos de los asistentes ante los sonidos setenteros de los sintetizadores y los riffs de guitarra de “Secuaz”, la primera canción interpretada por Enjambre. Una niebla blanca cubrió el escenario mientras cada uno de los integrantes de la agrupación se sumaba a la atmósfera de emoción y los, aproximadamente, 16 mil asistentes se ponían de pie para no volverse a sentar en toda la noche.


La primera vez que Enjambre se presentó en un escenario fue para abrir a Pasagüero en un pequeño foro del Centro Histórico. Ahora con casi dos décadas de trayectoria, la agrupación originaria de Zacatecas se presentó por tercera vez en este recinto, consolidada ya como una de las bandas contemporáneas del rock mexicano más conocidas. Enjambre comenzó como un pasatiempo de tres hermanos y actualmente cuenta con seis álbumes de estudio, y uno más que se está dando a conocer canción por canción.

“Buenas noches Ciudad de México. Vamos a pasarla chido. Somos Enjambre”, fueron las palabras pronunciadas por Luis Humberto Navejas, vocalista, para luego tocar “Atentado”, entre papelitos metálicos que salieron disparados hacia el techo del recinto. “Madrugada” provocó que los asistentes bailaran y cantaran a penas se escuchaban las primeras notas de esta canción, que sirvió como puente en su trayectoria musical para presentar un tema del álbum Proaño: “Dama demencia” y continuar con “Celeste”, de uno de los más recientes materiales Imperfecto Extraño.

Antes de presentar la siguiente canción, Humberto le dio la bienvenida al escenario a las Girls Go Ska — agrupación originaria de la Ciudad de México integrada por siete mujeres y un hombre — quienes ganaron la dinámica lanzada por redes sociales. En su compañía interpretaron “Hematófago”.

“Making it back”, de uno de sus álbumes más exitosos: Daltónico, fue la siguiente canción de la noche, para luego continuar “Nueve”. Después de esta, Enjambre presentó uno de sus más recientes temas “Relámpago”, donde los sintetizadores potentes, guitarras y bajos distorsionados hicieron que todos aplaudieran y gritaran ante la nueva melodía, estrenada este año.


Enjambre no dejaba de agradecer la asistencia de sus fans y el sold out que lograron con esta presentación. Recordando cuando llegaron a la Ciudad de México y sus primeras presentaciones, regresaron a las canciones más antiguas: “Manía cardiaca” y “Somos ajenos” provocaron la emoción de los fans quienes brincaron y gritaron en cuanto escucharon la batería de Ángel Sánchez, mientras Rafael Alejandro Navejas, bajo; Julián Navejas, teclado y coros; y Javier Mejía, guitarra, transmitían la alegría y nostalgia por escuchar canciones que los llevaron al éxito.

“Nudo” fue la siguiente canción, en donde los asistentes aplaudieron al ritmo de la música para luego gritar de emoción ante una de las canciones más conocidas de Enjambre: “Dulce soledad”. Así, volvieron a su último material discográfico con “Vida en el espejo”, para después interpretar “Egohisteria”.

Posteriormente interpretaron “Encuentro del tercer tipo”, que contó con la participación de la banda española que abrió el concierto a Enjambre: Lori Meyers. Juntos, como si fuera una tocada casual entre amigos, Humberto y Noni López, vocalista de la agrupación española, cantaron este tema frente a frente mientras imágenes psicodélicas eran proyectadas sobre el fondo de escenario. “La batalla”, una de sus más reciente canciones, fue la siguiente.

“Vamos a echarnos una clásica para que canten todos”, fue la forma en la que la banda presentó “Impacto”, que puso de pie a los pocos que ya se habían sentado y provocó que todo el Palacio de los Deportes cantara haciendo retumbar al recinto. “Enemigo” y “Visita”, no dieron tregua a las gargantas de los miles de fans que no dejaron de gritar las letras de las canciones.

“Elemento”, “Sábado perpetuo” y “Siempre tú” fueron las tres últimos temas antes de que Enjambre se retirará entre una nube de humo blanco. Los gritos y chiflidos no se hicieron esperar, los fans querían que tocaran más canciones. De esta forma, entre aplausos, Luis Humberto y Javier Mejía regresaron al escenario para interpretar “Amenaza”. Cuando esta terminó los demás integrantes tomaron su posición detrás de sus instrumentos y tocaron las dos últimas de la noche: “Y la esperanza” y “Cámara de Faltas”. De esta forma, entre papelitos metálicos, la banda se abrazó, hizo una pequeña reverencia y les desearon a todos sus fans un buen fin de año y un excelente 2020.


GALERÍA


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png