Cloud Nothings en el Foro Indie Rocks! | Semana IR! 2019

Fotos x Carlos Oliva

Fue ese día de la Semana IR! que cedió el control por completo a la intensidad de el rock noise y algunos destellos de psicodelia, es que el combo de de Cloud Nothings y El Shirota es un presagio de catarsis. Atrasando el concierto una hora porque el clima no estaba a nuestro favor, no detuvo las expectativas de esta noche para convertirlas en grandes bombas melódicas.

Era momento de que El Shirota inundará de energía hasta hacer desaparecer el sonido de la lluvia, entregando un show de dinamismo y extroversión, interpretado “Carretera Furacão”, “Chiluca” o “Tres de la Mañana” no había duda alguna que era la banda perfecta para empezar la noche. Rasguñando guitarras y gritar a las cuerdas, ese sonido distorsionado era solo el calentamiento de lo que vendría después.

Las luces se apagaron y dejando pasar unos segundos de incertidumbre, entre feroces luces azules Cloud Nothings subió al escenario, sin tiempo que perder “Echo of The World” fue la canción para brincar dentro de esta gran noche, para dejar soltar las riendas y empezar a alborotar al público “In Shame”, seguida por “Psychic Trauma” fueron la fórmula perfecta para empezar el slam dentro del foro, entre saltos y gritos, llenaron de emoción lo que parecía predecir una velada explosiva.

Cloud Nothings es una banda que con su sonido rompe, no hay que dejarnos engañar por las letras cursivas de sus visuales, que entre saltos sudorosos hacen zumbar tus oídos y hacer mover tu cabeza. Además de que las nubes siempre estuvieron implícitas durante la noche, creando cortinas de neblina entre luces psicodélicas y colores llenos de intensidad, no decepcionan en la absoluto y transforman el foro en una locura desenfrenada.


Bajando los decibeles “Enter Entirely” aparece como una efímera promesa de calma, sin dejar raspar el bajo o un par de baquetas rotas, “Leave Him Now” fue de los coros que se escucharon casi al unísono y Dylan Baldi respondió con un simple - “gracias por eso”- pero fue solo para empezar con un clásico de la banda, “Modern Act” y “Another Way of Life” no dejaron descansar al público, tomando un par de respiros de saltos y llevar el ritmo hasta los pies y mover la cabeza.

Una pequeña sorpresa fueron los 11 minutos de clímax de “Dissolution” y es que la banda se mantuvo haciendo sonido que te pedía a gritos que fueras parte, causando ondas eufóricas con un bajo arrítmico, golpeando la batería para hacer el foro temblar, fue una conexión gradual para hacer explotar el límite de intensidad. “So Right So Clean” rompe relativamente con la lluvia frenética y “Offer An End”, era una señal suficiente de que esta canción comenzaba a marcar el desenlace de la noche; reviviendo el vació de nostalgia “Stay Useless” y “I’m Not Part of Me” era la canción que todos estaban esperando y se volvió en una odisea de adrenalina, de principio a fin para hechizarnos de locura e incluso algunos no perdieron la oportunidad de surfear entre el público tratando de llegar al escenario.


Sin un encore planeado la banda subió para tocar “Wasted Days”, de una manera tan inesperada se convirtió en la canción de conclusión perfecta, encapsulando la voz raspaste de Dylan Baldi, los gritos del público y un slam enérgico. Podría asegurar que Cloud Nothings disfruta de causar el caos en el público y sin duda verlos en vivo le hace justicia a todo su sonido, lo feroz que puede ser el instinto de Cloud Nothings , lo demuestran proporcionando momentos impresionantes en el escenario. Es una experiencia ruidosa que es capaz de disolver tus tímpanos, crean remolinos corrosivos y se alimentan de la energía del público para dar un show explosivo, fueron la gasolina perfecta para una noche de lluvia en la Ciudad de México.


GALERÍA


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png