Entrevista con Cléa Vincent


Tras el lanzamiento de su último sencillo titulado “Gens de la nuit”, Cléa Vincent sigue siendo parte esencial de una escena musical francesa llena de ritmos electrónicos, bailables y que día a día incorpora diversos estilos sonoros para crear una identidad propia. Ya sea a través del uso de múltiples percusiones o de coros breves y pegajosos, su discografía es un continua invitación a mover el cuerpo y dejarnos llevar por la música.

En Vibras platicamos con la compositora y cantante para escuchar su perspectiva acerca de la fuerza reveladora de la noche, de su aproximación a géneros musicales como la samba, de las ventajas de trabajar con una disquera independiente y más.

En este último sencillo exploras la imposibilidad de asistir a clubes nocturnos debido a la pandemia, ¿qué es lo que te llama la atención acerca de esta situación y de la noche?

Cléa: La noche es una gran fuente de inspiración para mí: revela pasiones, sensaciones y el deseo. Como los vampiros, todas estas sensaciones y vibraciones están ahí para transformarme y ser menos tímida, volverme más carismática. Ni siquiera hablo acerca de consumir drogas o alcohol, sólo creo que la noche nos hace ser más hermosos, amables y misteriosos. He conocido a muchas personas durante la noche que me han inspirado a componer varias canciones. Cuando llegó el toque de queda a Francia fue como si la puerta a ese mundo maravilloso se cerrara, como si estuviera en prisión. No había conciertos, ni reuniones ni fiestas. Para mí fue como la muerte.

Me encantó el uso de sintetizadores y teclados, creo que le aportan una atmósfera envolvente a la canción. ¿Puedes platicarme cómo abordaste desde la composición “Gens de la nuit”?

Cléa: Claro. Primero compuse teclados y voz, sin la sección rítmica. Después se lo llevé al baterista de mi banda, Raphael Léger. Él tuvo la idea de poner ese ritmo sobre mis acordes, porque entre Raphael y yo tenemos una complementariedad entre la armonía de mi parte y el ritmo de la suya. No soy una especialista del sintetizador, así que todas esas texturas están a cargo de Raphael.


Siento que tu música es una continua invitación a bailar y a dejarse sentir corporalmente. ¿Qué opinas acerca de la relación entre sonido y movimiento?

Cléa: Recuerdo que cuando era niña tenía un juego en el que ponía casetes y tenía que caminar al ritmo de la música. Aún recuerdo esa sensación increíble de estar caminando y escuchando música en mi cuarto. Para mí la música y el movimiento corporal son indisociables, ambos me atraviesan y sólo puedo verlos juntos, de niña lo sentía como una energía mágica. A la fecha cuando escucho algo que me sacude hasta la médula, siento esa misma energía y vuelvo a ser una niña otra vez.

¿Qué tan importante es para ti que los y las cantantes decidan expresarse en su propio idioma?

Cléa: Tengo tal necesidad de expresarme, que sólo en mi lengua materna puedo decir todo lo que estoy pensando. Por otro lado, soy bastante geométrica en la manera de escribir mi música: empleo síncopas y frases musicales cortas. Y en efecto, hacer frases musicales cortas va muy de acuerdo con el francés. Mi manera de hacer música se acomoda muy bien con mi idioma. Si escuchas bien mis canciones puedes darte cuenta de que hay muy pocas notas largas, y de hecho el inglés se presta a cantar de esta forma. Entonces el tipo de fluidez que tiene el francés hace que mi forma de cantar se sienta muy natural. El verso alejandrino, que tiene catorce sílabas, es el que suelo emplear más para las composiciones de mis letras.

Regresando un poco en el tiempo, me parece interesante que en ‘Tropi-Cléa’ hayas tomado inspiración de ritmos latinoamericanos como la samba. ¿Cómo te aproximaste a estos estilos musicales para elaborar ese EP?

Cléa: La cosa con ‘Tropi-Cléa’ es que fue grabado en una sesión en vivo. Todos los músicos de mi banda, con los que he trabajado durante diez años, tienen raíces musicales cercanas al jazz, por eso se puede percibir esa soltura en las canciones. Fue escrito de forma más premeditada, minimalista y popera. En ‘Tropi-Cléa 2’ quise que todos pudieran expresarse de la manera más natural en el estudio. Es como si esos dos discos tuvieran photoshop y el hashtag #nofilter.


Ya que has estado tanto en sellos discográficos grandes, así como en independientes, me gustaría saber cuáles han sido las ventajas y desventajas que has encontrado en cada caso.

Cléa: Sólo encuentro ventajas con disqueras independientes. Tienes libertad, proximidad con las personas y es un compromiso a largo plazo. Mientras que con las otras, estás sujeta a la explotación e irte a la basura. Siento que son menos interesantes las propuestas musicales que tienen las grandes disqueras, aunque obviamente ha habido álbumes increíbles que han sido producidos por este tipo de sellos discográficos. Pero para mí lo mejor es estar en una independiente.

Finalmente, ¿qué artistas contemporáneos has descubierto recientemente que te gusten?

Cléa: Hoy descubrí un nuevo artista que se llama Charles Dollé. Lo que me encanta de la música es que todos los días puedo encontrar frutas que jamás había probado -ríe-.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png