Entrevista con ACTY


Amparo Carmen Teresa Yolanda, conocida también como ACTY por sus siglas, es el nombre de la banda originaria del estado de Hidalgo conformada por Iván Aguilar, quien toca la guitarra; Oscar Aguilar a cargo de la batería y Emanuel Cerón en el bajo.

Sus canciones, con tintes de noise, shoegaze y krautrock, te envuelven en una atmósfera sonora llena de energía donde guitarras hipnóticas, las líneas de bajo punzantes y una batería que brilla con cada beat son acompañados de letras inspiradas en la literatura.

El primer LP de ACTY llegó en 2016 y fue titulado de forma homónima a la banda ‘Amparo Carmen Teresa Yolanda’; dos años después dieron a conocer ‘Once Veinte’ y en 2020 salió a la luz su más reciente álbum ‘No Hay A Donde Ir’, en el que a través de los 9 tracks se cuenta la historia de un planeta invadido por seres que se alimentan de su energía y han logrado la manipulación de sus habitantes a través de mentiras; no obstante, éstos se cansan y deciden actuar.

ACTY se presentará el 30 de junio en el Ciclo Hipnosis, platicamos con Iván Aguilar sobre los inicios de la banda, ‘No Hay A Donde Ir’ y un poco de lo que podemos esperar en su próximo show.

Me gustaría comenzar con la historia de la banda, ¿en qué momento tienen la idea de formarla?

Iván: Empezamos más o menos como por agosto de 2015, tocábamos mi hermano, que es el baterista y yo nada más. Hacíamos covers de bandas como Prietto Viaja al Cosmos Con Mariano, de Él Mató un Policía Motorizado y de Los Planetas.

Entonces empezamos a hacer canciones propias y vimos que requeríamos a alguien que tocara el bajo e invitamos a Feme, que desde ese día hasta hoy está con nosotros, y pues le latió. Él ya tocaba anteriormente con mi hermano en otras bandas, ellos llegaban a tocar covers, ya se conocían, lo jalamos y así surgió la alineación original.

Algo que me llama mucho la atención de la banda es su nombre, ¿cuál es el origen? ¿hay una historia detrás?

Iván: Sí, primero fue la necesidad de buscar un nombre para la banda. En esa época yo estaba leyendo una novela del escritor Gustavo Sainz, la novela se llama ‘Compadre Lobo’ y pues se me quedó clavado que hay un personaje en específico que se llama Amparo Carmen Teresa Yolanda, es una chava.

Entonces yo tenía a cada rato el nombre en la cabeza. Un día en un ensayo les dije “¿Cómo ven si le ponemos así? ya nada más hacemos el acrónimo por si no lo quieren poner en los flyers, muy largo, ¿no?”

Pero pues ha habido flyers donde sí nos ponen con el nombre completo, entonces nos gusta presentarnos así en las tocadas, como Amparo Carmen Teresa Yolanda, pero creo que todos nos conocen como ACTY.


Y hablando sobre las tocadas, ¿recuerdas la primera vez que se presentaron en vivo?

Iván: Sí, la primera tocada que tuvimos en vivo, que puedo decir importante —porque las demás eran como fiestas con amigos y nada más. La primera impresión de ellos era que estaba chido; pero necesitábamos un público que nunca nos conociera— fue en el extinto Clavería 22 en Atzcapo.

Recuerdo que esa vez estuvo chido porque sí nos terminaron aplaudiendo y les latió lo que tocamos. De hecho, yo creo ya tiene mínimo unos dos años que no tocamos las rolas de todo el set del primer toquín, pero sí recuerdo que les gustó.

Fue una buena experiencia y nos dimos cuenta de que la banda sí podría rifar más adelante, después empezamos a buscar más toquines.

Su más reciente álbum, ‘No Hay A Donde Ir’, fue hecho en pandemia, ¿cómo ha sido su experiencia al trabajar en este contexto?

Iván: Las canciones las armamos prácticamente entre marzo del año pasado hasta septiembre, que era cuando casi en todas partes estaba el semáforo rojo.

Una vez que empezó a bajar un poco entramos en contacto con César, que toca en una banda que se llama Telephone Exchange que igual está muy chida, él tiene un estudio en Aguascalientes que se llama El Cochinero.

Nos lanzamos con él. Fuimos allá a grabar las canciones, estuvimos ahí unos cuatro días, mañana, tarde y si se podía también hasta la noche, con tal de que no se enojarán los vecinos.

En cuanto a la distribución queríamos esperar ¿no? Ya sabes, hacer casi lo que están haciendo todas las bandas, que es sacar un sencillo, esperarte un mes, otro sencillo y el disco lo íbamos a estrenar en este año, en 2021; pero dijimos “no, quién va a escuchar el disco lo va a escuchar”.

Nosotros somos partidarios de que si te gusta un disco pues escúchalo completo, de principio a fin. Y fue por eso que lo decidimos aventar así, sin previo aviso en noviembre, sin necesidad de hacer tanta publicidad; a pesar de eso siento que hemos tenido buena recepción y que ese experimento estuvo chido.

Portada: ‘No Hay A Donde Ir’ de ACTY

Sobre escuchar el álbum de principio a fin, lo hice así y me llamó mucho la atención la historia que presentan, este hilo narrativo que une los tracks ¿Cómo surgió esta como historia?

Iván: Lo que pasa es que yo estaba clavado hace como un año en textos de gnosticismo y de entidades parasitarias, también de culturas como Mesopotamia, dioses y todas esas cosas. Entonces de ahí surgió la idea de un planeta el cual fue invadido hace muchísimo tiempo por seres. Éstos se hicieron pasar por sus gobernantes y sus dioses. Los seres de ese planeta han vivido bajo una mentira.

Lo curioso de esto fue que nosotros teníamos la música y ya después empezamos a meter la letra. Ahí lo fuimos hilando; podíamos decidir de qué iba a tratar cada canción, por eso cerramos con “Fin del mundo”, que es cuando estos seres se rebelan y acaban con todo.

Ese es prácticamente el hilo conductor de todo el disco y hay muchas referencias tanto de literatura como de nuestro pueblo, de Tepeji del Río.

Y además de la literatura, que es muy evidente en cada una de sus canciones, ¿en qué se inspiran para componer?

Iván: Cuestiones humanas y también políticas; por ejemplo, la canción de “Laudato Sí” que es como tal una sátira ¿no? que, si no es un tanto político, sí religioso, de la encíclica papal o como “Podemos adivinar el futuro”, que es un homenaje al escritor Luis González de Alba que se quitó la vida… Sí, son cuestiones tanto de la vida diaria y también un tanto personales.


Antes de hablar de su presentación en el Clico Hipnosis, si su música fuera un color, ¿qué color sería?

Iván: Como un rojo, un rojo fuerte. Siempre me identificado mucho con ese color. Me gusta mucho. Entonces, luego me ha pasado que estoy tocando y no sé en los ensayos, se va a escuchar chistoso, cierro los ojos y lo primero que veo es ese color: rojo. Entonces lo primero que asocio con la música es ese color.

Dentro de unos días se presentarán en el Ciclo Hipnosis, ¿cómo se enteraron de esta noticia y qué sintieron al recibirla?

Iván: Un buen de emoción. Nos escribieron al mail de la banda y pues al inicio como que no lo creía, dije “no, pues igual es como un spam o algo así”, después me di cuenta, dije “ah no, sí es verdad esto”.

Esta chido porque anteriormente ya me había lanzado a otros ciclos a ver algunas bandas o incluso al Festival Hipnosis y era así como estaría chido un día estar aquí ¿no? Ves a las bandas y cómo cuando termina el termina la tocada, están ahí reunidos los músicos con parte de las personas que organizan el festival: todos platicando, y uno al lado echándose una chela viendo y dices “estaría padre en algún día pertenecer aquí”.

Entonces, sí te puedo decir que fue muy emocionante recibir la noticia y sobre todo hay como mucha expectación. Yo creo que cada que pasan los días hay adrenalina de ¿qué es lo que va a pasar arriba del escenario?

¿Ya habían tocado en vivo en tiempos de pandemia o será la primera vez?

Iván: Esta es nuestra segunda tocada, la primera fue en abril. Nos invitaron a Pachuca, un lugar que tiene poco que abrieron, se llama Helado oculto está muy chido, y pues como ya empezaban ahí los toquines fuimos la banda que inauguró esa vez en Pachuca. Entonces esta es nuestra, nuestra segunda tocada, pero la primera en la Ciudad de México desde marzo del año pasado.

¿Y cómo es volver a los escenarios luego de casi un año sin conciertos?

Iván: Híjole, pues está super chido, porque tanto nosotros como la gente ya tienen ganas de escuchar música en vivo. Nosotros de tocar y la gente de escucharla.

Y pues te puedo decir que esa vez que tocamos en Pachuca fue increíble, porque eran canciones que nunca habíamos tocado en vivo, las del nuevo disco, y la recepción fue increíble. No sé si ya las habían escuchado o si no, pero la gente estaba bailando, se quitaba la playera y se la pasó muy chido.

Eso es lo es lo padre, es como una primera vez esto que está pasando de nuevo, entonces tengo la expectación de que así pase esta vez en el Foro Indie Rocks.


¿Nos puedes contar un poco de lo que veremos ese día y por qué no perdernos su presentación?

Iván: Claro, vamos a tocar canciones del nuevo disco, por ahí estamos viendo si se puede concretar de una sorpresa, un invitado para ese día, pero pues todavía no puedo adelantar porque todavía no lo concretamos bien, pero puedo decir que la mayoría van a ser del nuevo disco.

Y sobre la banda, ¿tienen planeado algo a corto plazo? ¿qué podemos esperar?

Iván: Ya tenemos canciones para un nuevo material, nada más es cuestión de pulirlas, lanzarnos al estudio y grabarlas. Entonces, sí te puedo adelantar que vamos a sacar un nuevo material, no sé cuándo, pero sí.

Y en este año pues mínimo aventar el video de otro sencillo del disco, igual si lo permite el tiempo y la época en la que estamos viviendo, también seguir tocando. De entrada, tenemos otro evento ahorita en julio y pues me gustaría que mínimo una vez al mes pudiéramos estar tocando.

Por último, ¿cómo se ven a futuro?

Iván: Yo me veo tocando y sé que también el resto de la banda, porque yo creo que esto es de constancia. En una banda es eso ¿no? que duren, porque luego un integrante se va o se empiezan a desanimar y ya valió, entonces la durabilidad y sobre todo seguir tocando en escenarios más grandes. Y claro si se puede, que de hecho es algo que estoy seguro que sí va a pasar, tocar en otras partes del mundo.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png