top of page

Entrevista con Señor Kino


señor-kino-aurora-boreal-nuevo-album

Desde Hermosillo, Sonora, Señor Kino es culpable de un sueño onírico noise-ero capaz de difuminar la línea entre la fantasía y la realidad, su sonido giratorio entre tintes shoegaze, una belleza dreamy y rebeldía surf rock, lxs ha convertido en una de las bandas más importantes de la escena musical mexicana. Capaces de crear una atmósfera de colores vibrantes y matices pastel, desafiando sentimientos existenciales y aventuras de espíritu adolescente, están de regreso con su tercer álbum: ‘Aurora Boreal, un viaje surrealista que nos lleva del caos, hasta el final del arcoíris. Un disco que presencia los fenómenos del mundo, la ansiedad e incertidumbre cuando las nubes del atardecer comienzan a desaparecer, y la consciencia de la mente resucita con reflexiones personales, experiencias y batallas que nos recuerdan cómo hacer de la vida un poco más placentera.

Karl Neudert (voz y teclado), Carolina Enríquez (bajo y coros), Sofía León (guitarra y coros), Ramsés Calderón (guitarra) y Erubiel Cuen (batería), le hacen frente a la catarsis con un álbum mágico y misterioso, una experiencia que marea tan bonito en una expedición sonora, con infinidad de emociones y pensamientos profundos para cuestionarnos nuestra estancia en la Tierra. Esta vez, son 4/5 de lxs integrantes de Señor Kino (te extrañamos, Ramsés), quiénes nos llevan de la mano para descubrir las historias de ‘Aurora Boreal’, su cambio de sonido, historias y teorías, la dualidad en el cosmos y sentimientos que explotan.

Hay un momento en la vida en el que te das cuenta que lo que estás haciendo un impacto, en este caso, el hacer música podría convertirse en algo más serio. ¿Cuándo fue ese momento para Señor Kino?

Erubiel: Creo que cada quien lo sintió diferente. En mi caso fue cuando fuimos por primera vez a la Ciudad de México, nos recibieron tan cabrón en una ciudad que no era Hermosillo. Es súper lindo ver que lo que estás haciendo tiene un alcance más allá de lo que te imaginas y pues, que te reciban en una ciudad y te hagan sentir bien, siempre se siente muy bonito.

Sofía: Sí, cuando comenzamos a viajar, conocer más gente y ver que teníamos fans en diferentes partes de la República. Dije: “wow, mucha gente está viendo lo que hacemos”. Ese es un sentimiento bien bonito.

Karl: Tal cual, cuando empezamos a viajar haciendo música, es cuando nos dimos cuenta de todo el alcance que tenemos, lo que estábamos haciendo y logrando.

Carolina: Y también cuando nos empezaron a invitar a festivales más grandes y más serios, ya fue como: “ok, bueno, esto va en serio”.

Cuando buscas en google ‘Señor Kino’ aparece dentro de lo más buscado: Señor Kino es lavado de dinero. ¿Podría explicar qué está pasando ahí?

Sofía: Mi versión de la historia es que fue un tweet de Erubiel que se salió de control.

Erubiel: Sí, fue un tweet, pero hay un contexto detrás y era como una broma entre Felipe y yo, éramos los que siempre cargábamos cuando salíamos de la ciudad y sí llegamos a cargarnos unos 5-10 mil pesos en la mano y nos daba mucha risa, nomás el término de que “estábamos lavando dinero”, pero hasta ahí. La verdad, es un tweet que se salió de control y todo bien, o sea, sí estamos dados de alta en el SAT. Pero ya sabes como es la raza, es incontrolable.


Otra de las curiosidades de Señor Kino es que en su biografía/descripción de Spotify sigue apareciendo que hacen surf-punk desde Hermosillo, Sonora, pero creo que ahorita su sonido se acerca mucho más al shoegaze. ¿Ustedes que opinan? ¿Cómo definirían esta nueva etapa?

Sofía: Yo personalmente, siento que lo que estamos haciendo sí es shoegaze, con sus tintes de dream-pop. Y nuestra descripción en Spotify sigue siendo surf-punk

Carolina: ¡Les dije! Sofía: …pero este último disco no tiene nada que ver. Tiene un toque de lo que hacíamos antes, o sea, nuestra esencia, pero ya no es surf-punk.

Carolina: Yo creo que desde un el principio, siempre fue como muy dream-pop con toques del surf-punk, pero porque nos gustaban mucho Los Blenders y Dinosaurios Surf Club, fue así como nació la banda, pero ya después, no sé, en ese entonces teníamos 16, 17, 18 años… y empezamos a descubrir otras cosas.

Karl: También siento que siempre nos ha gustado mucho la música ruidosa, como que nos atrae mucho la distorsión. Desde siempre, desde que tengo memoria, siempre nos han gustado ese tipo de bandas, con esos sonidos y pues, creo que es con el género que ahorita más nos identificamos: un dream-pop shoegaze-ero, vaya.

¡Felicidades por ‘Aurora Boreal’!, ya necesitábamos un disco de Señor Kino y creo que valió la pena la espera. ¿Cómo fue para ustedes darle vida a este disco en comparación a los anteriores? ¿Trabajar con nuevos sonidos, diferentes productores y crear lo que hoy es ‘Aurora Boreal?

Erubiel: Grabar un nuevo disco siempre es un proceso de aprendizaje, porque siento que cada vez estamos más preparados para eso, ¿sabes? Aparte, estamos descubriendo que más podemos hacer, cuáles son los nuevos sonidos y en general, fue como muy experimental el asunto.

Carolina: Por ejemplo, cuando grabamos los primeros discos, pues sí, estábamos muy pequeños y no sabíamos mucho de producción, mezcla y todas estas cosas, y grabamos esos álbumes en el 2017 y 2018. Estuvimos en un lapso de dos-tres años sin tocar nada nuevo, nada más de tocar en festivales y tocadas con otras bandas, nos centramos mucho en eso y creo que nos saturamos un poco, porque era más difícil volver a componer. Nos esperamos a juntar las suficientes canciones y grabamos una gran parte en el 2020, justo antes de terminar y que lo pudiéramos sacar, llegó la pandemia. Si no hubiera sido por eso, serían solo dos años sin sacar material, pero pasó y fue un año más de espera. Entonces, siento que por ese período de tiempo, se nota mucho el cambio de este álbum, al anterior.

Sofía: Fue un proceso de viajar mucho juntxs, escuchar música juntxs, ver nuevas bandas juntxs… siento que desde esos momentos, fue cuando empezó el proceso de este álbum, el comenzar a conectar de una nueva manera con ciertos en los géneros y sonidos. En cuanto a este álbum, como dice Erubiel, fue algo nuevo, como una experimentación.

Karl: ¡Nos sirvió un montón para experimentar! Porque nunca nos habíamos metido a experimentar en el estudio, era más ir a grabar las canciones y salir, no estar ahí jugando con lo que estábamos grabando, y siento que eso le dio ese “más” a este álbum.

Carolina: Como que antes estábamos más acostumbradxs, conocíamos las dos guitarras, un bajo y batería, lo normal en una banda y siempre han habido los teclados que toca Karl, pero no durante toda la canción, ya para este disco metimos más cosas en las canciones: tratar de llevarlas a más detalles, más sonido, más bases y atmósferas, a que se abrieran más. De tener el álbum casi listo en el 2020, hasta el día de su lanzamiento un año después, ¿hubo grandes cambios en el disco o se mantuvo muy similar?

Carolina: Sí, ¡bastantes!

Karl: Se agregó a “Aurora Boreal”, esa canción no iba a venir en el álbum y lo agregamos en 2021, si no me equivoco.

Sofía: Sí, este año nació esa canción.

Portada: ‘Aurora Boreal’ de Señor Kino

Escuchando el álbum de principio a fin, con las letras y los videos musicales, siento que este disco puede estar contando una historia escondida. ¿Eso fue intencional o cómo conectarían los diferentes universos de ‘Aurora Boreal?

Karl: Pues sí, sí hay una historia, pero no es de esas que puedas ir leyendo y así, pero hay varios detalles, como letras que se conectan y se nos hizo interesante, algo intencional hacer esas conexiones para dejarlo a la perspectiva de las personas o quién sea que lo escuche. Es un álbum fantasioso, algo soñador, vaya, y que habla de muchas cosas surreales que se pueden sentir como una historia. Estuvo muy interesante escribir las letras de este álbum, la verdad.

Sofía: Y dentro de toda esa fantasía, pues existe la realidad, las cosas que son reales-reales y que también sentimos, como el caos y todo lo que está pasando en el mundo… pero lo manejamos de una manera fantasiosa. Sí nos han dicho que es un álbum que se puede percibir como un cuento o algo así, y está chingón, siempre es interesante escuchar las diferentes perspectivas de la gente.

Hablando de la realidad y la fantasía, Señor Kino hace que esa dualidad coexista bastante bien. ¿Dónde o cuándo dirían que la línea entre realidad y fantasía comienza a difuminarse?

Erubiel: Es una pregunta muy profunda. Pero supongo que cada quién construye su realidad, entonces es muy diferente para cada persona…

Carolina: ¡Ahí es donde yo digo que se conectan!, en él cada quien construye su realidad. Pero yo diría que la realidad-realidad es la que son hechos comprobables que podamos ver y que afectan a todo mundo por igual.

Erubiel: La ciencia…

Carolina: La fantasía, pues es lo que tú quieres de la vida o no sé, de las cosas que se ven más inalcanzables y es ahí donde se conectan es cuando tú las llevas a cada uno y tú comienzas a construir tu propia realidad…

Erubiel: Ay, estuvo chida, me gusta. En ese mundo de ensueño, también está muy presente el hablar del cosmos, los planetas y fenómenos surreales de la realidad, como lo es una aurora boreal. ¿Qué es lo que les llama tanto la atención de esos sucesos?

Karl: Al menos a mí, personalmente, quería hablar de ese tipo de cosas inalcanzables, porque habíamos hablado de cosas bien literales en los otros álbumes. Aparte, siento que se combinó muy bien con todo lo que llegamos a sentir en la cuarentena: de querer salir, que todo se sentía bien loco… se sentía como surreal. Así que, hablar del espacio funcionó y se conectó muy bien a lo que sentíamos en ese entonces.

Carolina: No está Ramsés aquí, pero él fue quien compuso muchas de las canciones que mencionan al Sol y a la Luna, y esas cuestiones más existenciales que llevan a cuestionarnos. Y pues como él diría cuando nos preguntan este tipo de cosas, él piensa mucho, en lo que significa ser tan pequeños como seres humanos en este universo tan grande, en lo insignificantes o significantes que podemos llegar a ser y con todo ese cuestionamiento interno que hubo durante la pandemia, realmente aprender del tiempo que tenemos aquí en la tierra y que es lo que hacemos aquí. Muchas de esas canciones, él las escribió antes de que llegara la pandemia, y creo que logramos conectar todxs con todo y así.

Sobre las canciones de ‘Aurora Boreal

“Sueño” es la canción instrumental del álbum y me parece bellísima, una nueva faceta bastante interesante en su sonido, pero, ¿cómo nació esta canción?

Sofía: Es un riff de Ramsés, que él creo y que yo fui agregando teclados, hasta que se formó el sonido final en el estudio. Me acuerdo muy bien de ese día y como termino sonando así, bien, mágico.

Karl: Es que fue mucho de estar ahí, experimentaron del estudio, de hecho, yo no participé en nada de esa canción, yo solo llegué y ya estaba así, sonando y dije: “wow, que pasado de lanza”.

Carolina: Yo tampoco le metí nada, pero está muy bonita.

Erubiel: Yo tampoco le metí nada. Fue todo gracias a Sofi, Ramsés y Sebas, ¿no?

Carolina: Trabajamos con Sebastián Neyra de Mint Field, él fue el productor de este disco y también Felipe García, que es nuestro manager, amigo y productor nuestros discos pasados. La grabación de la mayoría de las canciones en estudio en marzo del 2020, trabajamos con Sebastián y pues estar con él, tuvo mucho que ver con esta parte experimental.

La transición de cuando termina “Sueño” y comienza “Plantita”, es de lo más wow del álbum…

Karl: ¡Esa es mi parte favorita del álbum! Gracias.

Es difícil sacarse de la cabeza la letra de “Hora de Dormir”, ese ‘está amaneciendo ya vámonos a dormir’ es hipnótico. De todas sus aventuras y experiencias, ¿recuerdan alguna que evoque ese sentimiento de no dormir y ver el amanecer de un nuevo día?

Carolina: Yo me acordé mucho de una vez que fuimos a la Ciudad de México y que nos pusimos bien, bien, bien locos y que nos quedamos despiertos por mucho tiempo. ¿Te acuerdas que estábamos fumando en el balcón y que nos queríamos ir a dormir, pero no podíamos? [le pregunta a Sofía]. Y como que la CDMX tiene este vibe, que yo no sé, porque no soy de ahí, pero cuando voy lo percibo así: como una ciudad muy gris, en la que siempre está lloviendo, hay mucha gente y como que me hace sentir bien chiquita y más porque estábamos bien chiquitos cuando fuimos, solo estábamos ahí porque íbamos a tocar, no sabíamos ni cómo movernos, ni ser responsables de nosotros mismos -no somos adultos bien-bien aún y está bien loco eso. Esa es la sensación que me da “Hora de Dormir”, aunque la hizo Sofía, como que me recuerda mucho a ese momento de no poder dormir estando lejos.

Sofía: Yo la compuse pensando en un momento personal mío y muy específico, pero creo que cualquiera que haya pasado despiertx hasta la mañana siguiente, se puede identificar, está pensando en la mañana que no puedes dormir y estás pensando cosas feas.

Karl: Igual en la CDMX, cuando nos poníamos locos, a veces era difícil dormir y entiendo el sentimiento de estar viendo el amanecer y Sol está saliendo, ves pasar un nuevo día y tú sigues despierto…

Carolina: Pero con una ansiedad en el estómago.


Siendo “Aurora Boreal” la última canción del álbum, ¿qué es lo que habrá al final del arcoíris?

Erubiel: Lo inalcanzable.

Karl: Tengo esta idea desde que era niño y por lo que veía series, películas y cuentos que una vez llegando al final del arcoíris, puedes llegar a cumplir tus deseos, ¿no? Como que siempre es así, hay un bato que tiene oro…

Sofía: Una olla…

Carolina: Un cofre…

Karl: Sí, con un cofre con oro. Y sí, como que siempre lo asocié con eso: con los deseos y lo inalcanzable. De eso trata “Aurora Boreal”, de ir a buscar el final del arcoíris, aún sabiendo que tal vez no se puede, sabiendo que es imposible, pero seguirlo buscando y tratando de que se cumplan tus deseos.

Para alguien que vaya a escuchar el álbum por primera vez o planea regresar a él, ¿cómo recomendarían escucharlo? ¿Cómo debe ser su atmósfera para disfrutarlo en su máximo potencial?

Sofía: En el carro.

Karl: Yo creo que está lindo en el cuarto, bueno, a mí me gusta escuchar música en mi cuarto. Siento que sería un buen mood para escucharlo, encerrado y solo.

Erubiel: ¿En el cuarto de cada quién o en tu cuarto en específico?

Karl: No, en el cuarto del Erubiel.

Erubiel: Pues igual, creo que tiene que ser como a las 5 de la tarde, ya cuando esté bajando el Sol. No es un álbum mañanero, ni madrugador, ni para cuando hay mucha luz. Después de las 5 de la tarde, ya es algo bien.

Por cierto, duda rápida, ¿qué opinan de qué algunas personas consuman diferentes sustancias al escuchar Señor Kino?

Sofía: No lo podemos evitar.

Erubiel: Confunden libertad con libertinaje.

Sofía: No lo estamos incitando, pero cada quién es libre.

Karl: ¡Muy bien!, háganlo.


Un clásico de Vibras: si Señor Kino fuera un animal, ¿cuál sería y por qué?

Erubiel: Creo que cada uno sería un animal diferente, no seríamos el mismo animal. Por ejemplo, no me gustaría decidir por Ramsés… pero podemos empezar con él. ¿Qué animal sería Ramsés?

Karl: Sería uno de esos perros que son grandes y peludos, ¿saben cuáles?

Todxs: No.

Erubiel: Bueno, ahí está Ramsés. ¿Quién sigue?

Carolina: Una vez fuimos a terapia grupal por diversión y nos dijeron un animal relacionado a nuestro carácter, Karl era un monito, Sofía y yo éramos águilas…

Erubiel: ¿Yo que era? Un elefante, creo.

Sofía: Yo, una vez, hace un chingo, soñé que era un leopardo y que corría bien rápido.

Karl: Yo una vez soné que era un mapache.

Carolina: Yo no me identifico con el águila, así que una mariposa.

Conociendo más a Carolina, Sofía, Erubiel y Karl de Señor Kino…

Sí pudieran viajar en el tiempo para ver a una banda o artista, ¿a quién verían?:

Sofía: Nirvana.

Carolina: Hole.

Erubiel: Yo creo que viajaría al 2003, para ver a Blink-182 del 2003. No, mejor del 2001.

Karl: My Bloody Valentine de los 90s.

Carolina: Me llevas.

Cereal favorito:

Karl: Lucky Charms.

Carolina: Lucky Charms.

Sofía: Lucky Charms.

Erubiel: Choco-krispis.

En el video de “Aurora Boreal” están vestidxs de un solo color, ¿pero es ese su color favorito?:

Erubiel: ¡Yo si ando con mi camiseta roja de “Aurora Boreal”!

Karl: El mío es el morado.

Carolina: No, escogí el rosa porque se veía dreamy, pero me gusta el morado, el rojo y el verde.

Sofía: Baby blue y el negro.


Comments


Facebook - Vibras I Vol.14.png

LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

bottom of page