Entrevista con Tulsa


Tulsa, una de las artistas más importantes y consagradas de España, sigue haciendo música y sorprendiéndonos con sus increíbles composiciones capaces de encerrar todo un universo en melodías armoniosas de una lírica asombrosa. Durante este confinamiento, en el que cientos de cambios mundiales han llegado, el estreno del videoclip para “Yo No Nací Así” nos dio el pretexto perfecto para charlar con ella.


He conocido a alguien que me recuerda a ti”

España estaba por celebrar la Fiesta de San Isidro en el mes de mayo. Además de la cancelación de conciertos y festivales, ¿qué otros cambios ha traído la pandemia para Tulsa y qué piensas de ellos?

Tulsa: Nos ha traído la cancelación de conciertos, eso es verdad. La presentación más importante que teníamos era la de San Isidro en la plaza mayor de Madrid... Era algo que me hacía mucha ilusión porque desde hace unos años el festejo abrió sus puertas a grupos indie como el nuestro y eso es algo que no sucedía con anterioridad. También teníamos un festival en el Matadero, giras por la península y viajes al sur, por País Vasco... En cuanto a los otros aspectos yo creo que lo que más ha cambiado, o cambiará a raíz de la contingencia, es el contacto entre las personas. Los conciertos y la música están muy ligadas al contacto físico, al ritual de reunirse y compartir un momento... Con todo lo que ha pasado, y las propuestas del streaming, creo que esperaría encontrar un ambiente de reflexión y de calma... Creo que por lo menos durante un año este tipo de contacto que acostumbrábamos se verá limitado y hará que la música viaje por otros caminos. Todos hemos experimentando esos momentos de soledad en nuestras casas, de dolor y angustia en los que un bálsamo importantísimo es la música. Ella va a seguir ahí, será necesaria y creo que la pandemia cambiará eso... Habrá una gran manifestación artística porque esta experiencia humana es insólita y de ella van a nacer muchas cosas... Siento que habrá un cambio de paradigma en los shows en directo e imagino que serán conciertos más pequeños y que esta cosa "macro" que se nos había ido un poco de las manos va a ser más manejable... Al menos eso es algo que me gustaría ver a mí.



¿Qué es lo que más extrañas de los tiempos antes de la contingencia y qué aprendizajes te ha dejado este acontecimiento?

Tulsa: Hecho de menos la libertad de poder hacer lo que quiera... Yo vivo en Madrid y mi familia vive en el País Vasco, está como a 500 kilómetros y siento que es una especie de secuestro el no poder ir a verlos... Creo que se extraña eso, lo que antes era una cosa que no te planteabas y ahora no puedes hacer tan a la ligera. Cosas como tomar el autobús y partir a cualquier sitio... En fin. Estas condenado a estar en un sitio y eso es complicado. Me ha sorprendido muchísimo la adaptación que todos hemos tenido ante esta situación. La aceptación y el verlo como algo que te trasciende completamente y como una oportunidad que te trae otras cosas que no esperas... De eso hablamos en el video de "Yo No Nací Así" porque alimentas tu imaginación a través del cine, de las pantallas, revisas tu vida, etcétera... Tenemos una pausa para ver lo que ha llenado nuestros discos duros con sus recuerdos y creo que el poder viajar de nuevo por esos lugares hace que veamos todo con una perspectiva diferente.


A lo largo de tu trayectoria profesional, ¿qué te ha enseñado la música y cuál es el recuerdo más bonito que tienes junto a ella?

Tulsa: La enseñanza tiene mucho que ver con la libertad. Para mí el hacer música es como una manera de estar en el mundo y sentir una intimidad muy fuerte en mí persona. Si a eso le agrego el estar en movimiento y andar siempre en marcha, entonces siento que tengo una misión en la vida y eso me lleva a sentir un impulso muy fuerte por vivir... La música también me hace conocer otros países, otra gente, otras culturas y vivir la libertad, tal cual. sobre los recuerdos que me ha dejado creo que lo que más me impacta siempre es moverme de España, entonces un par de recuerdos que tengo muy presentes son los viajes a Estados Unidos y México.


¿Cómo han sido tus días en esta contingencia?

Tulsa: He conectado con mi falta de austeridad, la verdad (risas)... Antes tenía una vida demasiado fuera de casa. En Madrid las cosas son así, se lleva un ritmo muy callejero y entonces el quedarme en casa me ha hecho hasta cocinar por primera vez en mi vida (risas)... Eso y vivir el tiempo de otra manera es lo que he estado haciendo... Yo creo que antes de que esto pasara todos echábamos de menos la lentitud del tiempo. Los horarios ahora son diferentes y yo creo que, como a la cabeza la puedes someter a varios ritmos de trabajo diferentes, estamos cambiando.



En tus composiciones tenemos una constante mirada al pasado además de referencias al arte y la literatura. ¿Qué piensas de esta relación entre los seres humanos, su historia y la creación artística?

Tulsa: Es como el cocinar que te decía antes. Es una manifestación humana más (risas)... En el momento en el que tienes algo que resolver, ya sea un dolor, una pérdida, o lo que sea, vas a tener que sublimar esa energía negativa o dolorosa en algo que te ayude a comprender lo que está pasando y a reconstruirlo... Por supuesto a representarlo en cualquier forma; un texto, una canción, un guiso, qué se yo, y entonces lo ves con una perspectiva diferente en la que deja de doler tanto. Partiendo de ahí creo que el arte es esencial e inherente al ser humano... Iba a decir que hay que cuidarlo con políticas que lo protejan, pero creo que aunque no se cuide es mucho más fuerte que todo eso. Siempre se abre paso, siempre se abre camino y en una situación global tan brutal como la que estamos viviendo eso quedará demostrado. Hay muchísima restricción presupuestaria en todo, voces que amenazan la cantinela, hay cambios, pero al final, como es una cosa imparable, habrá esa necesidad de crear. Siempre habrá un interlocutor porque nosotros somos autores e interlocutores, por no mencionar el término artista y consumidor... Estamos en los dos sitios siempre.


Si tuvieras que definir la esencia de Tulsa con cinco canciones propias, ¿cuáles escogerías y por qué?

Tulsa: Yo creo que a lo largo de los años me he dado cuenta que tengo dos vertientes a la hora de componer; una tiende a la luz y la otra hacia la oscuridad, hacia esa parte más punky. Partiendo de lo más reciente a lo más lejano elegiría "Atalaya",del último disco, como la canción más representativa de esa parte cañera y oscura, después "Canción" porque habla de los problemas a los que te somete la composición de la música, lo mal que se pasa o lo bien que se vive y tiene que ver con lo que decía de los procesos creativos para comprender o elaborar algo. Después me iría por "Oda de Amor Efímero" para representar esa parte de la luz y la belleza. Creo que esta canción también ha tenido bastante repercusión y tiende a buscar el preciosismo y muchas capas de sonidos. Para mi lado más romántico, dependientón y como de arrastrarse (risas) escogería a "Los Amante del Puente" y la última sería "Machaco" porque habla del fin del mundo (risas)... Es esa parte catastrofista que siempre ha estado ahí...


Aprovechando que mencionaste "Oda de Amor Efímero" y "Los Amantes del Puente" queremos preguntarte ¿qué significa para ti el amor?

Tulsa: El amor es como una droga fatal. Te hace sentir un poder sobrenatural y cuando desaparece te sientes morir. No es una cosa banal. Se puede tratar como algo inofensivo, cursi y domesticado, pero en realidad es una fuerza salvaje y absolutamente fiera.



¿Y que representaría para ti la tristeza dentro de la música?

Tulsa: Un poco lo mismo. Creo que de toda la gama de emociones que podemos tener, la tristeza es una especie de gasolina para las canciones. Es una emoción muy poderosa que hará lo posible por salir del cuerpo, entonces por eso inspira