Entrevista con Sparks


A casi 50 años de su álbum debut, Sparks está de regreso con ‘A Steady Drip, Drip, Drip’, el 24º disco de su larga y variada carrera, pero los hermanos Russell y Ron Mael no parecen tener intención de detenerse. El 2020 estaba destinado a ser uno de los años más importantes de la trayectoria de Sparks con un nuevo álbum, el estreno de Annette (un musical que ellos escribieron protagonizado por Adam Driver y Marion Cotillard y dirigido por Leos Carax) y, como si eso fuera poco, un documental sobre su carrera dirigido por Edgar Wright. Platicamos con Ron Mael sobre su carrera, su primera visita a México y todo lo que aún les espera. Primero que nada, muchas felicidades por el nuevo disco.

Ron: Muchas gracias. Cuando haces un disco nunca sabes cuál va a ser la reacción, pero en este caso ha sido mucho más de lo que nosotros esperábamos así que estamos emocionados. Estaba leyendo las reseñas y todas parecen ser muy positivas…

Ron: Sí, hay veces que eso pasa y hay veces que no, así que atesoramos mucho estos momentos. Terminas cada disco y crees que es algo especial, si no no te molestarías en sacarlo y esto siempre es lo que quieres que pase.


Después de tantos discos me parece increíble cómo pueden seguir lanzando música tan buena. Este siendo su disco 24, creo que no sé de otras bandas que hayan logrado eso.

Ron: Gracias, aprecio eso porque no queremos caer en la trampa de vivir en el pasado, en el que otras bandas que han existido por tanto tiempo han caído. Nosotros nos esforzamos en cada álbum para fingir que es el primero y que hay gente que nos va a escuchar por primera vez con estas canciones. Por eso sentimos la necesidad cada vez de sacar algo fuerte. Creo que esa puede ser una de las razones por las que tienen seguidores tan dedicados, estaba viendo sus redes sociales y son muy activos en ellas. También noté que hay varias personas que siempre están pendientes y comentando. Siento que es un tipo de admiración muy particular porque muchos artistas de ese tipo tienen fans casuales, pero los suyos parecen estar muy dedicados a su trabajo.

Ron: Sí, es casi como un club especial para esas personas, o una sociedad secreta donde sienten que son parte de una comunidad que los entiende. Es inspirador para nosotros porque esperan sorpresas, sabemos que no los vamos a ahuyentar haciendo cosas a las que tal vez no están acostumbrados de Sparks. También se refleja mucho en el público en vivo, hay todo tipo de gente. En todos los lugares en los que tocamos hay fans que hemos visto por años, pero también hay gente nueva que nos acaba de descubrir gracias a nuestra presencia en línea. Estamos muy ansiosos de poder tocar en vivo otra vez.

Cover Art: A Steady Drip, Drip, Drip @ Sparks

Eso es una gran parte de su música, ¿no? Porque tienen estos personajes y cierta dinámica que siempre ha existido cuando tocan en vivo. ¿De dónde vino la inspiración para hacerlo?

Ron: Cuando estábamos empezando nos encantaban las bandas británicas del momento y todos eran muy extravagantes y saltaban por todos lados. Yo siendo un tecladista no sabía qué hacer para encajar con la banda. Soy una persona bastante estoica de cualquier manera, así que decidí ir por ese camino y por alguna razón logré que me prestaran la misma atención que a toda la gente que andaba saltando por todos lados. Sobre el nuevo álbum, ¿cómo crees que difiere de sus otros discos? ¿Qué crees que lo hace especial?

Ron: No es algo que hicimos intencionalmente pero las canciones parecen tener una profundidad mucho mayor a cualquier otra cosa que hemos hecho antes. Obviamente lo grabamos antes de la situación del coronavirus así que no tuvo nada que ver con eso, pero tal vez como es nuestro (álbum) 24 quisimos rascar un poco más abajo de la superficie. No teníamos un concepto a la hora de grabar, no sabíamos cómo queríamos que sonara, a veces sí sabemos pero como ya hemos tenido tantos estilos diferentes pudimos usarlos para que cada canción funcionara por sí misma. Me pareció muy interesante que abrieran con “All That”, la canción tiene elementos acústicos pero también es una especie de himno. No suena como nada más en el álbum así que quería preguntar por qué la eligieron para abrirlo.

Ron: Lo más difícil de hacer un álbum es el orden de las canciones, así que estábamos debatiendo porque a veces te preocupa que la gente solo escuche los primeros diez segundos de la primera canción y que no le interese. Esa canción parece una buena entrada al álbum, la letra no es como lo que usualmente escribimos, es una canción de amor sincera, pero creo que establece bastante bien el tono que queríamos para el disco, diferente a lo que habíamos hecho antes.


Cuando estaba escuchando el disco noté que en “I’m Toast” mencionan a Alexa (Amazon) y en “iPhone” está la frase “put your fucking iPhone down”. Ustedes siempre han sido una banda que ha abrazado las nuevas tecnologías, además de que ahora son muy activos en sus redes sociales, ¿qué crees que es lo bueno y lo malo de estas nuevas tecnologías o qué los inspiró a escribir estas canciones?

Ron: Pues obviamente la tecnología es la razón por la que somos capaces de hacer música hoy en día. Russell tiene un estudio en su casa en el que podemos grabar libremente sin necesidad de apoyo económico, y eso es gracias a que la tecnología es muy accesible para cualquier persona. Tienes plugins y un tablero como el de Abbey Road por prácticamente nada, es un momento increíble en ese aspecto. El lado de la tecnología que inspiró una canción como “iPhone” es cuando la gente pierde contacto con la realidad y vive a través de sus aparatos, específicamente los iPhones. Pienso que ser anticuados y juntarse en persona a convivir no es algo malo. Después de tantos años y tantos discos, ¿nunca se encuentran con bloqueos creativos?

Ron: Escribir siempre es difícil. Yo siempre creí que después de hacer tantos discos se volvería más fácil pero hay momentos en los que sientes que no vas a ningún lado y mi única manera de luchar contra eso es seguir escribiendo con la seguridad de que eventualmente algo saldrá. Sé que no puedo rendirme en los momentos frustrantes y solo esperar a que algo pase, tengo que seguir buscándolo. Estoy constantemente intentando crear cosas sabiendo que dentro del caos he podido salir adelante.


¿Así que en ese sentido dirías que tu estilo como compositor se ha mantenido más o menos igual?

Ron: Ha cambiado en el sentido de que en el pasado escribía canciones solo y las llevaba al estudio, fuera un estudio comercial o el de Russell, y encontraba maneras de arreglarlas y alterarlas, pero trabajando a partir de lo que ya había escrito. En cambio, para los últimos discos que hemos hecho lo que me ha ayudado a salir de mis bloqueos ha sido escribir directamente en el estudio. Ahora grabamos cosas y luego vemos cómo podemos convertirlas en estructuras para nuestra música. Eso ha estado pasando desde que tenemos nuestro propio estudio, porque no puedes hacer eso cuando siempre estás viendo el reloj. Cuando trabajamos ahora no sabemos lo que estamos haciendo, pero esos tienden a ser los momentos en los que se nos ocurren cosas más interesantes. Su primer concierto en México fue hace dos años, ¿por qué creen que tardó tanto?

Ron: No tengo respuesta, excepto que fue estúpido [ríe]. Debimos haber ido desde hace muchos, muchos años, especialmente siendo del sur de California. La reacción fue algo inspirador, tanto en el festival [Corona Capital 2018] como en general estando ahí, fue básicamente estupidez de nuestro lado. Una vez que podamos salir de gira otra vez no cometeremos el mismo error.


Este iba a ser un año muy ocupado para ustedes, con Annette, el documental y el nuevo álbum, ¿cómo están lidiando con todo ante la situación actual?

Ron: En cuanto al álbum, tuvimos que aplazar el lanzamiento físico hasta julio, pero no queríamos esperar para estrenar la música así que la sacamos en la fecha original. Intentamos no dejar que las circunstancias controlaran eso porque queríamos que la música estuviera disponible ya. En cuanto a Annette, está 95% completa y aunque no sabemos a ciencia cierta cuál es la situación de los festivales de cine o de los cines en general esperamos que pueda tener su estreno. Tenemos mucha suerte porque se terminó de rodar a fines del año pasado, así que solo es cuestión de cómo sacarla. Lo mismo para el documental, Edgar Wright lo dirigió y tiene en mente un corte de dos horas y media que se pueda estrenar en en cines y luego se pueda poner en plataformas de streaming. Es frustrante para nosotros, no tanto por el álbum, aunque sí es frustrante en el aspecto de conciertos, pero las películas duelen porque creemos que Annette es algo muy especial y no podemos esperar para que la gente la pueda ver. ¿Cómo fue pasar de música a cine? Nunca habían hecho algo así y ahora tienen ambos proyectos al mismo tiempo.

Ron: Creo que nos ayudó a crecer musicalmente, porque es una mentalidad completamente diferente trabajar con estructuras musicales de tres o cuatro minutos a trabajar en una narrativa musical. El diálogo de Annette es 95% cantado así que fue un reto hacer algo que es musical en ese aspecto pero que también tiene un hilo narrativo de más de dos horas. Creo que haber trabajado en cine nos ayudará cuando volvamos a hacer canciones individuales porque es un acercamiento distinto y te emociona regresar a trabajar con esas restricciones de tiempo. Tuvimos mucha suerte de trabajar así y creo que nos ha beneficiado mucho.

‘A Steady Drip, Drip, Drip’ ya está disponible en todas las plataformas digitales y la versión física estará disponible el 3 de julio en la página oficial de Sparks.


ENTREVISTA DEL MES

102409644_257365522159970_21511836636071