Entrevista con Pom Poko


Cuatro mentes unidas para tocar durante un show de jazz fue el inicio de lo que ahora es Pom Poko, una banda originaria de Noruega que llena nuestros oídos de sonidos divergentes que van desde el punk hasta algo más suave como un jazz, pero siempre con contrastes que nos sorprenderán.


“Empezamos a escribir temas y canciones que salieron solitos… Nosotros teníamos referencias musicales comunes entre los cuatro, de música rock que a lo mejor se considera un poco rara o con influencias muy alejadas del rock, pero nunca hubo una meta específica para que el sonido de la banda fuera uno en particular”. Así fueron los inicios de Pom Poko, quienes eligieron este nombre por la película del mismo nombre, producida por los Estudios Ghibli.


Con pocos años de carrera, Pom Poko lanza su segundo material discográfico ‘Cheater’, un álbum en donde podemos escuchar un sonido más experimental pero con la esencia que caracteriza a la banda. “Hablando de música, no hubo una gran transición entre este disco y el primero, porque antes de que ‘Birthday’ saliera, nosotros ya estábamos trabajando con ‘Cheater’, haciendo las canciones y empezando a grabarlas… Por el otro lado, cuando sacamos ‘Birthday’, nadie sabía quién era Pom Poko, no había expectativa alguna, pero con este segundo era más peligroso, porque si la gente lo odiaba, sería mucho más duro…” Diez canciones que abordan temáticas muy variadas y hasta cierto punto muy comunes, pero que permiten crear una conexión más real con el escucha.



“Nosotros en realidad no pensamos mucho en cómo iba a cambiar la música, hicimos alrededor de 14 o 15 temas y los diez que nos gustaron más acabaron en el disco… Yo pienso que la música de este disco no es muy diferente a la de ‘Birthday’, tal vez la producción es lo que cambiamos un poco. El primer álbum fue nuestra presentación al mundo, con este segundo está bien no cambiar tanto porque la gente aún nos está conociendo y el grupo es nuevo… Siento que sería muy raro sacar un disco totalmente diferente”. Martin, guitarrista de la banda, explica los primeros pensamientos que la banda tuvo al momento de crear nuevas canciones.


‘Cheater’ es un álbum que nos mantiene en un subibaja de emociones y sonidos, desde canciones muy arriba como “My Candidacy” hasta melodías más suaves como “Danger Baby”.

“El nombre del disco sale de un personaje de un juego de Nintendo, creo que es el hermano o primo malvado de Luigi, siempre que pierde el dice que la gente está haciendo trampa… Ese concepto (cheater) no tiene que ver con las relaciones amorosas, es de no aceptar que perdiste… Además sentimos que es un tema que se tiene que hablar, con tantos políticos y gente haciendo trampa en el mundo…”.


Portada: ‘Cheater’ de Pom Poko

Este segundo álbum es una gran historia dividida en 10 partes, donde Pom Poko habla de situaciones tan comunes pero que muchas veces las pasamos por alto. “Todas las canciones las escribimos juntos, tocando e improvisando juntos. Al mismo tiempo, la letra sale de este mismo ejercicio, salen de una palabra que Ragnhild (vocalista) tiene en la cabeza, como estamos tocando todos juntos, ella comienza a cantar una melodía y tiene una palabra que sale naturalmente y de ahí se va creando la letra de una canción”. Los momentos de improvisación son los generadores de las canciones que escuchamos ahora de Pom Poko, un método que puede ser difícil para unos, pero que para ellos les ha funcionado a la perfección.


“Las improvisaciones son solamente material para crear el tema final, por ejemplo una parte de la canción la tocamos por treinta minutos, en un ritmo, al final cada uno encontramos partes donde podemos aportar algo. Finalmente la improvisación nos da la oportunidad de explorar dentro de ese mundo musical… Cuando ya la canción está completa, puede ser algo rara al principio pero va tomando forma cuando ya grabamos en estudio”.



Con un proceso tan espontáneo, las canciones pueden presentar muchos cambios desde que fueron creadas por primera vez, hasta el momento que los escuchas están disfrutando de la canción en plataformas digitales. “Por ejemplo, “Like a Lady”, esa canción la grabamos en Italia, justo antes de sacar ‘Birthday’. La canción tenía un intro bastante largo que sonaba muy Sonic Youth y bastante abstracto. Nuestro técnico y co-productor nos sugirió un cambio en ese intro, que es el que escuchamos ahora, que considero se escucha mucho mejor que la idea que teníamos anteriormente”. La participación de terceros en la creación musical es muy importante para Pom Poko porque les permite expandir sus habilidades e impulsar sus límites musicales.


Con elementos visuales, inusuales, Pom Poko nos sumerge a un mundo con criaturas y personajes que nos dejan sin aliento. Sin embargo, en la actualidad, jugar con el concepto visual de un proyecto musical, puede reforzar lo que quiere expresar la banda con su música. “El artista con el que siempre trabajamos, su mente funciona de una manera que no entiendo pero me encanta ver las ideas que salen de su mente… Para el disco en vinilo se le ocurrió hacer algo muy divertido, para resaltar las criaturas que aparecen en la portada del disco… Tendrán que comprarlo para que vean esa sorpresa…”.


A pesar de las complicaciones que ha traído la pandemia a la industria musical, Pom Poko decidió sacar música nueva para que sus fans tuvieran un momento de felicidad entre tantos días oscuros. Además, ya tienen planeados algunos shows en Europa, pero para sus fans que se encuentran en otros países, si la situación continúa como hasta ahora, ya estarán planeando shows vía streaming, con temáticas parecidas a la que presentaron en su Talk Show para la salida de su álbum ‘Cheater’.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png