Entrevista con Pinegrove


Pinegrove, la legendaria banda de New Jersey, Estados Unidos, está de regreso con el lanzamiento de un nuevo disco llamado 'Marigold'. Antes del fin del mundo y de los revolucionarios cambios que seguramente estamos por vivir, en Vibras tuvimos la oportunidad de platicar con Evan Stephens Hall, el vocalista y principal compositor de esta alineación, quien nos reveló importantes planes y metas a conquistar este 2020. A continuación todos los detalles.


Everything so Far, Marigold


¡Hola Evan! Estamos muy contentos de poder tener esta charla contigo y de recibir música nueva de Pinegrove después de una larga espera. Cuéntanos cómo te sientes y en qué te has ocupado estos meses.

Evan: Estoy bastante bien y he estado siguiendo las elecciones de Estados Unidos. Desde las primarias hasta las pre-eliminares. Me interesa todo lo que se está diciendo sobre la equidad y creo que es un suceso muy importante en el país.


Ahora háblanos sobre el proceso de composición de su nuevo disco disco y sobre las cosas que te inspiraron para componer las canciones...

Evan: Definitivamente siento que escribí sobre el contexto mundial. Una de las cosas que estoy tratando de impulsar es la compasión y la introspección, porque siento que hay una conexión entre mirar dentro de ti y el amor propio. Expresar eso en un contexto que pueda ayudar a todos es la idea.



En este sentido de inspirar a otros, ¿qué le dirías a las nuevas generaciones que están haciendo música o quieren apoyarse en el arte para crear un mundo distinto?

Evan: Cualquiera que desee ser un músico creo que debe tener en presente una canción que los haga sentir bien a él/ella y a los amigos con quienes forme su banda o proyecto artístico. Una canción o cualquier cosa que les inspire. Después deben armarse de paciencia para empezar desde abajo, de forma local. Apoyarse y tocar con bandas que conozcan y así ir creando sus propios shows. A estos deben invitar a todos sus conocidos y mantener una buena actitud, la cual creo que te beneficia porque en la industria musical los caminos 'fáciles' son muchos. Ella podría tratar de desviarte de tus objetivos o de lo que quieres lograr... Para mí es importante no dejar que las riquezas o ganancias que te prometen te lleven a cambiar, porque eso deja de ser arte, crea tensión y vuelve complicado el navegar con la música. No significa que entonces el hacer arte sea imposible ni que todas las compañías y disqueras sean así, pero debes identificar las que tienden a este comportamiento porque se vuelve una fricción que arruina las cosas.


Más allá de ser tu trabajo y una de tus grandes pasiones, ¿dirías que entre la música y tu vida hay alguna relación especial?

Evan: Claro que sí, creo que hay una importante y fructífera relación entre el arte y mi vida... Aunque pienso que hay mucha gente que ha tenido problemas entre diferenciar el arte y la realidad, y crear una división entre las dos es necesario... hacer una especie de barrera.



¿Qué es lo que te interesa poner en tu música y qué tratas de transmitir con ella cada vez que te sientas a componer música nueva?

Evan: Trato de escribir canciones que me desafíen para estar al tanto y me hagan ser una mejor persona. Estoy escribiendo canciones para todos aquellos que se conecten con mis mensajes. Todos son bienvenidos y están invitados a conocer a Pinegrove porque así es como yo me presento ante la gente. Mi música siempre ha sido parcial. Mucha gente escribe canciones de amor, pero no todos escriben canciones de amor para sus amigos. Yo estoy interesado en ese amor protegido, romántico, pero también en lo idealizado, en el amor platónico y entre amigos, así como en las diferentes dinámicas de ser un humano. Una forma de lograr estos propósitos es hacer música con gente que aprecio y lograr así la inspiración.


Vayamos de nuevo a “Marigold”. Leímos que fue un proceso interesante el de su construcción y que mezclaron diferentes géneros para realizarlo...

Evan: Es un álbum mutuo y no tuve ningún tipo de conflicto al hacerlo. No había vecinos cerca al grabarlo y eso nos permitió experimentar muchísimo al producirlo. Nos tomó como seis meses construirlo y eso fue rápido porque solemos tardarnos más de un año o año y medio en nuestra composición. Nos sorprendió mucho el resultado.


Escuchamos también que es un disco muy familiar e íntimo, ¿qué emociones lleva entre sus canciones?

Evan: Mi padre y algunos hermanos que están en la banda participaron en el álbum. Mi padre toca el piano, así es que se sumó y pues entre todos logramos crear "Marigold"... Diría que así es como se compone un álbum, con la misma atención y cuidado que se le pone a las amistades y a las relaciones personales para que puedan funcionar. Trabajar con gente que amamos no tiene comparación porque hay algo muy gratificante en ello, existe confianza y un gran apoyo.



Y si pudieras describir a "Marigold" en una sola palabra o sentimiento, ¿cuál elegirías y por qué?

Evan: Si tuviera que diluirlo a una sola palabra diría paciencia. Para mí este álbum busca cree expresar atención plena y algo de "intencionalidad"... Me di cuenta que entre más era mi paciencia más podía cambiar en formas interesantes. En momentos me sentía como un personaje manejando un auto, después llegaban a mi mente estos recuerdos y ello me llevaba a preguntarme "¿qué hay de este momento?, ¿qué significa para mí?"... Podemos elegir estar frustrados o podemos enojados, pero también podemos entender que podemos mejorar. En mis canciones hablo sobre el tiempo y la experiencia de estar en un lugar...


En el álbum tenemos un tema en particular que cierra el disco y es más extenso que los demás, el homónimo "Marigold", ¿nos cuentas un poco sobre él?

Evan: Así es, es la canción final y es cierto que es un poco larga, pero fue hecha para llevarnos a un espacio y un instante en el que se pueda explorar la paciencia en una forma más definida... entre más lo pienso diría que trabajamos mucho en el pasar del tiempo.


¿Qué dirías sobre Pinegrove echando un vistazo desde "Everything So Far", de 2015, a "Marigold"?

Evan: Empecé con Zack, el baterista, cuando teníamos 7 años... Ahora tenemos 30. Hemos pasado por mucha haciendo música juntos y tenemos suerte de poder decir eso. Por supuesto han existido altas y bajas porque cualquier relación tiene problemas, pero creo que con la solidaridad y humildad hemos salido adelante... Así es la vida, y me siento afortunado de todo esto.


NOVEDADES x VIBRAS