Entrevista con Middle Kids


Foto: Imogen Wilson

Desde sus inicios, Middle Kids siempre ha demostrado que tiene el sonido, las habilidades y la ambición para convertirse en el tipo de banda que lanza himnos indie-rock tan emotivos, que abrazan los buenos momentos, te invitan a llorar, disfrutar y agradecer cada sentimiento. Hannah Joy (voz, guitarra, piano), Tim Fitz (bajo, producción) y Harry Day (batería), comenzaron a escribir historia en el 2016 y desde ese entonces han cautivado con sus melodías technicolor, y ahora lo continúan haciendo con Today We’re The Greatest, un álbum para disfrutar en carretera abierta y con ventanas abajo, una oda a las montañas rusas de la vida, con un lirismo más abierto y honesto, con instrumentales cargados de emoción, elementos sorpresa y mucha introspección.


Los australianos son una versión sonora de la lluvia que viene con un arcoíris, o del vaso medio lleno, con Today We’re The Greatest, más que un disco transformado en una pequeña obra de arte, también es un recordatorio de que vienen destellos de esperanza, sí sabes apreciar las sombras. En una conversación con Hannah Joy, platicando desde la creación de su canción debut, “Edge of Town”, hasta darle vida a su nuevo álbum, su proceso creativo, los sueños, la realidad y aprender a abrazar la vulnerabilidad.


La relación que has tenido con la música ha sido desde que era muy pequeña, tu familia tiene una gran conexión y también comparte una pasión por la música. ¿Recuerdas cuándo fue la primera vez que te enamoraste de ella?

HJ: ¡Dios mío, buena pregunta! En realidad creo que mi primer acercamiento fue cuando yo era una niña muy, muy, muy pequeña y es porque, desde que tengo memoria, mi padre solía tocar música clásica por toda la casa, mucho de la época romántica. Recuerdo, que aún siendo súper pequeña, me sentía muy emocionada por los sonidos que escuchaba, era algo que no podía explicar - en ese entonces, la música no tenía palabras, ni nada de eso; pero siempre lograba conmoverme desde que tenía tres o cuatro años. Me encantaba ver a mi papá poner música, y hacer todo con la música puesta. Así que como tú lo dices, creo me enamoré desde mu pequeña, me enamoré demasiado.


Middle Kids son más que una banda, ustedes realmente son una familia y creo que eso ayuda mucho a la dinámica y en los sonidos que crean. ¿Qué es lo que más admiras de cada uno?

HJ: De Tim, me gusta su intuición. Es como si tuviera todos los sonidos y melodías dentro de él, porque cuando tocamos algo juntos, su primera respuesta, es con música. ¡Y también la manera en la que responde!, siempre me ha gustado la manera en la que interactúa con la música, en todo lo que hace. Responde como si fuera tan natural, y todo eso la aprendió por su cuenta, de simplemente explorar la música. De Harry, me gusta su sensibilidad. Siento que con cualquier melodía, siempre está escuchando y siente todo lo que está pasando, así que entiende su dinámica: sabe cuando meterle más intensidad, o si es necesario, reprimir su relación con el sonido, y creo que eso es muy bueno. Supongo que puede sonar que Harry y Tim son un poco similares, pero no, son diferentes y a su manera, sienten y tienen una buena relación con la música, pero la forma en que se mueven con ella es muy natural y muy parecida.


¿Y qué hay de ti? ¿Qué lo que admiras de Hannah Joy?

HJ: ¿De mí? ¡Uy, no lo sé! Creo que tengo una relación muy infantil con la música: me gusta tocar lo que siento, o se siente bien para mí. Estando es ese lugar, encuentro más sencillo crear canciones que salen de manera más orgánica y auténtica. Solo intento tocar la música que me gusta, ¿sabes?


Yo conocí a Middle Kids en el 2016, con su primera canción: “Edge of Town”, y sé que ahora es considerada como un himno india-rock y ha llamado muchísimo la atención de grandes artistas. ¿Cómo es su relación con esa canción?

HJ: Creo que aún la amamos.


¿Crees?

HJ: -Ríe - es decir, todavía me gusta y disfruto esa canción. Pero le tenía como un miedo a esa canción y puedo decir que lo superé, porque hasta la fecha, muchas personas llegan y nos dicen que es su canción favorita, y me preguntaba: ¿cuándo vamos a escribir otra canción que sea su nueva canción favorita? En realidad, todavía siento muy agradecida por esa canción porque para nosotros fue la que empezó todo, fue como sí nos uniera y cada vez que la tocamos, me encanta porque es como un generador buena energía y la contagia a su alrededor. Así que sí, es como nuestro primer hijo y nos sentimos realmente orgullosos. Después de cinco años, cada vez que la tocamos, sigo sintiendo esa emoción y frescura, la quiero mucho.


¡Felicidades por su cuarto álbum!, creo que hay un nuevo lado de Middle Kids y es realmente fascinante: hay más honestidad, jugaron con nuevos instrumentos y mucha reflexión. ¿Cómo fue para ustedes crear este disco?

HJ: Trabajar con Today We’re The Greatest fue muy divertido porque siempre habíamos querido hacer un disco como este, que dejará brillar estos sonidos que sabemos que tenemos y compartir canciones más honestas. Creo que para que eso sucediera solo necesitábamos un poco de tiempo y hacer el espacio para reflexionar, dedicarle toda la energía para hacer un álbum como lo teníamos en mente. Y es el primer disco que hicimos, mientras estábamos de gira y viajando todo el tiempo; nos ha encantado trabajar juntos desde el primer disco, el primer EP, pero esta vez, todo se unió de manera muy diferente. El proceso cambió porque ahora tuvimos la oportunidad de simplemente hacer espacio para quitar las canciones, trabajar con silencios y ver qué diferentes sonidos podrían funcionar, de experimentar y emocionarnos porque probaríamos cosas diferentes- y sí, el 60% de todo lo que hicimos no funcionó, pero el otro 40%, sí. Me encantó poder ser parte de ese tipo de viaje de exploración, fue muy divertido y es honor para nosotros: tener el tiempo para hacer eso y lograr el álbum que siempre habíamos querido. Ya ha pasado casi un año desde que lo hicimos, pero aun así, es algo que es muy interesante para nosotros, algo que todavía amamos y de lo que nos sentimos orgullosos.


Portada: ‘Today We’re The Greatest’ de Middle Kids

Sin duda este disco es mucho más íntimo, en las líricas y en los sonidos, hay hasta una narrativa más cinemática ¿cómo fue para ti ponerte en este nuevo espacio como artista y explorar nuevos sentimientos para la composición?

HJ: Es algo que siente muy especial, pero también diría que es un poco aterrador. La idea de ir a nuevos lugares, líricamente y musicalmente, es definitivamente escalofriante, pero así es como lo hacemos, a veces ir paso por paso y ver a donde te lleva. A veces, puede ser un paso hacia afuera y de alguna manera, sientes como si no supieras donde encajas musicalmente y es un riesgo, aprender a burlarse de lo nuevo y querer explorarlo, intentarlo, conocer que más tiene para ti… yo creo que como artistas, esa es la mejor manera de ir creciendo. Y esto sí es nuevo para nosotros, por ejemplo: no estamos muy acostumbrados a tocar algunas de estas canciones en vivo, y cuando tocamos como Middle Kids desde siempre lo hemos hecho como este rock enérgico, así que será interesante ver como resulta tocar algo más personal y un poco más lento. Y me siento realmente cómoda en el escenario, pero no sé como funcionará ser algo crudos y silenciosos, así que va a ser un buen desafío ir, sentarnos y compartir, sin escondernos, solo permitirnos ser vulnerables y dejar salir esa magia.


El hilo que sigue el disco me parece muy interesante, la primera canción comienza con ‘hope is an underrated word’, y termina con ‘life is gory and boring sometimes, but today we're the greatest’. ¿Cómo fue llegar de este lugar desesperanzado a uno un poco más de optimisma?

HJ: ¡Es genial!, ¿verdad? Cuando empezamos el álbum, no lo teníamos pensando y no estuvimos muy atentos al orden de las pistas, fue hasta que tuvimos todas las canciones y decidimos hacer un arco: averiguar de dónde empieza y cómo termina. Fue donde nos dimos cuenta de que podía ir de abajo, hacia arriba y justo como lo dices: “Bad Neighbours”, viene de un lugar más desanimado, casi sin esperanza, y luego terminar con “Today We’re The Greatest”, que es con una energía más triunfante y cuando encuentras esa esperanza para el futuro, se sintió como un buen hilo para empezar y terminar. Luego todas las canciones que están en el medio, es un subir y bajar, casi como la vida. Pero sí, no estaba pensado que lo escribiéramos de esa manera y a medida que las canciones estaban terminadas, nos dimos cuenta de que había una gran narrativa que podíamos armar.



Las portadas que han salido de este álbum, las de los sencillos y la principal, son realmente hermosas. ¿Cómo dirías que ese filtro en B&N y los recortes de color representan la esencia del álbum?

HJ: Bueno, algo que también descubrimos durante esta odisea, es que realmente amamos a Ben Lewis Giles y su trabajo nos parece bellísimo, y creo que lo que realmente nos atrapó fue que la imagen en blanco y negro por sí sola es muy bonita, transmite mucho, pero también puede volver cotidiana y hasta normal; pero al tener encima, estos elementos de hypercolor, le da una perspectiva interesante y con un poco de esperanza. Creo que la portada es la representación visual perfecta de lo que es el álbum: el blanco y negro representa lo cotidiano y lo vemos todos los días, pero con algo colorido, parecido a la magia, con un toque de belleza y emoción, así es Middle Kids. Con las portadas de los singles sucede lo mismo, las manos en escala de grises y con mariposas y gotas de lluvia llenas de color, como si quisiera atrapar esos colores vibrantes - es como te decía, el inicio del álbum sería el blanco y el negro, el final serían los colores, y así con muchas de las canciones.


Un clásico de Vibras: si ‘Middle Kids’ fuera un pastel, ¿de qué sabor s