Entrevista con Las Ligas Menores


Las Ligas Menores son uno de los grupos más importantes de Argentina y han acompañado a más de siete generaciones a lo largo del tiempo con su música. Esta ha representado un gran alivio para muchos corazones rotos y la alegría para los amigos que se reencuentran entre las distancias. En Vibras tuvimos la oportunidad de charlar con Nina y Pablo para recordar el pasado, hablar sobre el entorno que nos rodea y viajar con Las Ligas hacia otras dimensiones...


“Se hizo de noche y las calles ya están vacías...”


¿Cómo los ha tratado la pandemia y cómo han vivido estos primeros seis meses del 2020?

Nina: Al principio parecía que el 2020 iba a ser un año muy increíble, teníamos un montón de cosas planificadas, viajes y demás... Eso se vio atravesado por la pandemia y es una pena... También queremos que todo el mundo esté bien y sano, mucha opción no nos queda, así que tendremos que esperar a que podamos salir de esta... Por ahora yo vengo tranquila...


¿Qué dirían que es lo más importante que les ha "quitado" la pandemia y qué es lo más han aprendido con ella?

Pablo: Entre lo que nos quitó están los viajes a Perú y España. Estos se reprogramaron para octubre y para el año que viene, pero tampoco se sabe si va a pasar... Estábamos empezando a grabar un tercer disco y teníamos pensado sacar temas antes, todo eso lo paró bastante la pandemia. Eso fue lo que perdimos, pero también estamos pensando a futuro cómo aprovecharlo. Estamos en el cartel del Primavera Sound para el año que viene, así que estará bueno el 2021 si es que las cosas vuelven un poco a la normalidad... Sacar un disco, tocar en nuevos lugares, esperar eso es la forma más positiva de ver las cosas por lo menos desde el punto de vista de la banda.


Nina: Lo que más pena nos da es la parte social, el no poder estar tocando en vivo, juntarnos a ensayar... Eso hace que se compliquen un poco los procesos porque depende de lo que haga cada uno en su casa y, bueno, a veces no es sencillo seguir con las herramientas que tenemos acá... Es un poco complicado y pues en eso estamos... No es lo mismo con las cosas digitales.



¿Cuáles son los objetos indispensables con los que están enfrentando el confinamiento y en qué están administrando su tiempo?

Nina: Yo creo que el modem y el internet... En algunas cosas seguimos trabajando, la mayoría tenemos otros trabajos por fuera de la banda y con eso nos mantenemos entretenidos... En lo personal estuve cocinando mucho y también me costó bastante conectarme con la música, pero ahora estoy volviendo.


¿En algún momento de sus vidas imaginaron vivir un suceso tan grande y semi apocalíptico como lo es una pandemia?

Pablo: No. Es gracioso por un lado porque siempre se decía como "va a venir la gran pandemia" y todo eso (risas)... Pero la verdad es que uno jamás imagina una pandemia, sino algo mucho más apocalíptico... Algo que sería hasta peor que lo que estamos viviendo ahora. Esto es como algo en un medio que por una parte es terrible, pero por el otro uno está en la casa. Por el lado económico es terrible, pero por el otro dejas de sentir que el virus está en todos lados... Obviamente hay que cuidarse, pero no es como ver escenas realmente apocalípticas. Sería muy raro y difícil imaginarlo así si no hubiera pasado.


Nina: También nos tocó vivir hasta ahora, que tenemos como 30 años, con una vida bastante pareja, como sin grandes acontecimientos, entonces la pandemia es como el gran hecho histórico de nuestra generación y algo que nos va a definir...


“Contando lunas hasta el amanecer”


¿Qué recuerdo bonito tienen de Las Ligas Menores en sus inicios y cuál ha sido su momento favorito de los últimos años?

Nina: Yo siempre recuerdo algo que sucedió muy al inicio de la banda y es cuando grabamos el EP del disco suplente un 30 de diciembre. Trabajamos todo el día y toda la noche justo antes del fin de año. Era 2011 y yo siempre viví ese momento como algo especial porque todos grabamos en una noche sin dormir, botados en el piso... Mica, la baterista, en algún momento se fue a una fiesta y volvió... Para mí esa noche siempre tuvo algo de mística y fue al principio total de la banda.


Pablo: Yo no lo sé, la verdad es que la pandemia te hace pensar mucho en las cosas del pasado... No sé si puedo focalizar un momento exacto, pero sí tengo un montón de recuerdos de viajes y de países que quizá, como estuvimos haciéndolo como algo de trabajo, jamás nos dejó sentir que estábamos allí. Todos los lugares que visitamos... En eso me he puesto a pensar un montón, la verdad. Nosotros lo disfrutamos todo. Desde el principio hasta ahora. Empezamos desde muy abajo y de muy apoco sin ninguna pretensión de lograr algo muy grande en la música. Esa idea la tuvimos un montón de años. Fue un pasatiempo hasta que de un momento a otro comenzó a generarse algo que podía ser más parecido a un trabajo que a un pasatiempo. Creo que fue muy bueno haber pasado por todas esas etapas...


Han trabajado con sellos importantes y se han presentado en grandes festivales como Coachella... ¿cuáles considerarían que son los mayores logros de Las Ligas Menores y a dónde más les gustaría llegar?

Nina: La meta más cercana es hacer un disco nuevo y que suene mucho. Yo creo que eso va a empezar a mitades de este año y a principios del otro ojalá que esté listo. Con él esperamos volver a retomar los viajes y supongo conquistar algún territorio al que no hayamos ido.


Pablo: El primer disco lo editamos primero en Argentina y con el segundo ya logramos que, por ejemplo, saliera en España, en vinilo. Para el tercero estaría bueno llegar a otro país, que saliera en, no sé...


Nina: ¡En Japón!


Pablo: Sí, en Japón... Es un chiste (risas).. Pero no... Más bien ir construyendo cosas nuevas, conocer cosas nuevas... La idea es ir creciendo con cada disco que vamos sacando.



¿Qué ideas quieren llevar al estudio para este tercer disco?

Pablo: En el estudio no pudimos trabajar mucho. Nos quedamos en la idea de la sala de ensayo y quizá por la pandemia no podamos ensayar los cinco juntos... No lo sé. Para los temas siempre tratamos de incorporar algunos elementos nuevos, de que no suene a lo mismo aunque sí seguimos una línea estética.


Nina: Habíamos empezado a hablar de hacer videos que vayan con los temas, por ahí también acompañar las nuevas canciones con algo visual más desarrollado, eso no lo hemos logrado demasiado.


Las Ligas Menores se han colocado en el mismo género que bandas como Pavement o Galaxy 500... ¿qué ven ustedes dentro de la banda y su sonido?

Pablo: A Las Ligas Menores las vemos como un proyecto bastante personal, en cierto modo. Tampoco tienen como que un género bien definido, sino que su sonido está basado, en su gran mayoría, en las canciones y en la forma en que las interpreta cada integrante de la banda. Sí tenemos ciertas influencias, pero en el fondo yo creo que nos basamos mucho en cada canción.


Nina: Yo creo que también logramos un balance en el que cada uno tiene un espacio dentro de los temas. Convivimos mucho todos, entonces eso es muy interesante.



Y además muy creativo, porque en sus letras se tocan temas universales desde diferentes perspectivas... ¿Cómo llevan aspectos como el amor o la tristeza a su música?

Nina: Yo creo que los temas van pasando por distintos estados como uno va pasando por distintos estados de ánimo. Un día quieres salir a romper todo y al otro estás tranquilo en tu casa. Un día estás paseando y así todo se va amoldando a lo que vivimos todos, eso es siempre cambiante.


En México les tienen un gran estima. ¿Qué representa para ustedes este país?

Pablo: México representa mucho para nosotros porque fue el primer país en el que sentimos que nos escuchaban un montón, incluso más que en Argentina porque con el disco suplente logramos cosas que quizá, a través de internet, en México, llegaron más lejos que acá. Fue algo muy importante para la banda ver desde dónde podía llegar lo que estábamos haciendo.


Nina: Y sin mirar, porque Pablo es el experto en estadísticas, México sigue siendo el segundo país en el que más nos escuchan.


En algún momento de aquel 2013 o 2016, ¿soñaron con llegar tan lejos con la música?

Pablo: La verdad es que no porque para nosotros llegar lejos era tocar con cualquier banda que nos gustara de Argentina o en algún escenario medianamente grande... Eso ya era ver mucho y después logramos algunas otras cosas importantes que la verdad nunca nos imaginamos.


Nina: También fue el primer proyecto musical de todos, entonces no es como que tuviéramos una meta tan adelantada, sino que íbamos creciendo y las metas cada vez iban siendo más lejanas. También ellas iban cambiando.



¿Sienten que ha habido un crecimiento musical en Argentina?

Pablo: En cuanto a la escena independiente ha sido bastante diferente de cuando empezamos a ahora. Hay una explosión de bandas más independientes y hay bandas que abrieron un montón el panorama musical. Al inicio las bandas eran más de nuestro estilo, como de un indie rock y ahora es un estilo indie con pop, a veces mezclan con el trap, algo menos rockero, pero que está buenísimo porque se abre mucho el panorama.


Nina: También se desentralizó mucho de la escena de Buenos Aires y se expandió hacia otras provincias donde antes no llegaba la música.


¿Cuál ha sido el lugar más extraño en el que han tocado?

Pablo: Hay un lugar bastante raro de Estados Unidos que visitamos cuando fuimos a tocar a Coachella. Fue entre semana y semana a las afueras de Los Ángeles. No me acuerdo bien cuál era el lugar, pero era un sitio como antiguo, algo de los años treinta, tenía un telón viejo y con cosas de los 1800, después tocamos en un bar de deportes estadounidense y ese contraste fue (risas)...


Nina: También en una galería de arte...


Pablo: Esos fueron lugares raros para nosotros.


¿Qué recuerdo tienen de la presentación en Coachella?

Pablo: Fue muy divertido, más que nada. Siempre va a ser algo como un buen recuerdo más allá de si volvemos a tocar en otro festival así. Es algo divertido porque fue más que tocar en un festival grande... La invitación salió medio de la nada, no es como que viniéramos tocando en un montón de lugares, nos llamaron y ya... Por eso fue tan único.


Nina: También tocamos en un escenario donde había muchas bandas que eran de la línea latina o habla hispana y estaba muy bueno estar como en un conjunto de grupos similares acompañados dentro de un festival tan grande.



Sin planificarlo tanto, ¿cuáles serían las expectativas a futuro para Las Ligas Menores?

Nina: No sé, que nos paguen bien (risas)...


Pablo: Siempre estamos creciendo, entonces sería seguir haciéndolo porque no es como que lo hayamos logrado mucho o demasiado. Siempre hay lugar para crecer más y para estar más tranquilos, porque es difícil tener una banda independiente, a veces... Así es que sería tratar de mejorar, hacer que las cosas salgan mejor y que sea más fácil.


¿Qué es lo más complicado de tener una banda independiente?

Nina: Primero la gestión porque haces todo vos mismo y son muchas horas de trabajo. El crecimiento suele ser lento cuando sos tu propio sello y luego, en países como el nuestro, no suele ser suficiente el trabajo de artista, entonces siempre tienes que tener algo como a los costados... Terminas agotado.


¿Qué les ha enseñado Las Ligas Menores a lo largo de todos estos años?

Pablo: Un montón de cosas, yo creo que nos ha enseñado a trabajar en general, a tener una meta, a saber que tenés algo y que lo puedes cuidar para hacerlo crecer, que puede llegar a tener sus frutos en el futuro... Quizá ahora no estamos ganando un peso con la banda, pero está bueno lo que estamos haciendo y hay que seguir para poder lograr algo.


Nina: A tener mucha fe.


Pablo: Seguimos en la misma, no es que hayamos llegado ya...



¿Con qué canciones definirían la esencia de la banda?

Nina: Yo creo que el mayor referente sería A 1200 Km.


Pablo Yo creo que sería el primer disco porque tiene una cosa bien pura y también el disco suplente. Se nota mucho ahí lo que es la esencia de la banda, A partir de eso empezamos a trabajar para compartir cosas diferentes y cosas nuevas, pero por ahora siento que la esencia de Las Ligas va a estar definida en el primer disco y el primer EP... Son algo muy natural las cosas que se dieron en esos dos.


¿Quién trabajó las portadas de los discos?

Nina: Del primer disco la mayor parte la hice yo, pero también hay colaboraciones de todos porque es como una especie de collage y las demás las hizo Anabella.



“Me voy a escapar caminando sin parar”


¿Qué es lo que más les gusta de estar en Las Ligas Menores y qué no cambiarían para nada en la banda?

Nina: Que siempre nos reímos mucho, somos personas muy graciosas y entre los cinco no cambiaría eso. A mí me gustan mucho las giras, ojalá que se pueda volver a viajar pronto.


Pablo: También nos encanta tocar y las giras... Estamos contentos con las canciones que venimos sacando, que venimos haciendo y más allá de si nos va mejor o peor, la verdad es que nos gusta lo que hacemos y eso es lo importante.


¿Qué animal definiría a Las Ligas Menores y por qué?

Nina: El tigre


Pablo: Un perro...


Nina: Un perro simpático...


Pablo: Un perro medio tonto o no sé...



¿Qué les gustaría cambiar del mundo con su música?

Nina: Yo creo que estaría bueno ser una inspiración para que todo el mundo pueda hacer música. Nosotros también empezamos desde jóvenes y con pocas herramientas, fuimos creciendo de a poco... Entonces sería que todo el mundo pudiera hacer música, se anime, la comparta.


Pablo: Dentro de eso, no sé si lo pudiéramos hacer con nuestra música, pero en general escuchar cosas nuevas, que las personas no solo se guiaran por lo que suena en la radio, sino también tratar de escuchar cosas nuevas.


¿Cómo sería un día perfecto para Las Ligas Menores?

Nina: Tendría un buen desayuno. En las giras lo más importante siempre es un buen desayuno... Sobre todo si estamos en un hotel.


Pablo: Sería un día que tengamos que tocar, pero no haya que poner sonido, que podamos comer antes y después, que haya un montón de gente y...


Nina: Un bloque de baile al final. Eso sería perfecto.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png