DEHD: 
 THE HEAD 
 OF DREAMING 

FOTOS: alexa viscius | @alexavisciusphoto

Dehd es el trío de indie-rock que desde Chicago se ha encargado de conquistar el mundo: con un aclamado álbum debut, Water se convirtió en una sensación alternativa de country cósmico, y ahora, con un solo año de diferencia, se encuentran de regreso con Flower of Devotion, un disco que compone una melancolía brillante, con cuerdas que bailan al estilo surf y oscilan entre atmósferas del espacio exterior, con sus luces y sombras. Jason Balla, Emily Kempf y Eric McGrady tienen un sonido que viaja en el tiempo, evocando clásicos de los 90s con voces arrastradas sobre guitarras vibrantes, reverb y percusiones en eco, creando paisajes sonoros entre estrellas futuristas.

Unos minutos antes de salir a apoyar a su granja local, platicamos con el guitarrista de la banda, Jason Balla, sobre la historia del proyecto y sus nuevos pasatiempos, la complejidad de los sentir en el limbo de una pandemia, historias de películas, skate y ser influenciados por la luz de la luna.

La historia de Dehd es muy reciente, ¿cómo es que nace el proyecto? ¿cuáles son tus memorias favoritas con la banda?

Jason: En realidad nació muy orgánicamente, comenzamos a pasar el rato juntos y hacer canciones. Supongo que también nos vimos influenciados porque especialmente en ese momento, en Chicago, comenzaron a salir muchísimos artistas, DIY spots, espacios y cosas así, como si ahora todos estuvieran haciendo bandas y pasando el tiempo tocando, haciendo música. Estoy seguro que tengo una memoria en mi cabeza, solo no puedo recordar; a veces, mi memoria es muy mala. Yo creo, o bueno, lo que viene más a mi mente es que nos gusta tocar y ver como sale todo en un escenario, esas son de mis memorias favoritas.

 

¿Cuándo es que viene el nombre Dehd para representar el proyecto? ¿Qué representa?

Jason: Supongo que el nombre nació en un intento de sonar como una banda de metal, medio alternativa y con música diferente. Aunque sí es un poco divertido, ser más nosotros y lo que hacemos en general, porque nuestro sonido es mucho más dreamy.

 

Sé que más que ser una banda, ustedes tres son amigos. ¿Comparten algún otro pasatiempo además de hacer música?

Jason: Sí, claro. En realidad, en estos últimos días que hemos podido salir, pero también el verano pasado cuando estábamos en tour, hemos hecho skate. Yo tengo 29 años y soy como el bebé de la banda, pero nunca me ha gustado andar en patineta, ni nada. Por el otro lado, Eric -nuestro baterista-, creo que ha hecho skate toda su vida y ahora, nos ha estado enseñando a los dos. ¡A veces es aterrador!, pero nos cuidamos uno al otro. Al final nos gusta alentarnos para vernos, encontrarnos en el parque y patinar, es como nuestro escape para salir de todo el caos de Los Ángeles.

561654_edited.jpg

 EL NACIMIENTO DE ‘FLOWER OF DEVOTION’ 

¡Felicidades por Flower of Devotion! Este segundo álbum es una belleza, es impresionante. ¿Cómo fue para ustedes trabajar con él y darle su magia?

Jason: Realmente fue genial, porque yo fui quien grabó el disco y pudimos reflejar mucho de lo que sucedía en el estudio: nosotros tres, jugando con lo que hay, experimentando y sin mucha presión. Teníamos el tiempo a nuestro favor, también para no tomarnos todo en serio y asegurarnos de que suene bien. Tocamos algunas canciones que no llegaron al disco, así que fue agradable poder tener ese espacio para probar algo, y ya después averiguar si funciona o no. Fue una gran experiencia, especialmente cuando terminamos de grabar todo y ya sabes, darte cuenta que no te perdiste en transición o experimentando, algo así.

 

Este álbum aborda temas muy personales, también de amor, desamor, tristezas, nostalgias. ¿Cómo se encontraban al momento de escribir este disco? ¿Por qué dirías que es una devoción?

Jason: Yo estaba lidiando con la pérdida de alguien que era muy cercana a mí. Luego, por otro lado, Emily estaba lidiando con el aislamiento -mucho antes de que todo esto sucediera, pero quería un tiempo para ella y estar mejor. Siento que con este disco, parece que podrían ser la nueva página después todo el caos, ¿sabes?, cuando pasas por todas las emociones y cosas dentro tu cabeza, para al final tener un comienzo con un sentir que te hace mejor.

Entiendo que estas emociones y cambios también se ven reflejados en la portada, con estas dos caras, ¿cómo dirías que encapsula la esencia del álbum?

Jason: Estábamos interesados ​​en la idea de las máscaras, de estas dos caras que representan la fuerza que tienes con la comedia y tragedia, algo así. Es una especie de sentir extraño, no sé como explicarlo más que en la vida hay diferentes lados y muchas veces experimentas todo a la vez, es este concepto de cuando no sabes que hacer: sí reír y llorar a la vez, reír o llorar después. Supongo que esa fue la mayor inspiración.

 

Cuando se trata de plasmar los sentimientos y juntarlos con melodías, ¿cómo funciona para ustedes? ¿Qué procesos hay en su cabeza?

Jason: Básicamente, es como si estuviéramos los tres en la habitación y tenemos que hacer que todo este en su lugar, encontrar dónde van las cosas y con que. Una analogía podría ser, el David, sabes como se ve y tienes que hacer que se vea como la tienes en mente, así que tomas los grandes bloques de mármol, quitas los clavos, líos, arreglas los párpados… es como comenzar una excavación alrededor de una pequeña pieza. Así es como le hacemos, más o menos.

116088402_712863519277833_19723340039803

​​«‘Loner’, esa canción tiene todo lo que hacemos y es que nos gusta jugar con la música y encapsular todo, es como una aventura y un sueño en el que los tres estamos despiertos»

Hemos podido escucharte más en este álbum, ¿cuál dirías que es la canción de la que más te sientes orgulloso o qué tenga un lugar especial en tu corazón?

Jason: Creo que, para mí, personalmente sería “Moonlight”, es una canción que me gusta mucho. Creo que con lo que sucedió en el disco, fue como si yo fuera el adecuado para esa canción especialmente para que intentará esforzarme con el lirismo y decir un poco más, porque por lo general, antes solo ponía cinco palabras. Me siento muy orgulloso del trabajo que hice.

 

Hay una teoría que dice que las personas se sienten representadas por la Luna o el Sol, ¿tu dirías que eres alguien que se identifica con la Luna?

Jason: ¡Sí, definitivamente! No lo sé. Creo yo empatizo con el resplandor silencioso de la Luna.

 

“Month” es una de las canciones más bonitas en el álbum y habla mucho del tiempo, memorias y cuadros en la pared. ¿Cómo es tu relación con el tiempo?

Jason: Como podrás darte cuenta, la memoria y yo, no tenemos la mejor relación y también sucede con el tiempo, es muy extraño. Pasan los años, meses y los días, a veces terminas volviendo al mismo punto: muy holístico. Cuando creces y eres más grande, no porque sea un anciano, ni nada de eso, pero te encuentras en el mismo ciclo y claro, lo que sucedió el verano pasado significo mucho para ti y puedes sentir que te lo quitaron, ciertamente cambia. Te das cuenta de eso entre más creces, como el tiempo y lo que suceden influyen en ti mismo y en quien eres.

“Moonlight, try to read your mind
Didn’t want to wait till closing time
It’s alright, lay and wonder why
I thought you’d make a
difference in my life”

“The month, the month,
I’ve seen you once
Before you left your eyes of love
The month, the month, the month…
It’s never ending”

Un clásico de Vibras: sí Dehd pudiera ser una película, ¿cuál dirías que es y por qué?

Jason: No sé si esto resonará con todos, pero Beginners de Mike Mills. Trata de este chico, que perdió a su mamá y luego, se entera que su papá tiene una enfermedad terminal, cáncer creo. Así que este chico esta tratando de cuidar a su padre, pero también esta descubriendo un nuevo lado de él, más alegre y donde las cosas están bien. Hay muchos colores, fuegos artificiales y un perro que me parece lindo. Creo que se relacionan porque así es la vida, hay cosas serías y problemas que se clavan en la mente, pero también hay alegría de por medio y hay que divertirse un poco. Es como una película bastante conmovedora.

 

Entiendo que la situación en el mundo se ha vuelto muy complicada, con muchos movimientos y noticias saliendo en el limbo de una pandemia, ¿cómo te has sentido últimamente? ¿Qué has hecho para encontrar un poco de paz en este caos?

Jason: No lo sé, supongo que hay muchas perspectivas al respecto, pero luego resulta frustrante entender en que otro estado mental están los demás: cómo están pasado todo o que le pasa en la cabeza. Somos mentes diferentes, aunque a veces me sienta impotente con las situaciones de justicia que suceden en el mundo, hace que me cuesten mi fe en la humanidad. Aunque me parece increíble que ahora ya tengamos esa libertad de equivocarnos, de defender lo que creemos, hacer saber a la gente cuando algo esta mal; eso ha sido de mucha ayuda. Yo creo que con este bombardeo de los medios, ha sido bueno encontrar un lugar donde puedes ayudar a alguien o sentir que estas ayudando a una causa que lo necesita.

 

Por ejemplo, en este momento, mi novia y yo estamos haciendo servicio comunitario en Chicago, después de esta llamada estaremos en un granja para brindar comida a las personas que lo necesita y está cool porque es orgánico, sustentable y todo eso. Se siente bien encontrar un lugar que ayude a las personas, sino también al ambiente y al planeta. Hoy hice el desayuno con los vegetales que sembramos en nuestro jardín, aún estamos averiguando que funciona y que crece bien, porque hemos sacado zanahorias, kale, betabel, arugula, y salieron muy pequeñas o terribles. ¡Es un fenómeno muy gracioso!

dehd-alexaviscius2_edited.jpg

 CONOCIENDO MAS DE JASON BALLA 

Un sueño lúcido frecuente: Es un poco aterrador, pero ha sucedido un par de veces y es que siento que cuando estoy rodeado de mucha gente, comienzo a temblar como loco, porque creo que alguien en el mundo esta tratando de robarme el alma.

 

Un consejo para un corazón roto: Salgan a correr, usa tu cuerpo para hacer cosas que te distraigan de todo lo que hay en tu mente. Enfócate en estar mejor y quitarte malas ideas de encima.

 

Número de la suerte: Creo que, en general, los números me han olvidado. Se pierden conmigo.