top of page

Entrevista con TORRES

Hay esperanza en el miedo: un vistazo a ‘What an enormous room’ de TORRES.

torres-what-an-enormous-room-album-entrevista
Foto: Ebru Yildiz

TORRES, seudónimo para Mackenzie Scott, se embarca en un nuevo proceso creativo con el lanzamiento de su álbum ‘What an enormous room’. Este sexto álbum de estudio se inclina hacia el mundo del art-rock, explorando una nueva faceta de las distorsiones y sintetizadores que caracterizan a la artista.

A lo largo de sus diez canciones, viajamos entre la desesperación y la ansiedad para encontrar que la felicidad y la esperanza están al otro lado, porque la esperanza también es miedo. Con un gran recibimiento por la crítica, este álbum se vuelve una introducción necesaria a una nueva era del sonido de TORRES, con una perspectiva visual y conceptual. Para conocer un poco más sobre este álbum platicamos con Mackenzie, esto fue lo que nos contó. 

¿Cuál fue el proceso para crear ‘What an enormous room’? MS: Escribí la mayor parte del álbum desde mi sótano, aquí es donde trabajo, lo convertí en un pequeño estudio. En su mayoría trabajo como las garage bands haciendo demos, con mi guitarra y una pequeña máquina de ritmos, como un teclado pequeño para algunos otros sonidos. Hice un grupo de demos y fui a Carolina del Norte a grabarlo con mi amiga Sara Jaffe, producimos el álbum juntas. Toqué todo en el estudio, tardamos alrededor de una semana haciéndolo y nos divertimos mucho. Honestamente, fue muy divertido hacerlo.

Algunos sonidos pueden ser familiares, nos da un sonido muy cercano, ¿qué te inspiró mientras realizabas el álbum? MS: Escucho mucha música, pero intento no hacerlo cuando estoy haciendo algo nuevo, solo porque no quiero que necesariamente influencie lo que estoy haciendo, entonces no escuché mucho en ese momento. Estaba mirando muchas pinturas, viendo mucho arte y leyendo libros, pensaba mucho en el arte, especialmente en la arquitectura. Algo que realmente influye en mi música es el sonido en la arquitectura, como imaginando un espacio, haciendo un sonido que de alguna forma llene ese espacio. Si tuviera que nombrar algún álbum que escuché en ese momento, siempre estoy escuchando a Kate Bush, todo lo que ha hecho, especialmente ‘The Dreaming’, también algunos álbumes de Brian Eno, muchos álbumes electrónicos ambientales.

En muchas canciones podemos relacionarnos con ambientes más oscuros o profundos, especialmente cuando el sonido refleja lo que las letras dicen, ¿cómo fue la elección de estos sonidos? MS: Pienso en los sentimientos que quiero que la gente sienta cuando escuchan las canciones, naturalmente tengo que considerar si quiero que la música se conecte con las letras. A veces busco lo contrario, algunas veces quiero que una letra muy oscura tenga música que suene de una forma inesperada. Por ejemplo, “Life as we don’t know it”, es una de esas canciones. De hecho, es como casi ahogarse, una experiencia aterradora cercana a la muerte, la música es perturbadora y urgente, pero divertida y cercana al pop; no quería que la gente se sintiera mal o en un mal momento, quería que bailaran y se sintieran inspirados. Creo que pensar en lo que quiero hacerles sentir es la principal forma en que decido cómo quiero que se relacione la letra con el sonido y que funcionen.



En algunas canciones encontramos temas como la esperanza, la libertad, la ansiedad o el miedo, ¿fue un reto escribir estas canciones?

MS: Algunos días no quería escribir necesariamente sobre sentir esperanza o estar feliz o tener sentimientos, en realidad es complicado para mí escribir estas canciones porque no quería sentir esas cosas, no quería tener ningún sentimiento. Siempre estamos trabajando algunas cosas, cambiando y cambiando nuestra mente, cuando finalmente escribí estas canciones sentía que estaba en un espacio donde podía escribirlas y sentir verdaderamente lo que decía.

De alguna forma también es un medio para mostrar una nueva versión de ti en la música, ¿crees que cambió también tu forma de componer?

MS: Podría decir que yo cambié, pero es un cambio indetectable, algo que cambió internamente. No estaba necesariamente buscando lo más oscuro y triste de lo que pudiera escribir, creo que en el pasado he intentado alcanzar cosas que son tristes o difíciles porque de verdad quería expresar esos aspectos de una situación, esta vez no intenté expresar lo más complejo o triste, en cambio quería hablar de cómo superar la tristeza y la dificultad. El proceso de cambio fue interno. 

Este proceso y experiencia parece algo único, algo que suena a sí mismo, ¿también cambió el sonido del proyecto?

MS: Intento siempre mantener la mente abierta para encontrar nuevos procesos, eso mantiene a las cosas lejos de convertirse en aburridas para mí, no quiero hacer el mismo álbum una y otra vez, pero quiero que los discos suenen a mí. Hay un millón de álbumes distintos que podría hacer que sonarían a mí, que también sonarían diferente entre sí.


torres-what-an-enormous-room-album-entrevista
Portada: ‘What an enormous room’ de TORRES

Algo así como una vista de todas las posibilidades que tiene la música, ¿crees que este álbum tiene un concepto en especial?

MS: Creo que sí, en su núcleo el álbum es en realidad sobre encontrar fuerza, felicidad y esperanza en medio de la incertidumbre y del miedo. En cada una de las canciones hay un momento de miedo e incertidumbre, todo el tiempo intento expresar lo importante que es para mí seguir encontrando cosas positivas, aunque haya arrepentimiento o cuando el futuro es tan aterrador, ambiguo y desesperanzador.

No todos los artistas se atreverán a hacer un álbum así, de alguna forma también representa evolución, ¿sientes que haya evolucionado tu creación musical?

MS: Sí, lo siento, he hecho suficientes álbumes hasta ahora que ya no siento la necesidad de probar algo, cuando era más joven y empezaba a hacer discos, sentía que debía probar que podía hacerlo, que podía hacer cosas muy bien. Creo que en este álbum hice algo que yo quería hacer, que era importante para mí, sabía cuando lo hice que no era lo más comercial y disponible que podía haber hecho, lo entendía, pero era lo que quería hacer. Confié en que las personas que lo necesitaban lo escucharían, no necesito que todo el mundo piense que es el mejor álbum jamás hecho [ríe].

Este álbum tiene algo visual en sí mismo, pensando en la portada y los videos musicales, mencionaste la arquitectura y el arte, ¿crees que este álbum crea sus propias imágenes?

MS: Amo hacer visuales para acompañar a la música, amo pensar en qué me voy a poner y en qué espacio estaré, cómo es el lugar, cómo es el set, cómo funciona la luz o la gama de colores, porque para mí, como escucha y fan de la música de otros, la mejor forma para conectar con una idea que alguien más hizo, es lo visual que lo acompaña; para mí es la forma más rápida de percibirlo. Me ayuda a entender un sentimiento sobre lo que hicieron, que va más allá de lo que pude haber entendido solo escuchando la música. Pienso en la portada del álbum como un espacio psíquico que la gente puede llenar si lo quiere, mientras escucha la música. Me hubiera encantado hacer videos musicales más grandes o jugar más con ese enorme espacio, pero bueno, los presupuestos son pequeños [ríe]. Me encantaría en algún momento utilizar alguna esencia, no como un perfume, pero algo que también puedan oler durante el concierto, puede ser como un olor especial que aumente a la experiencia.



Комментарии


Facebook - Vibras I Vol.14.png

LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

bottom of page