Toro y Moi en el Auditorio Blackberry


A estas a alturas, no es sorpresa que el sonido de Chaz Bear aka Toro y Moi supera los límites del chillwave con una fusión de sonidos pop, destellos de lo-fi y dance, el sonido de Toro y Moi es para alucinar. Después crear presentaciones imperdibles en la Ciudad de México, como el año pasado con un DJ Set en Warehouse o su tremenda presentación en SALA hace aproximadamente 4 años; el pasado jueves 25 de de Abril, Toro y Moi se adueño del Auditorio Blackberry sin perder la tradición de impacto, esta vez presentando su último álbum, Outer Space, convirtió el venue en una pista de baile con siluetas de compañía y luces technicolor.

Con un azul eléctrico, el escenario se encontraban listo, adornado con flores que le daban un toque tropical, era momento de recibir a Toro y Moi con gritos y palmadas. Comenzando la noche con "Mirage" seguida por "No Show", ambas parte del álbum Boo Boo, con un sonido ochentero clásico para dar un saltó en el set con "Ordinary Pleasure" con líneas de bajo en rachas de funk transformo el ambiente del público en una fiesta llena de baile, Chaz no paraba de repetir lo divertidos que somos los mexicanos. También es impresionante la evolución teatral y presencia en el escenario, presentándonos movimientos de baile tan auténticos como la música en sí, fue la invitación perfecta para seguirle el paso y llevar a otra dimensión la experiencia de presenciar en vivo a Toro y Moi. “Still Sound” fue una máquina del tiempo al 2011, completamente sideral al igual que “Laws of the Universe”, y no olvidemos la inesperada aparición de “High Living”.


Fue un catálogo completo de Toro Y Moi, desde Underneath the Pine, pasando por Anything In Return, Boo Boo, hasta los más grandes sencillos de Outer Space, cada canción parecía tener el lugar perfecto en el setlist. Con selecciones flotantes y atmósferas de ensueño, cortesía de “Grown Up Calls” creo un buen viaje empezando con gran energía, desacelerando pero con el hipnotizante sonido de “Monte Carlo”, hasta encontrar paz en “Labyrinth”, todo se tornaba más intimo y sublime con juegos de colores mientras sonaba los pequeños destellos de “Fading” que rompían la nostalgia a través de saltos y palmadas.

La mejor parte de la noche fue volver a escuchar “Girl Like You”, la canción perfecta para un corazón roto y llena se sentimiento, solo una persona como Chaz Bear logró convertirla en una historia del pasado a una fiesta imparable con “Who I Am”, donde lleno de alegría señalaba a la banda mientras cantaba “Who cares about the party? I came to see the band play”, una imagen icónica, dejando que los tres miembros detrás de él respondieran a las demandas instrumentales. Presumiendo los mejores movimientos y cantos el sintonía, el público fue mágico al sonar “Freelance”.

La conclusión de la noche estaba acompañada de sintetizadores de todo tipo, con un sonido tan despreocupado, capaz de llevar consigo un movimiento tan grande en onda chill. "New Beat”, fue pura diversión con destellos inspirado en los 70s y cerrando con "Rose Quartz”, fue un house con synth-pop lleno de emoción lanzando flores y un par de playeras al público. Chaz Bear llevo la experiencia más allá de los límites, superando lo inesperado y una noche llena de explosiones lúdicas, despreocupada para pasar un buen rato, con derroches creativos dignos de extrañar y cruzar los dedos por un poco más de Toro y Moi en nuestras vidas.

NOVEDADES x VIBRAS