Tecate Coordenada 2019

Fotos: Jiovanna Bellamy | @byjiovannabellamy

Este fin de semana nos aventuramos a vivir una vez más la experiencia del Tecate Coordenada en la ciudad de Guadalajara, con el clima un tanto engañoso pero con toda la actitud. Comenzamos el show con Bandalos Chinos, quienes se mostraron muy eufóricos mencionando que se estaban presentando por primera vez en tierras tapatías.


Derrochando sensualidad entre aplausos del público y las melodías del sax ofrecieron una presentación muy romántica tocando éxitos como “Vámonos de viaje” y “Departamento” invitando al público a bailar con ellos, podíamos ver como los asistentes estaban muy emocionados con la presentación de la banda argentina.


Seguido nos lanzamos al siguiente escenario a ver a la banda originaria de Bogotá: Los Petitfellas, ellos muy a su estilo y con ritmo rapero pedían elevar las manos al aire al entonar sus rimas, pero sin duda el momento que prendió a todos fue cuando el vocalista pidió que le ayudaran a romper el hielo y se lanzó a la explanada para bailar junto a sus seguidores.


El día comenzaba a componerse, y con un poco de sol, salió María Barracuda al escenario. Inició su presentación con “Dame la luna”, y recordando sus primeras canciones reflexionó sobre lo difíciles que a veces podemos ser las mujeres antes de cantar “Condéname”, para después hacer una protesta contra la violencia que se vive en el país cambiándole el nombre a su éxito “Ciudad Juárez” por “Guadalajara”. Sin duda el momento que revolucionó a todos los que estábamos en el escenario Viva aerobús fue cuando apareció Rubén Albarrán para interpretar “Chale”, que por cierto mencionaron era la primera vez que la interpretaban juntos en vivo.


En punto de las 5:30 el escenario Tecate Ámbar se llenó para poder ver la presentación de The Drums, liderados por Jonny Pierce constantemente invitaban al público a corear sus éxitos. Disfrutamos de “Money” y “Days” al ritmo sensual de los movimientos de Pierce. “Muchas gracias Guadalajara” pronunciaron antes de empezar a tocar “Lets go surfing” y se armó el baile entre el público, con el atardecer en punto, observamos como la multitud subía y bajaba entre brincos y globos en el aire.



Después de la euforia que nos provocó The Drums corrimos al escenario de enfrente para poder presenciar uno de los shows más esperados del festival, con un estilo muy único salió al escenario Laura Pergolizzi, es decir, la famosa LP. Con el poder de su femenina voz hizo retumbar la explanada del estadio Akron al sonar sus más grandes éxitos. Entre sus canciones más populares escuchamos a todo el público corear “Dreamer” y aplaudir al ritmo de “When we´re high”. Así, canción tras canción fue elevando la emoción de todos los que presenciabamos su show para terminar con una brutal presentación de “Lost on you” que se hizo escuchar a una sola voz de LP con los asistentes.


Recuperandonos del melancolismo, nos dirigimos camino al show de La Gusana Ciega. Ellos subieron al escenario con 10 minutos de retraso e iniciaron tocando su más reciente sencillo “Rock & Roll”, seguido de grandes éxitos como “San Miguel” y “Tú volverás”. Por supuesto, no podría faltar el tradicional y sexy baile de Daniel Gutiérrez que acompaña la rola “Yes Sir, I can boogie” y saca suspiros y gritos a sus fieles seguidor@s. Cerraron su presentación con la tradicional selfie con el público, por cierto, la banda aprovechó para invitar a los asistentes a su presentación del 6 de marzo en Guadalajara.


La magia continuó y se intensificó con The Neighbourhood al llenar de brillos el escenario al salir con unos atuendos y un maquillaje repleto de glitter muy al estilo de Bowie. Disfrutamos de la interpretación que pasó desde “Sweater Weather” hasta su último lanzamiento “Yellow Box”.


A su vez, Juanes, fue el encargado de ponerle sabor y baile al primer día del Coordenada con una gran mezcla de ritmos y un setlist que te hacía cantar más de una canción hasta a los más rockeros, porque sí, todos nos sabemos al menos dos éxitos de este Colombiano. Al finalizar su presentación nos lanzamos al show de Café Tacvba, el cual logró reunir a la mayor parte de los asistentes frente a su escenario. Respirando un aroma a marihuana en el ambiente vimos salir a los integrantes de la banda, esta vez Rubén nos sorprendió al no llevar su tradicional peinado ni su máscara de calavera, ahora un gran penacho y una túnica roja componían su outfit de la noche.

Haciendo una pausa para la segunda canción del setlist, Rubén Albarrán dijo se sentía muy contento de que el Coordenada fuera parte de la celebración número 30 de la banda y que por ser modalidad de festival tenían muy poquito tiempo pero tocarían rolas viejitas y nuevas. Así fue escuchamos temas como “Eres”, “Futuro” y “Las flores” pero la energía de la gente se disparó durante “Chilanga Banda” al ver salir a El Alemán a acompañar a la banda para combinar su estilo rapero con los Tacvbos.


Ya estabamos cansados, pero nada que no compusiera una mágica presentación, pues llevabamos varios años esperandolos y no nos fallaron, en punto de las 10:45pm dieron inicio con un “Hola Guadalajara, mucho gusto en vernos”. Vampire Weekend fueron los encargados de cerrar los conciertos del escenario Tecate Ámbar. Su escenografía con un mundo (el cual también es portada de su último disco “Father of the Bride”), luces moradas y un leve humo, tenía una gran composición que acompañaba a sus extrañas canciones. Cantamos y bailamos al ritmo de “A-Punk” y fuimos testigos de la primera interpretación en vivo de la canción “Cousins” de su álbum “Contra” para finalizar la velada con la gran “Ya Hey”.


Durante el segundo día pudimos ver a varios con cara de cruda y algunos otros ya con chela en mano para curársela. Comenzamos a rockear con Bengala, quienes ofrecieron una presentación corta pero tocando sus mejores rolas, entre su setlist escuchamos “Miente”, “Carretera” y, por supuesto, su último lanzamiento “Laberinto”.


Seguido fuimos a ver a Little Jesus, quienes cabe mencionar se veían más animados que de costumbre saliendo al escenario con unos vasos rojos que seguramente contenían un poco de cerveza, con un ¡Arriba las chivas! Saludaron al público y arrancaron el show con “Gracias Por Nada”, pasando por “Azul”, “Disco de Oro” y por supuesto, no podía faltar la ya clásica “La Magia”. La banda armó una gran fiesta entre el público y veíamos bolsitas de agua en el aire que el staff lanzaba para refrescar un poco a los asistentes. “¡Otra, otra!” gritaban los fans mientras la banda se despedía.


Los Estrambóticos salieron al escenario con mucha euforia, mientras Arturo “Pinocho” Ruelas compartía anécdotas de su infancia vividas en el mismo Zapopan y lo sentimental y feliz que lo ponía estar de vuelta en ese lugar. Al escuchar el intro de “Soñar Contigo”, invitaron al público a corear junto con ellos y de inmediato se armó de manera impresionante el slam en el centro de la explanada, mismo que siguió hasta el final del show cerrando con “La Herida”.


Las 7:00 pm y con lo que acabábamos de vivir estábamos seguros de que apenas era el comienzo de la gran fiesta que se avecinaba para el cierre del festival. Entre baile y romanticismo presenciamos el show de Babasónicos quienes nos deleitaron con éxitos como “Irresponsables”, “Putita” y “El loco”, entre las peticiones del público se escuchaba constantemente el título de “Microdancing”, que nuevamente no estuvo presente en el setlist. Al despedirse de sus fans, Adrián Dargelos agradeció a los mexicanos por “siempre hacerlos sentir bien”.


Desde minutos antes de iniciar la presentación de Billy Idol, vimos a muchos fans correr al escenario para tener una buena vista del show. En punto de las ocho de la noche entre luces con tonalidades azules y moradas salió al escenario el icónico intérprete de los ochentas, haciendo enloquecer al público y con un baile totalmente rockero, se movía en el escenario de un lado a otro para regalarnos grandes éxitos como “Eyes with a Face” y “Mony Mony”. Hizo una pausa entre su show para dedicarle a los asistentes algunas palabras en un español que apenas se entendía, hasta eso, el típico “Guadalajara, Guadalajara” sí lo pudimos cachar. “Dancing with myself” puso eufórico a todos, ¿quién no se sabe este super tema?, no dejamos de brincar durante toda la rola y finalmente el ídolo cerró su presentación con “Rebel Yell” para retirarse orgulloso del escenario, pero la sorpresa fue cuando, junto a sus músicos, regresó a tocar el encore de “White Wedding”.


En el Tecate Light se armó la fiesta con la presentación de Ska-P, esta gran banda española logró un impresionante slam desde el minuto uno de su show. Con temas como “El Vals del obrero” y “Mis colegas”, podíamos observar en el aire vasos que lanzaban, así como líquidos de dudosa procedencia. La fuerza de Ska-P siempre nos impresiona, y la de sus fans que no se cansan de bailar con toda la actitud ni un segundo, aún más.


Ya casi llegando al final del festival se presentó The National, la banda andaba de estreno con su nuevo álbum “I Am Easy to Find”, así con un show muy mágico que podríamos llamar cósmico, entre luces de color azul marino demasiado oscuras y humo recrearon un ambiente que se combinaba con sus melódicas canciones, nos dejaron con un gran sabor de boca y una presentación que se quedará en nuestros recuerdos, tanto visual como auditivamente.


Para el cierre del evento se presentó Caballo Dorado. Alegando que podían tocar y cantar canciones de cualquier género lograron un baile masivo de “Payaso de Rodeo” y “No rompas más mi corazón”, tal cual una boda pues ya la mayoría estaban muy tomados y prendidos, hasta las típicas vueltas se aventaron.


Sin duda un gran festival. Gracias Coordenada, la pasamos increible y gracias a Tláloc porque no llovió como se pronosticaba. No podemos esperar a conocer el Line Up de la edición número 7.

LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png