Sabino en el Lunario


Fotos: Mafer González Éste sábado nos fuimos para la luna con Sabino; el rey del Sab-Hop, un proyecto con un estilo único, entre el rock al que se aspiraba y terminó en una interpretación de Hip-Hop.


El Lunario del Auditorio Nacional, reventó desde las 4 de la tarde y lo volvería a hacer a las 9:00 de la noche debido a la gran demanda de "La fiesta de graduación de los rebeldes del pop"

En primera instancia, nos introduce a lo que originó el Sab-Hop, después a la paradoja de la vida con "Colorín Colorado"; todo se envuelve en una atmósfera teatral, pues con la ayuda de una gran escenografía, nos situamos en “La vieja escuela” dónde la regla esencial era “Pasarla bien”; poco después el ambiente entró en la calma y melancolía tras la interpretación de “Única testigo”, “romA”, “Nudito en la garganta” y “Nuevequince”, éstas dos últimas en colaboración con Fer Casillas.

Se acabó la melancolía y la fiesta retomó su ritmo con “Kentekere” y “Fulano” (dedicada a su amigo Genaro). Además estrenó su más reciente sencillo, “Ya le bajó”. Después de un retraso el show parecía terminar con “Tíbiriri”, pero sólo fue el cierre de un intermediario, pues subieron al escenario Alex Fernández y Ricardo O'Farrill; para presentar el reconocimiento a la graduación del buen Sabino, vestido con su toga y birrete. Para estallar con “Me puse pedo” y culminar con su hit “Vaquerer?”. Sin duda alguna, Sabino dejó con ganas de más a todos los rebeldes del pop, debido a que se notaba la energía que emitían y la respuesta siempre activa a la capacidad de expresar cada una de las letras.


NOVEDADES x VIBRAS