Pulso GNP 2019

Fotos x Jiovanna Bellamy


Con un sol impactante, el cielo despejado y un aire un tanto violento, arribamos a las instalaciones del Antiguo Aeropuerto del Estado de Querétaro, en donde se llevó a cabo la segunda edición del Festival Pulso GNP.

Las puertas del inmueble se abrieron a la 1:05 pm, y desde esa hora ya podíamos ver a los asistentes ansiosos por entrar con toda la actitud. El momento del show comenzó y el público se empezó a distribuir en todo el terreno. Algunos en los escenarios con talento en turno, otros comiendo y otros tantos en los stands de fotos que se encontraban distribuidos en el festival.

Budaya fue encargado de inaugurar el escenario Casa Bacardí, seguido de Los Blenders, quienes calentaron los ánimos de todos sus espectadores poniéndolos a brincar y cantar su repertorio de rolas.

A la par se presenciaba a Neptuna en el Escenario Pulso, para después poder rockear con Los Mesoneros que llegaron desde Venezuela.


Ya se podía ver que una gran multitud se concentraba en el escenario Vivir es Increíble, apartando el mejor lugar para la presentación de Little Jesus, quienes dentro de su repertorio nos presentaron “Los Años Maravillosos” y “Fuera de lugar”, que son rolas de su disco nuevo. Pero también bailamos al ritmo de “La magia” y cantamos a todo pulmón “TQM”.


Corrimos cantando al ritmo de Little Jesus para no perdernos ni un momento de la presentación del gran Siddhartha, quien arrancó su presentación con el capítulo 1 de su nuevo EP, “Algún día”, y posteriormente compartiendo a su público que la primera vez que realizó presentaciones fuera de su natal Guadalajara, fue precisamente en el Estado de Querétaro. Entre gritos y aplausos, comenzó a cantar “Tarde”, para después ponernos a bailar con “Fuma”.


Al ritmo de “El chico”, nos dirigimos al escenario Vivir es Increíble, para sentir la gran vibra de Camilo VII, quienes abarrotaron el espacio, haciendo cantar y bailar a todos los ahí presentes con las rolas de su disco nuevo, así como con sus grandes éxitos como “Miénteme” y “Vicio”, que sin duda se han posicionado entre las favoritas del público.

La tarde caía, el sol se ocultaba y se observaban aún grandes filas en los bares para comprar chelas. Muchos decidían descansar recostados en las alfombras de pasto que colocaron y muchos otros se acercaban al área de alimentos.


Ya en el escenario Casa Bacardí se encontraba Rock en tu Idioma Sinfónico Vol. 2, con quienes coreamos “Mátenme porque me muero”, “El final” y “Bolero Falaz”. Entre sus invitados sorpresa pudimos escuchar las voces de Maria Barracuda y Héctor Quijada, vocalista de La Lupita.


A las 7:40 se vivió una revolución, todos los fans de Wolfmother se volvieron locos en cuanto salió la banda al escenario, quienes dieron un show impactante y saludaron a sus fans con un “Hola México, nosotros somos Wolfmother”. Se sentía una energía tremenda mientras que fans y no tan fans brincaban al ritmo de “White Unicorn”, “Colossal”, entre otras, para que dieran una triunfal despedida con un “¡Viva México, cabrones!”.

De nuevo se observaba a los asistentes migrar al escenario de frente, en donde tocaba el turno de la chilena Mon Laferte, quien abrió su show con “Tormento” y cantó para su público los mejores éxitos de sus tres producciones discográficas. Derrochando sensualidad, lanzó rosas al público y les regaló la luna cerrando con “Tu falta de querer”, que, sin duda, hizo vibrar las instalaciones del festival.


“El negro cósmico” abrió la presentación de Caifanes, quienes como los favoritos de todos los tiempos, cantaron e hicieron entonar a todos, los grandes éxitos como “La célula que explota”, “Perdí mi ojo de Venado” y “La Negra Tomasa”. A la par se presentaba en el Escenario Centro, Su Majestad Imperial Silverio, saludando a sus aborígenes. Entre silbidos, aplausos y mentadas de madre, Su Majestad Imperial, como es de costumbre, comenzó a quitarse la prendas que le “estorbaban” y así presentó “Mi perro”, “Salón de belleza”, entre otras canciones.

Después del sentimentalismo que muchos sentimos al escuchar a Caifanes y de alocarnos con Silverio, llegó el momento que muchos habían esperado. Así salió al escenario Casa Bacardi la legendaria banda Interpol, quienes dieron una gran presentación cantando sus grandes éxitos, acompañados de luces y visuales azules.


Cerrando con broche de oro, se presentaron en el escenario Vivir es Increíble Los Auténticos Decadentes, quienes sin duda desde su primer rola pusieron a bailar a todos. “Somos” y “Cómo me voy a olvidar”, fueron de las primeras que fueron coreadas, pero sin duda se armó la pachanga cuando comenzaron a cantar “La guitarra”, para unas cuantas rolas después, cerrar con “Loco (Tu forma de ser)”.

A estas alturas del festival muchos ya se despedían de las instalaciones, mientras otros tantos se acercaban al cierre del escenario vecino, en donde se presentaba Mi Banda el Mexicano, cantando su tan popular “Ramito de Violetas”, así como “Feliz” y “¿Qué le pasa a Lupita?”.


Una montaña rusa de emociones fue el Pulso de este año. Todas buenas, por supuesto. Fuimos testigos de presentaciones de grandes bandas que, a su vez, en su mayoría, nos presentaban nuevas canciones (lo cual daba un toque más especial a todo el show). Eso sin mencionar a los grandes comediantes, que se encargaron de hacer reír al público del Escenario Centro.

Ahora sólo nos quedan las expectativas de que el Pulso GNP 2020 sea mejor.

GALERÍA


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg