Entrevista con No sé a quién matar


No sé a quién matar es el nombre muy original y auténtico del dúo español conformado por María Benavente y David Alcalá. Con tan solo 4 singles y un EP —‘Pop líquido’— llenos de canciones frescas con tintes de psicodelia y dream pop, participarán del Festival Marvin Gateway.

Aunque su nombre pueda parecer un poco rudo, No sé a quién matar “no es tan agresivo. Es una sensación o sentimiento que podemos llegar a sentir todas las personas en algún momento de nuestras vidas”, dice María Benavente al hablar de los orígenes del grupo. Su nombre también se remonta a su canción homónima, publicada, curiosamente, un viernes 13.

Pero antes del nombre, surgió la idea, por parte de David, de formar una banda. De esta forma comenzó a introducir a María en la música. Él “ya había tenido otro proyecto musical, yo todavía no conocía este mundo más que chapurrearle un poquito a la guitarra”.

María dice ser una persona muy tímida, pero su voz pareciera subvertir su personalidad: podemos oír a una mujer extrovertida, segura y muy agradable —al igual que David— vibra que se transmite en cada una de sus canciones, donde la letra profunda y con muchas interpretaciones acompaña a la melodía hipnotizante de sus composiciones.

¿En qué se inspiran para escribir sus canciones?

María: depende, en cada canción según como nos sintamos en ese momento. Suelen ser sentimientos actuales de este mundo tan loco en el que estamos viviendo. La ansiedad, la hipercomunicación. Tienes que estar siempre activo y funcionando. En eso se basan.

La otra parte que cautiva en sus canciones es la melodía que transporta a un lugar tranquilo y muy disfrutable. Su sonido se ve influenciado por “un poquito de todo”; aunque a David en lo personal, por “la movida de los 90” y un “bagaje musical que viene de familia. Tengo un tío mío músico, otro tío escritor de revistas de música, mi abuela era profesora de música”; además de los Beatles.

Con la intención de liberarse y compartir pensamientos que otras personas pueden tener, a través de la música, No sé a quién matar comenzó a componer de forma más seria en 2019 y un año después continuaron su proyecto con Casa Maracas.

Gran parte de su trayectoria musical se ha desarrollado durante la pandemia, por lo que se han enfrentado a algunos retos, ya que no han podido realizar giras, ganarse la confianza de las personas, así como la falta de comunicación con todos, incluso con sus amigos.

Esto ha cambiado también las colaboraciones, como las que se pueden encontrar en su nuevo EP, ‘Pop líquido’, ya que fueron grabadas a la distancia.


¿Cómo ha sido trabajar de esta manera?

David: Un poco fría, las colaboraciones siempre es conocerse, convivir, hacer un trabajo de más cariño. Al final, esto de colaborar a distancia es un poco frío.

María: que tiene sus cosas bonitas poder hacerlo, pero es verdad que sí que ha faltado eso.

David: Sí, yo estoy deseando beberme una cerveza con Mikel.

María: Sí, yo también.

Además de esto, el confinamiento ha traído una nueva forma de reunirnos para escuchar música: la virtualidad y la distancia. Es aquí donde se coloca el Festival Marvin, en el que No sé a quién matar se presentará.

“Estamos contentos de que hayan contado con nosotros para formar parte de ese cartelazo y bueno, hicimos todo lo posible por estar ahí. Esperamos que le guste a la gente”, dice David al cuestionarlo sobre su participación en este festival en el que podremos escuchar canciones como “SOS” y “No sé a quién matar”, que han preparado con mucho cariño.

Sobre su futuro, No sé a quién matar no tiene claro qué pasará, ya que van trabajando sobre la marcha: “voy improvisando cada segundo, yo no me creo nada de lo que está pasando”, dice María, por su parte David considera que “si siguen subiendo las reproducciones allá en la Ciudad de México, tendremos que irnos a vivir ahí”. A pesar de que todo su trabajo se va dando poco a poco, tienen en claro que visitar México es uno de sus planes en un futuro.

¿Les gustaría decir algo para las personas que los escuchan desde México?

Nos encantaría agradecerles la acogida que ha tenido ahí el grupo, porque está siendo increíble y muchísimas gracias por el cariño. Muchos besos, muchos abrazos y esperamos poder vernos super pronto.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 003 IG.png