Lorelle Meets The Obsolete, psicodelia tapatía


Corría el año 2010 cuando las guitarras distorsionadas y los sintetizadores acompañados de una voz mística y sutil llegaron para crear galaxias psicodélicas. De Guadalajara para el mundo, Lorena Quintanilla y Alberto González formaron Lorelle Meets The Obsolete, una banda que rompió con la forma común de producir música en nuestro país, llevando cada instrumento al límite tanto en ejecución como en volumen.

Con cinco álbumes de estudio, el dúo tapatío ha logrado conquistar los oídos de los mexicanos y de extranjeros, lo que los ha llevado a hacer giras por diferentes países como Estados Unidos y Canadá, además de producir su último material discográfico, De Facto, con Sonic Cathedral, sello londinense.

Su música — que se mueve entre el avant-pop, shoegaze y el space rock con tintes de música industrial, entre otros— se caracteriza por la distorsión de los instrumentos, riffs y melódicas armonías con la voz etérea de Lorena guiando bajo susurros el montaje de los sintetizadores.

En 2011 debutaron con On Welfare, con el cual se les asignó la categoría de culto en nuestro país por su arriesgada psicodelia; dos años después llegó Corruptible Faces haciendo un grandioso tributo al shoegaze en el cual Alberto y Lorena demostraron la madurez que poco a poco iban adquiriendo, para después continuar con Chambers y Balance.


Finalmente, hace casi un año, dieron a conocer su más reciente material De Facto el cual inicia con un palpitante sonido hipnótico para luego envolver al que lo escucha en un remolino de sonidos donde las guitarras se distorsionan poco a poco, con las voces fantasmales al fondo, llegando a un caos y un mar de sonidos.

Lorena y Alberto han logrado crear una propuesta totalmente diferente y no tan común en la escena nacional. Con casi una década de trayectoria, Lorelle Meets The Obsolete, muestra el profesionalismo que han alcanzado y perfeccionando con su música en cada uno de los lanzamientos, más aún con su último disco que gravita entre la experimentación y el avant-pop.

Sin duda, Lorelle Meets The Obsolete es una banda que vale la pena escuchar, mientras das un paseo por la tarde, tirado en el pasto viendo las nubes pasar o en tu habitación con las luces apagadas mientras viajas a través de las galaxias psicodélicas que crea este dúo tapatío.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png