Jimmy Eat World en El Plaza Condesa


Después de 24 años de carrera en el rock alternativo y haber marcado a un par de generaciones que crecieron y vivieron su adolescencia con ellos, Jimmy Eat World pisa nuevamente tierras para ofrecernos un concierto de su exquisita música.


Para iniciar, tuvimos como bandas teloneras a las talentosas Kill Aniston y Say Ocean, dos bandas originarias de nuestro querido México y que deleitaron con alrededor de cinco canciones cada una a una audiencia ansiosa por escuchar rock. Ambas bandas expresaron su emoción por presenciar a la protagonista de la noche junto con el público, pues también se han considerado grandes fans desde tiempos atrás.

Y es a las 8:15 de la noche donde Jim Adkins, Tom Linton, Rick Burch y Zach Lind pisan el escenario y ante una gran ovación de un público emocionado comienzan su primera noche en nuestro país con la grandiosa “Sure and Certain” de su más reciente álbum Integrity Blues.

Jimmy Eat World nos hizo entrar en calor con sus siguientes canciones: “I Will Steal You Back” y “Big Casino”. Para “For Me This Is Heaven”, la audiencia entró en sintonía de relajación y tranquilidad con la banda. Pero no tardaron en regresarnos a ese compás que convirtió al público en fuego nuevamente con “Futures”, “Polaris” y “Pain”.

Sin bajar siquiera un poco su fuerza, le dieron a sus fanáticos un único momento con ese fascinante instrumental final de “Pass The Baby”. Y solo esta noche, “Just Tonight” emocionó a tanto a todo el mundo que todos comenzaron poco a poco relajar sus músculos y dejar llevar su cuerpo al compás de la música. “Get It Faster”, “Get Right”, “If You Don’t, Don’t” prosiguieron, hasta que el público se convirtió en uno solo para corear “It Matters”.

La banda estadounidense disfruta de nunca dejarnos desanimados, y deseosa de mirarnos más enloquecidos que nunca dieron paso a “Lucky Denver Mint” y “Always Be”. Y entonces Jim Adkins tomó su guitarra acústica y sumergió a la audiencia en un estado pacífico con “Hear You Me”.

Sin dudarlo, el público se encendió de nuevo, y esta vez venía recargado para bailar y cantar a todo pulmón “Love Never”, “Goodbye Sky Harbo”, “Dizzy”, “Blister” y “Work”. Listos para afligirnos y dejar fluir esa emoción de melancolía, nos traen en vivo “23”. Y antes de irse a un breve receso tuvimos el placer de escuchar “Bleed American” de su álbum homónimo.

Para concluir con un bis sinigual, Jimmy Eat World no defraudó a su público y trajo grandes temas: “A Praise Chorus” y “Sweetness”. Pero fue cuando la clásica alucinante “The Middle” donde las paredes del Plaza Condesa retumbaron con la energía de banda y público unidos, fanáticos conmovidos tras haber presenciado en vivo y por primera vez en nuestro país a una banda icónica de su género en los años 90.

Con un setlist sumamente amplio, sin perder siquiera un poco la potencia, siempre mostrándose cálidos y afectuosos con sus espectadores, Jimmy Eat World deja huella imborrable de una noche extraordinaria y llena de recuerdos, por aquellos buenos ayeres.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png