Interpol en el Teatro de la Ciudad

Fotos x Jiovanna Bellamy

Interpol conquistó nuevamente la Ciudad de México con dos conciertos íntimos y especiales desde el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

Sabemos que Interpol podría llenar cualquier recinto grande de la Ciudad de México, pues aquí tienen una cantidad inmensa de “fans”, y quedó claro la vez vinieron a interpretar de principio a fin su álbum debut Turn on The Bright Lights frente a casi 8,000 personas que, en minutos, agotaron los boletos de sus dos fechas en el Pepsi Center WTC hace menos de un año. En esta ocasión decidieron apostar por el Teatro de la Ciudad; un recinto histórico de arquitectura neoclásica -que no llega llega ni 1,000 personas de capacidad-, pero que es perfecto para tener esa intimidad entre la banda y el público. El concierto dio inicio a las 9 de la noche, era claro que la banda quería que el público estuviera cómodo desde su lugar, pero, desde la primera canción todos decidieron ponerse de pie para observar con mayor detalle. Entre sonidos disonantes y un juego de luces rojas que imitaba la estética de sus primeros dos discos con los contrastes negros de la sombra de los integrantes sonaron; “Not Even Jail”, “All The Rage Back Home” y una nueva canción titulada “If You Really Love Nothing”, misma que dará inicio al álbum que está por estrenarse; Marauder. Continuamos con “The Scale”, “Mammoth” -misma que solo habían tocado una vez desde el 2015- y “NYC”, donde público aprovecho para encender las luces de sus celulares -aunque a la mayoría se les fue negado-. Además las luces encajaban perfectamente con los riffs de guitarra y los golpes potentes de la batería, dándonos una especie de placer sonoro.


La conexión entre el público y la banda era notable canción tras canción, la atmósfera garrafal que se sentía hasta la última butaca del Teatro de la Ciudad era verdaderamente increíble sonando; “The Rover”, “Take You On A Cruise” y “Roland”, el público se mostraba contento y disfrutando tranquilamente del concierto, unos cuantos levantando las manos y cantando hasta el alma en cada momento. “Success” fue una total sorpresa, ya que no había sido interpretada en varios años y el poder escuchar esas guitarras que juegan a colocarse entre la agudeza fue toda una experiencia única y especial. Después sonó “Number 10”, “Public Pervert” y “Anywhere” donde la inmensa ovación por parte el público era inaudita. Luego de que sonará; “Now You See Me At Work” nos dimos cuenta que Marauder será un disco del que podremos hablar durante los próximos años, esta canción trae un gran ritmo y nos transporta al sonido que traían en su disco Antics.

Llegando al final de la noche Paul Banks, Daniel Kessler y Sam Fogarino se mostraban totalmente agradecidos y contentos, pues en días anteriores aseguraron que México es como su segundo hogar, ya que el público mexicano son -quizás- el más importante que tiene Interpol hoy en día. La banda se mostraba inspirada y con una gran química sobre el escenario, “Slow Hands” fue ejecutada de manera perfecta, la guitarra inicial sonando a toda potencia, la batería andaba preciso en los fills entre los versos, aparte de que mantenía el beat con mayor rigidez. La noche dio fin con “Lights”, “Evil” y la infaltable y una de las mas coreadas “Obstacle 1”. El concierto de Interpol no se compara a los que han dado en años anteriores, pero sin duda fue una experiencia mucho más íntima y relajada de la que nos tienen acostumbrados los neoyorquinos.


NOVEDADES x VIBRAS