Insite en el Lunario del Auditorio Nacional

Fotos: Carlos Oliva | @carloosoliva

Insite @ Lunario, 2019

Tráfico, frío y un poco de lluvia son parte del camino al concierto. Al llegar al Lunario nos recibe un pasillo largo que alberga el acervo de fotografías de las bandas que han pisado su escenario.

Estamos dentro y con las luces apagadas, la gente se aglomera ante una potente batería que da comienzo a la banda Silent. Durante 40 enérgicos minutos, el ambiente oscuro, las guitarras góticas y las batacas frenéticas unen al público.

Cada una de las canciones abre paso hacia la presentación Insite, no sin antes darnos la seguridad de que será un show memorable.

En un pequeño puente para el soundcheck, mientras escuchamos a The Offspiring y a Blink-182, las ansias por ver a la banda crecen, porque después de unos años de ausencia en los escenarios, por fin están de vuelta. Los fanáticos están emocionados, llenos de nostalgia y recuerdan sus mejores años en la escuela.

Insite @ Lunario, 2019

Después de unos minutos, los seis músicos de Mexicali aparecen en la pista, saliendo entre la bruma y gritos de "Te amo". Saludan a su público con una gran sonrisa y comienzan a tocar. Con escalofríos, aplausos y mucho rock hacen vibrar el Lunario.

"Preguntas si te amé" suena muy fuerte y todas las voces se fusionan con las guitarras, haciendo que el bajo se una al cálido recibimiento de Inste junto al tema que les dio reconocimiento internacional.

Entre luces azules y el recuerdo de viejos amores, algunas lágrimas recorren las caras de los asistentes. Después de la nostalgia llega "Zero", canción que se vuelve testigo de los coros conmovedores que acompañan los acordes del guitarrista Kar.

Las palmas se unen al show y sirven de entrada a los brumosos tonos de las guitarras, los cuales a la par de las luces anaranjadas, colisionan en abrazos del público, quienes impacientes duplan a con "El juego".

Esta canción quema a todos los corazones del Lunario, y aunque forma parte del último EP de Insite, es bien recibida. Le sigue "Simple desastre", tema que nombra el tour de la agrupación.



¡Pedales y bombo, pedales y bombo! Ruido en la memoria con "Roces accidentales" y "Piensa en que". Canciones que muchos de los espectadores acogemos como propias y nos llevan a la secundaria son seguida por "Cielos que lloran", cerrando con el emotivo solo.

A la mitad del show, cuando las sombras se adueñan del escenario llega el turno de "Ahora soy yo contra el mundo", una canción que sublima la esperanza y nos llena de júbilo.

En un intrínseco momento, todos los instrumentos, integrantes y claro, el público se fusionan y los brazos se levantan con "Vuelve mañana" manteniendo la energía como al inicio del show.

Un par de cambios en las guitarras y el anuncio de "Aún no podemos irnos" se apropian del recinto para originar "Blixen"

Siempre hay que terminar los ciclos, dice el vocalista, y entre agradecimientos la banda baja del escenario, quedando solo Kar en la pista para continuar con un encore acústico. Una luz ilumina al guitarrista y surge "Disculpame, Me Rindo". Canción perteneciente al EP MMX lanzado en 2010.

Al grito de ¡Vamos Insite! la banda vuelve para compartir con sus seguidores "Disparos", canción que nos da un segundo aliento para continuar con las emociones que vinimos buscando.


Los últimos detalles dan paso a "Otra historia", que consume todo a su paso y continúa con "Tu siempre me dejas". Ahora el escenario parece lejano, pero todos los asistentes estamos más que cerca de la banda que se reconfortan, pues fueron "Recibidos de una manera muy bonita", tal y como lo hicieron saber durante las pausas.

Para anunciar su salida, después de coros a una sola voz que emergen desde el lobby y hasta las esquinas del Lunario, Insite se despide con "Rojo azul" la canción más esperada de la noche.

En ella, Tano se aproxima al público y brinda el micrófono a sus fanáticos para que lo acompañen durante el último tema. Entre apretones de manos, abrazos y felicidad coreamos "Necesito ver que no es tan tarde para poder comenzar... Otra vez".

Como parte de la tradición, la banda posa para una fotografía que será la prueba de la extraordinaria noche nos dejan.

Al regresar a la realidad comprendemos que a pesar del tiempo, Insite mantienen su esencia, y sobre todo, la cercanía entre ellos, algo evidente cuando están en el escenario.

Este espectáculo sin duda quedará en la memoria de quienes lo conformamos, porque pues la banda ya ha pasado a congregarse dentro de uno de los mejores exponentes de la escena mexicana.


GALERÍA


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg