Entrevista con Black Pistol Fire



El dúo canadiense cuyo sonido salvaje y enérgico ha sido descrito como una mezcla de rock sureño clásico y garage punk, desborda creatividad en su estética y conserva su sonido clásico en su nuevo álbum. Conformada por Kevin McKeown (Guitarra y voz) y Eric Owen (batería), Black Pistol Fire, una banda hecha para tocar en vivo, se prepara y se adelanta al encierro por la pandemia para dejarnos ver en ‘Look Alive’ que la energía que está contenida explotará tan pronto sea posible.


La banda luce viva, y Kevin McKeown nos habla del equilibrio en la lógica y la locura de la banda:


¿Cómo describes su música?

Kevin: La describiría como rock and roll puro, definitivamente siempre disfruto tocar con la banda porque la mayoría de las personas piensan que solo somos una banda de rock poderosa, pero nos gusta además de eso combinar siempre varios y diferentes estilos.


¿Cómo llegaron a ese estilo?

Kevin: Nuestras influencias se han ampliado en nuestro largo viaje musical, así fuimos forjando el estilo desde adolescentes mientras escuchábamos el rock clásico de Led Zeppelin, y a Los Beatles. Así se fue creando el sonido de la banda. Yo crecí en una casa donde mis padres adoraban el rock and roll viejo como Ray Charles, Chuck Berry, Elvis Presley, y todos esos genios del rock clásico; además todas esas influencias se combinaron con la forma en la que crecimos en los noventa con Nirvana, Nine Inch Nails y más. Y a eso hay que sumar a dos personas con distintas influencias que además vienen del mismo lugar, y así consigues un sonido único y muy nuestro.


¿Cómo eligieron ser solamente dos personas en la banda?

Kevin: Fue una especie de accidente. Erick y yo siempre hemos tocado en varias bandas, desde que éramos pequeños, en el colegio, o en la universidad, y cada que nos juntabamos invitamos amigos músicos en general, pero no fue hasta que nos mudamos a Austin en Texas, que nos juntamos más solamente nosotros y Erick empezó a conseguir lugares para tocar en Austin cuando ni siquiera teníamos una banda, entonces solo íbamos los dos e improvisábamos, y así la gente comenzó a ir a los eventos y comenzaron a ubicarnos solamente a nosotros dos, así que así sucedió, y cuando grabamos el primer álbum se hizo oficial que éramos una banda de solamente dos integrantes.


Pasaron tres años y medio sin música de ustedes, así que cuéntanos ¿qué ha sucedido y cómo decidieron grabar algo de nuevo en medio de la pandemia?

Kevin: Es el tiempo más amplio que hemos tenido de pausa entre álbumes, aunque en realidad teníamos planes de sacar un álbum a mediados del año 2019 pero elegimos esperar un poco y trabajar con un sello discográfico. Porque antes siempre habíamos hecho todo por nuestra cuenta, y hacíamos todo solo nosotros dos, pero pensamos que en esta ocasión necesitábamos formar parte de un equipo y presionar las cosas para que mejoraran; así que firmamos y pasamos por muchas cosas en ese periodo.


Además llegó la pandemia, lo cual nos retrasó más. Pero creemos que estamos en el tiempo correcto. Aprovechamos el encierro para grabar lo mejor posible el álbum y estuvo genial porque nos concentramos más. Estoy agradecido de que en este periodo pudiéramos sacar algo nuevo, e intentar hacer mejor las cosas a pesar del tiempo caótico que vivimos, y sin duda ha sido el álbum más difícil de hacer y también es el más satisfactorio y por el que estamos más orgullosos, sin duda.


Vimos que tienen un vinilo ¿cómo impacta esa decisión en su música en una era digital? Y por otro lado quiero felicitarlos porque viví la experiencia en su micro sitio web donde además de tener su mercancía al alcance, nos hacen vivir una experiencia completa donde incluso me leyeron mi suerte con las cartas. Háblanos al respecto.

Kevin: Eso está genial, me alegro muchísimo que les guste la experiencia en el sitio. Un gran amigo nuestro, Kyle, fue el director creativo y junto con su compañía Epigram, en Toronto, realizó la programación de todo el sitio para nosotros y crearon toda la magia, la idea, y la forma de interactuar con el sitio. En realidad hemos trabajado con ellos desde el día uno de la creación de la banda, desde el primer álbum. Y sobre el vinilo nos encanta la idea de tenerlo, porque como banda estamos enamorados del sonido que nos da, y personalmente me gusta sentarme, poner un vinilo y escuchar los álbumes completos, desde el lado A hasta el B.


Especialmente con este nuevo álbum ha habido mucho trabajo, desde el concepto del arte, y toda la imagen, para darle a los verdaderos fans una experiencia estética completa además de la música, así que el vinil se volvió una necesidad y con eso conseguimos darle un extra a nuestro trabajo. Aunque con el CD tienes más material, pero con el vinyl consigues una experiencia completa al escucharlo, es mágico. Y si tienes una visión del arte que impacta en la música, el vinilo es el paquete completo para involucrar ambos lugares.


Portada: ‘Look Alive’ de Black Pistol Fire

No podemos esperar a que los conciertos regresen ¿Qué es lo que más extrañan de tocar en vivo? Ustedes ya estuvieron en un par de ocasiones en México ¿cuál fue la experiencia, tienen planes de regresar después de la pandemia?

Kevin: Por supuesto que sí, cuando las cosas regresen a la normalidad, lo que sea que eso signifique, que tenemos planes de llevar este álbum a todas partes, y por supuesto regresar a México. Por que las dos veces que hemos tocado en allá son las más memorables para la banda por mucho. Sin duda nuestro lugar favorito para tocar.


Lo que más extrañamos de tocar en vivo es el intercambio de energía que se da con la multitud, y para ser sincero aprecio eso más que nunca, porque ahora los artistas y los músicos, tenemos que averiguar cómo conseguir esa energía de otro lado y al mismo tiempo promover nuestro trabajo con los fanáticos de maneras que antes no estábamos acostumbrados, como presentaciones digitales, y eso puede ser por supuesto muy divertido pero jamás se va a comparar con estar en un escenario y tocar en directo, ver las reacciones y sentir la energía del público, y si en un concierto ellos se abren por completo a nosotros, por supuesto que lo sentimos desde el escenario y nos rendimos a la música y lo disfrutamos, y no podemos poner eso ni sentirlo a través de una pantalla, por supuesto que extrañamos la espontaneidad de estar en un lugar con nuestro público en vivo, así que por supuesto tenemos muchas ganas de estar de vuelta en conciertos.

Para la banda canadiense Black Pistol Fire, la música es lo más importante pero no lo es todo. Con un quiebre que se adelanta al tiempo ofrecen una experiencia completa, con lujo de detalle, en donde la música rockera es la punta de lanza, pero que abre camino a las artes visuales, e incluso a la tecnología. La música es energética y podría considerarse tradicional, pero su arte en general es vanguardista.