Christina Rosenvinge en Galera

Fotos x Carlos Oliva

Una noche de romance con Christina Rosenvinge

El mundo de la música es bastante denso y extenso, de manera constante se crean canciones que hablan sobre el desapego, el amor, la felicidad, la tristeza etc. Pocos artistas pueden llevar un balance concreto entre estos temas y justamente Christina Rosenvinge es esa artista, siendo compositora y más recientemente escritora. La cantante española nos dejó en claro la capacidad que tiene al momento de crear música, la pasada y caótica noche de jueves volvió a nuestro país y se presentó en Galera, después de 3 años de ausencia para darnos una probada de su último disco de estudio.

Al entrar en el recinto se sentía una vibra bastante amistosa, como si todos los que estuvieran ahí fueran amigos que desde hace mucho tiempo no se veían. La encargada de dar inicio a esta noche fue Sabina Odone, cantautora chilena, quien usando solamente un teclado y su delicada voz nos llevó a otro mundo durante su presentación, pudimos escuchar “Reflejo natural”, “Te imagine”, “Quise ser tu amante”, “Detener el tiempo” y “Un perro más”. A pesar de que su set fue bastante corto, eso no impidió que la gente se mostrará bastante identificada con todas y cada una de las canciones que interpreto, varios quedaron hipnotizados y otros cuantos preguntaban constantemente ¿Quién es ella?

Después de un cambio de set bastante rápido, los músicos de el acto estelar empezaron a tocar sus instrumentos para darle paso a Christina, quien no dudaba en hablar con el público en cada oportunidad que tenía y darnos un pequeño contexto a cerca de las canciones que estaba por tocar, con “Pretendiente”, “Pálido”, “Jorge y yo” y “Pesa la palabra” la cantante marcaba el primer capítulo de esta noche, comentando que México es uno de sus países favoritos y que no teníamos ni idea de que tanto batalló para darse una escapada a tocar por aquí, todo se acomodo según ella para estar presente y también para hacer la promoción de su nuevo libro.

El show continuó con “Romance”, “La distancia”, “Tú por mi”, “Alguien cuidara de mi” y “Ana”, donde la conexión entre el público y ella era notoria, se hacían chistes, algunos lloraban y otros bailaban, todos estaban en un momento de éxtasis y aún faltaban muchas canciones antes de dar por terminada la noche. Para el tercer y último capítulo se tocó: “Alguien tendrá la culpa”, “Flor”, “La muy puta”, “La tejedora” y “1000 pedazos”. Después de un pequeño encoré, Christina Rosenvinge volvió al escenario para dar un extra digno para cerrar esta noche justamente con “Anoche”, incluso subió a una chica al escenario para bailar con ella, a pesar de que el venue no se encontraba lleno eso no pareció molestar a nadie, ya que en ese momento daba igual si había 10 o 1000 personas, la vibra sería la misma. Christina agradeció con los brazos abiertos la manera en la que el público se abrió con ella prometiendo volver más seguido a nuestro país.


GALERÍA


NOVEDADES x VIBRAS